Cuerpo Como Construcción Social?

26.10.2022 0 Comments

Cuerpo Como Construcción Social
En el contexto actual hay un interés renovado por el cuerpo o la corporeidad, en diversos campos. En el socio antropológico, en el filosófico, en el político, en las Artes. La posmodernidad se caracteriza por una fuerte articulación entre el Arte, la filosofía, las ciencias Sociales y los activismos sociopolíticos.

  • Las calles son tomadas por los cuerpos en las performances que irrumpen, rompiendo los modos habituales;
  • En las marchas, los escraches, y todo intento de visibilización de los derechos por la igualdad de las minorías, étnicas, de género;

El control social de los cuerpos en nuestra cultura promueve un enmudecimiento del cuerpo Los colectivos feministas nos muestran la desnudez comprometida en performances como las de las FACC (Frente Artístico de Choque y Comunicación) en su performance del año pasado “Femicidio es genocidio”, o colectivos que luchan contra la trata, o luchas por una infancia trans… ponen el cuerpo en su presencia desafiante y en su modo de decir empoderado.

Los cuerpos en estado de arte y lucha toman la calle irrumpiendo en una cotidianeidad dormida, automatizada, irreflexiva; con una sensibilidad bloqueada y llenos de modelos para armar-nos. Cuerpos empoderados impactan sobre los cuerpos asombrados, tenues y dóciles.

Provocan desestabilización incluyendo en la lucha el cuerpo ligado al Arte, a la Política, a la Filosofía y a las construcciones socioculturales. El cuerpo mismo es una construcción. No es lo “dado” por la naturaleza (organismo). El cuerpo es una construcción dentro de una matriz sociocultural, histórica, política y se construye según las condiciones de existencia, materiales y simbólicas; y en la experiencia de ser en el mundo, como diría Merleau Ponty.

El organismo, en cambio, es neutro y universal; el mismo para toda la especie, y no varía desde el Paleolítico. Contiene en sí la historia filogenética de la especie. Conocemos este proceso como hominización.

El cuerpo habla del sujeto y se construye al mismo tiempo que él. Un sujeto socio histórico, atravesado por intensidades diversas. Ideologías, visiones del mundo, normas, usos y costumbres, modelos vinculares y expresivos, verdades naturalizadas, modelos únicos y racionalistas como elementos propios de paradigmas hegemónicos que juegan un importante papel en la construcción y producción de subjetividad y de los cuerpos.

Los cuerpos en estado de arte y lucha toman la calle irrumpiendo en una cotidianeidad dormida, automatizada, irreflexiva; con una sensibilidad bloqueada y llenos de modelos para armar-nos El cuerpo se construye en un medio humano producido por la obra transformadora y creadora que el ser humano opera sobre el medio natural.

Mundo del lenguaje, de creencias diversas, de representaciones colectivas; mundo de artefactos, instituciones, saberes. Mundo humano, humanizante para cada nuevo ser. De modo tal que el cuerpo deviene el proceso mismo de humanización propio de cada cultura.

  1. Al mismo tiempo, el cuerpo en tanto construcción, contiene en sí el registro de la historia del sujeto y se presenta como espacio escénico donde se juega una dramática inconsciente del sujeto deseante, desplegando su poética en el movimiento, el gesto, la postura, la actitud… El cuerpo es poético;

El organismo no lo es. Sara Paín nos dice que “el cuerpo es el que gesticula, el que sonríe. El que puede ser alabado o violado…”.

¿Qué es mi cuerpo como construcción social?

En el contexto actual hay un interés renovado por el cuerpo o la corporeidad, en diversos campos. En el socio antropológico, en el filosófico, en el político, en las Artes. La posmodernidad se caracteriza por una fuerte articulación entre el Arte, la filosofía, las ciencias Sociales y los activismos sociopolíticos.

  • Las calles son tomadas por los cuerpos en las performances que irrumpen, rompiendo los modos habituales;
  • En las marchas, los escraches, y todo intento de visibilización de los derechos por la igualdad de las minorías, étnicas, de género;

El control social de los cuerpos en nuestra cultura promueve un enmudecimiento del cuerpo Los colectivos feministas nos muestran la desnudez comprometida en performances como las de las FACC (Frente Artístico de Choque y Comunicación) en su performance del año pasado “Femicidio es genocidio”, o colectivos que luchan contra la trata, o luchas por una infancia trans… ponen el cuerpo en su presencia desafiante y en su modo de decir empoderado.

Los cuerpos en estado de arte y lucha toman la calle irrumpiendo en una cotidianeidad dormida, automatizada, irreflexiva; con una sensibilidad bloqueada y llenos de modelos para armar-nos. Cuerpos empoderados impactan sobre los cuerpos asombrados, tenues y dóciles.

Provocan desestabilización incluyendo en la lucha el cuerpo ligado al Arte, a la Política, a la Filosofía y a las construcciones socioculturales. El cuerpo mismo es una construcción. No es lo “dado” por la naturaleza (organismo). El cuerpo es una construcción dentro de una matriz sociocultural, histórica, política y se construye según las condiciones de existencia, materiales y simbólicas; y en la experiencia de ser en el mundo, como diría Merleau Ponty.

El organismo, en cambio, es neutro y universal; el mismo para toda la especie, y no varía desde el Paleolítico. Contiene en sí la historia filogenética de la especie. Conocemos este proceso como hominización.

El cuerpo habla del sujeto y se construye al mismo tiempo que él. Un sujeto socio histórico, atravesado por intensidades diversas. Ideologías, visiones del mundo, normas, usos y costumbres, modelos vinculares y expresivos, verdades naturalizadas, modelos únicos y racionalistas como elementos propios de paradigmas hegemónicos que juegan un importante papel en la construcción y producción de subjetividad y de los cuerpos.

  1. Los cuerpos en estado de arte y lucha toman la calle irrumpiendo en una cotidianeidad dormida, automatizada, irreflexiva; con una sensibilidad bloqueada y llenos de modelos para armar-nos El cuerpo se construye en un medio humano producido por la obra transformadora y creadora que el ser humano opera sobre el medio natural;

Mundo del lenguaje, de creencias diversas, de representaciones colectivas; mundo de artefactos, instituciones, saberes. Mundo humano, humanizante para cada nuevo ser. De modo tal que el cuerpo deviene el proceso mismo de humanización propio de cada cultura.

You might be interested:  Herramientas De Construcción Y Para Que Sirven?

Al mismo tiempo, el cuerpo en tanto construcción, contiene en sí el registro de la historia del sujeto y se presenta como espacio escénico donde se juega una dramática inconsciente del sujeto deseante, desplegando su poética en el movimiento, el gesto, la postura, la actitud… El cuerpo es poético.

El organismo no lo es. Sara Paín nos dice que “el cuerpo es el que gesticula, el que sonríe. El que puede ser alabado o violado…”.

¿Cuál es el rol del cuerpo en la sociedad?

1 / 1     El cuerpo en la actualidad se presenta como un objeto que permite identificar un modelo de identidad social. Cualquier mnima capacidad de influencia tiene una repercusin ms o menos directa sobre la vertiente corporal. El contexto social desarrolla modelos, modelos que aplican reglas sociales, que constituyen un cuerpo integrado, que determina la integracin en un grupo social.

As, el cuerpo se manifiesta de manera dinmica, en funcin de las relaciones externas que ste recibe de las instituciones y de los agentes sociales dominantes. Como consecuencia, ha de integrarse en la propia estructura social.

Se ve afectado, modificado o valorado de forma muy concreta, se convierte as, en factor fundamental de un proceso impuesto de socializacin. Ante la infinidad de acontecimientos que ocurren a cada instante, la sociedad a travs de los medios de comunicacin, ofrece al gran pblico una realidad que expresa su “verdad”, pero al hacerlo est construyendo nuestra “verdad”, la verdad de todos (Ibez, 1987).

  • La percepcin que uno tiene con respecto a la imagen del cuerpo da lugar a algo “mtico” e idealizado;
  • Desde la propia Educacin Fsica, aunque no parezca contradictorio, se siguen utilizando principios que tienen mucho que ver con el modelo de hombre mquina, y no con el modelo de hombre- persona, mucho ms integrador y formativo;

Educar no es slo instruir y transmitir conocimientos, es ensear una forma de entender la vida. La educacin nunca es neutra, exige la necesidad de “tomar conciencia y partido”. Histricamente la Educacin Fsica ha aglutinado mltiples tendencias y dimensiones que han dado lugar a la gran complejidad del concepto “cuerpo”.

  • El excesivo predominio que, por distintas razones, han ejercido las ciencias, con respecto al tratamiento del cuerpo, slo ha sido enriquecedora como consecuencia de una acumulacin de principios y de norma estratificadas;

Desde la visin de la pedaggica de David Kirk se apunta que “los profesores deben empezar a alejarse de la visin comn y ampliamente extendida, de que son meramente profesionales autnomos, y neutrales cuya tarea es llevar a cabo las prescripciones educativas de otros para transmitirlas a los alumnos”.

  1. Este mismo autor seala que “los profesores son, y siempre han sido, mediadores y legitimadores de un conjunto de creencias y valores, y asimismo agentes potenciales tanto de la reproduccin social imperante como del cambio emancipatorio”;

As, el cuerpo es adiestrado mediante la interiorizacin y reproduccin del gesto y desde la visin de la antropometra, la fisiologa y la anatoma. No obstante, en los ltimos tiempos han aparecido modelos alternativos a esta antigua corriente, que poco a poco va contando con el apoyo de la comunidad educativa. Santos, la Educacin Fsica debe incorporar como objetivos de una nueva valoracin del cuerpo los siguientes contenidos:

  • Conocimiento del cuerpo.
  • Desarrollo del cuerpo.
  • El sentir el cuerpo.
  • El cuidado del cuerpo.
  • La aceptacin del cuerpo.
  • La integracin de los valores corporales dentro de una escala de valores

    La verdadera educacin es la que fomenta la libertad y la autonoma del individuo. Se trata de formar personas comprometidas y crticas que contribuyan a mejorar la sociedad. Como seala Lerena (1986), el sistema de enseanza y sus instituciones no estn dentro de la sociedad sino que son la sociedad misma:     “Nada de lo que ocurre en el sistema de enseanza es independiente de la estructura de las relaciones existentes entre los diversos grupos y clases sociales en un momento determinado.

Como propone M. en esta estructura descansa la autoridad del sistema”. Para Fernndez Enguita (1990), esta relacin traspasa las puertas de los centros y de sus aulas:     El carcter social de la educacin no se reduce a su insercin en la sociedad global, sino que alcanza tambin al interior de la institucin y al proceso.

El sistema educativo, los centros escolares y las aulas no son un simple escenario de procesos tcnicos, sino espacios surcados por relaciones de poder, grupos con intereses diferenciados, relaciones sociales estables, normas de conducta, valores, etc.

  • El aula como realidad social se nos presenta, segn A;
  • Prez Gmez (1992), como “compleja, incierta, cambiante, singular y cargada de opciones de valor”;
  • Debido a las caractersticas humanas del proceso de enseanza, no podemos instrumentalizar la enseanza a la ciencia sino la ciencia a la enseanza;

Es decir, lo que nos importa del conocimiento no es generar un producto directo para la ciencia, sino para la sociedad. El problema de la Educacin Fsica no debe ser el justificante cientfico-acadmico sino ser til colaborando en la formacin de una sociedad ms humanizada donde estn inmersos sus procesos de enseanza aprendizaje.

  • La cultura del consumo emerge en contraposicin a una verdadera cultura del ser humano;
  • En el contexto de las sociedades posindustriales-posmodernas, caracterizadas, parece ser, por el fin del empleo (Vattino, 1996), el ocio creciente del tercio de las poblaciones satisfechas con su estilo de vida (Galbraith, 1992), el fin de las ideologas y de la historia (Fukuyama, 1990), el inevitable deterioro del estado del bienestar y el advenimiento de un nuevo orden mundial cuyos efectos se transfieren a la vida cotidiana con una inmediatez sin precedente;

En este escenario en el que no hay tiempo para la reflexin, donde los valores son cada vez ms efmeros y donde la cultura del consumo se sustenta bajo los auspicios de la abundancia, se proyecta una sociedad que diluye la frontera de lo real y lo imaginado, que disfraza lo autentico, y que da por bueno el rechazo de todo lo que no se ajuste a un determinado morfotipo deseado.

Desde este prisma se est configurando una nueva escala de valores que est potenciando una nueva cultura fsica y una nueva forma de sentir y de actuar. La inmediatez de la informacin, la superficialidad del mensaje y sus limitaciones temporales, inducen a un juicio que slo presta atencin y se remite a las primeras impresiones.

You might be interested:  ¿Qué Fue El Banco Medici Y Que Función Cumplió En La Construcción Del Poder De Los Medici?

La falta de puntos de referencia claros, nos orienta de manera equivocada hacia motivaciones, valores y comportamientos tambin equivocados. En el contexto de la cultura de consumo, el poder de la representacin y de la escena (Balandier, 1994) diluye y diversifica los puntos de emisin, multiplica la pluralidad y versatilidad de las imgenes-espejo, traslada la vigilancia al sujeto-espectador que se convierte as en observador y objeto observado, y generaliza el autoexamen de la apariencia.

  • Concebida la imagen personal, nuestro propio cuerpo, como un reflejo que condiciona nuestro xito o nuestro fracaso, su cuidado y su adiestramiento emergen como algo necesario para rivalizar y competir con los dems;

La propia imagen se construye a base de privaciones y esfuerzos, buscando un xito rpido, que representa a un mundo fcil, acomodado y al alcance de todos. A muchos les coge desprevenidos y buscan la solucin en cualificados profesionales del ocio institucionalizado, recreado en la vanguardia de lo ms sano- lo ms bello- y – lo ms rpido.

Actualmente el cuerpo constituye un verdadero objeto de culto. Un objeto muy valorado que ocupa un lugar prioritario en el modo de sentir y de pensar de muchos de nosotros. La aparicin del sentimiento narcisista toma consistencia en nuestros das.

Se identifica la figura, la apariencia externa, con el ser profundo, lo que constituye una falta de legitimidad de la persona. Este individualismo narcisista se presenta en mltiples y variadas prcticas: desmesurado inters por la salud: chequeos, masajes, saunas, dieta, deporte, consumo de productos farmacuticos, etc.

  • Se trata de permanecer en la eterna juventud;
  • Se ha convertido la conciencia del cuerpo en una finalidad en s;
  • El propio cuerpo es en s mismo sujeto y, como tal, se sita en la esfera de la redencin, incluso de la revolucin esttica, diettica y sanitaria;

El narcisismo cumple una funcin que da lugar a un conjunto de normas para el cuerpo. Un cuerpo que manifiesta un febril inters, que obedece a imperativos sociales como “la lnea”, “la forma”, “el tipo”, “el look”, etc. De este modo, el culto al cuerpo nos sita en un estatus social y nos identifica con un determinado grupo.

As, generalmente, los intereses particulares prevalecen sobre las consideraciones generales, hasta tal punto, que ese deseo obsesivo de mejora inmediata, se construye sobre el sacrificio de ayuda a los dems.

Igualmente, se sume como normal, bello y sobre todo bueno y til, aquello que domina el momento presente, que impera en el instante, que pone de manifiesto un mimetismo generalizado que venera el momento actual. Que magnetiza las conciencias y promociona un estilo de vida y un culto por “lo joven”.

  • La desaparicin de la antigua ley de imitacin vertical, ha supuesto la vigencia de otra “ley horizontal”, que por imitacin iguala a todo el mundo, uniforma el gusto y se opone a todo dogmatismo;
  • La fascinacin por el gusto aristocrtico, por lo tradicional, ha quedado en desuso;

Hoy en da, se pretende sobre todo “estar en la onda”, seducir, sorprender, romper moldes. tener xito. Paralelamente, la mitificacin del bienestar se convierte en el ideal supremo y se potencian ideologas que potencian el hedonismo ms acorde con los intereses del “producto” que se vende.

  1. La exigencia del xito y de los buenos resultados hace que la imagen corporal externa posea cada vez una mayor preponderancia, el poseer y el disfrutar se imponen como valores;
  2. No podemos olvidar que una de las caractersticas que definen nuestra sociedad es la omnipresencia en nuestras vidas de los medios de comunicacin;

Estos medios estn cambiando nuestra mentalidad y el modo de concebir el mundo. Dentro de estos medios, la publicidad se ha convertido en el quinto poder. A travs de ella se intentan crear necesidades, imponer modas, e introducir nuevas pautas de conducta, etc.

  • Como dicen Sanagustn y otros(1991), “los signos y los discursos generados por la publicidad inundan las calle, los hogares, las instituciones, la cultura, la moda y hasta los pensamientos y aspiraciones, de tal modo, que podemos decir, sin temor a exagerar que la publicidad se ha convertido en la ideologa dominante de la sociedad de consumo(;

) Los mensajes publicitarios transmiten valores y modelos de comportamiento y, para ello, estudios psicolgicos y sociolgicos ofrecen a este medio el inventario de las pulsiones individuales bsicas. El producto las procura y las satisface”. Como dice Linaza (1996), “se consume deporte como se consume cualquier producto”.

  1. La industria dedicada a la produccin de artculos relacionados con la prctica deportiva constituye un acontecimiento social que, si no totalmente nuevo, lo es al menos en cuanto a las dimensiones o proporciones alcanzadas;

En algunos casos, si descendemos a la realidad cotidiana, podemos observar como el culto al cuerpo se ha traducido no en la asuncin madura de la propia corporeidad, sino en la asimilacin de una nica forma convencional de belleza fsica (Ferrs, 1994). Desde la perspectiva de la Educacin Fsica, el consumo del cuerpo debe abordarse desde la ptica de la educacin integral y desde una concepcin ms sensible de la vida. Bibliografa

  • BALANDIER, G. (1994) El poder de la escena. De la representacin del poder al poder de la representacin. Barcelona: Paidos
  • FERNNDEZ ENGUITA, M. (1990) La escuela a examen. Madrid. Eudema.
  • FERRS, J. (1994) Televisin y educacin. Barcelona. Piados.
  • FUKUYAMA, F. (1990). El fin de la Historia? Claves de razn prctica, 1, 85-96.
  • KIRK, D (1990) Educacin Fsica y currculo. Valencia. Universidad de Valencia
  • LERENA, C. (1986). Escuela, Ideologa y clases sociales en Espaa. Barcelona. Ariel.
  • LINAZA J. (1996) ” El juego y el deporte como instrumentos pedaggicos de la enseanza secundaria obligatoria ” en Aula de innovacin educativa n 52-53. Barcelona.
  • PREZ GMEZ, A. (1992) Los procesos de enseanza – aprendizaje: anlisis didcticos de las principales teoras del aprendizaje. , en: A. Prez Gmez y J. Gimeno Sacristn: Comprender y transformar la enseanza. Morata. Madrid. , pp. 78-114.
  • PREZ GMEZ, A. (1992). Los procesos de enseanza – aprendizaje: anlisis didctico de las principales teoras del aprendizaje. , en: A. Prez Gmez y J. Gimeno Sacristn: Comprender y transformar la enseanza. Madrid. Morata, pp. 34-62
  • SANAGUSTN, P, y cols. (1991) La formacin crtica del consumidor. “El sueo Consumista”. Sevilla. Junta de Andaluca.
  • VATTINO, G. (1996) El fin del empleo. El Pas, 12-8-96, p. 12.
You might be interested:  Que Significa Soñar Con Construcción?

¿Qué ejemplos existen de la construcción social?

Por qué se crean los constructos sociales – Los seres humanos necesitamos dar sentido a nuestra realidad y esto es precisamente lo que postula la teoría del constructivismo social: creamos constructos sociales para dar sentido al mundo objetivo. Una de las formas más habituales de dar sentido es construyendo categorías y aplicando etiquetas.

  • Por ejemplo, dividimos a las personas en función de las distintas características físicas que poseen y creamos la construcción social denominada “raza”;
  • O clasificamos a un ser vivo en función de si tiene ramas con hojas;

construyendo el concepto de “árbol”. Estos dos ejemplos, aunque muy diferentes entre sí, tienen algo en común: que ambos son construcciones artificiales basadas en ideas y creencias que pueden variar a lo largo del tiempo y el espacio (el contexto o la cultura).

Los constructos sociales incluyen valores y creencias que, como decimos, pueden modificarse a medida que las sociedades y los individuos interactúan; de este modo, emergen nuevos significados o cambian los ya disponibles.

El término “feminismo” no es el mismo hoy que hace varias décadas. Y lo mismo ocurre con otras construcciones sociales, como el humor o el concepto de género.

¿Qué es la construcción simbólica del cuerpo?

Entre simbolismos y experiencias: sentidos aplicados al cuerpo – Para entrar a comprender los sentidos del cuerpo construidos por las-os participantes de la investigación procedimos a organizarlos en cuatro categorías de análisis: Cuerpo como templo sagrado La religión católica expandió una creencia sobre el cuerpo como templo sagrado, don de dios y contribuyo a perpetuar el dualismo cuerpo/alma.

  1. El alma es el lugar de la pureza; el cuerpo, por el contrario, es el espacio físico: lugar de los placeres; por esto es el lugar del pecado –especialmente, el cuerpo de la mujer que incita al hombre al pecado, ejemplo de ello es la historia sobre Adán y Eva;

Por consiguiente, la educación, especialmente de las mujeres, tiene como uno de sus propósitos evitar los comportamientos inmorales –el pecado–. Es de comprender, por lo tanto, que la familia encargada de vigilar los comportamientos y las mentalidades, al igual que la escuela, no eduque a las-os sujetas-os en el reconocimiento del cuerpo y como cuerpo; por el contrario, castiga y trata de moldear expresiones de subjetividad que sean potencialmente trasformadoras de las creencias y costumbres morales.

Cuerpo como materia física y vehículo para estar en el mundo “[…] es un vehículo, es un medio. ” (Mujer, docente, religiosa, 40 años). “Es la parte física que permite saber qué podemos hacer y hasta dónde podemos llegar; los limites […]” (Hombre, docente de sociales, 28 años).

En este sentido de cuerpo nuestra existencia es corpórea; el cuerpo nos permite ser y estar en el mundo. Para Muñoz, basado en la fenomenología de Ponty, el cuerpo es un estar, un abrirse al mundo; es el modo en el que somos del mundo y a la vez el modo en que somos el mundo.

El cuerpo no es la delimitación entre exterioridad e interioridad: dualismo cuerpo/mundo; más bien, cuerpo es ser aquí y ahora, en tiempo y espacio. Cuerpo como carta de presentación ante las-os otras-os Para los jóvenes, particularmente, tiene influencia importante la medicina y la estética, que hacen del cuerpo un objeto del cuidado y bienestar físico guiado por los ideales de belleza; y, toma importancia la apariencia: un modo cotidiano de ponerse en juego socialmente.

“El cuerpo es algo importante, yo le recalco a ellos que lo tienen que proteger, que embellecer, el aseo; porque es su carta de presentación. ” (Mujer, coordinadora de institución educativa, 35 años). Por consiguiente, vivimos en una red de relaciones que controla el cuerpo, no sólo promueve y mantiene las desigualdades por sexo o género; sino, las que tienen que ver con la etnia o el color de piel y limitan la libertad y la potencia de obrar de todo ser humano; pues, la estética coloniza el cuerpo en todas sus dimensiones y facultades.

“Cuando me veo al espejo […], no me gusta el estómago, porque estoy gorda […]. ” (Roberta, 15 años). “No me gusta mi color, me gustaría ser blanco” (Andrés, 13 años). Entonces, el cuerpo comprende un sistema simbólico, en tanto que, el sujeto representa mediante sus expresiones y técnicas corporales: gestos, posturas, maneras de adornarse, tono de voz, etc.

, su posición y relación con el mundo. Cuerpo como propiedad de la persona “El cuerpo es lo mío. ” (Mujer, coordinadora de institución educativa, 35 años). El cuerpo, al parecer, es la mayor posesión de la persona y por ello puede reclamar el gobierno sobre él.

Sin embargo, esta lógica sigue dejando el cuerpo por fuera de la persona, como una externalidad a su existencia. Así, las mujeres que han vivido experiencias de violencia o abuso sexual, sienten que han sido expropiadas de su cuerpo al negárseles su autogobierno en la toma de decisiones relacionadas con su: proyecto de vida, decisión sobre procrear, sexualidad y erotismo.

Podemos decir, que el cuerpo es el nodo central para la comprensión de nuestra existencia, da cuenta de un orden social y cultural, de ideologías y estereotipos que se compactan en las significaciones aprendidas y las creaciones que el sujeto realiza sobre su experiencia y en relación con las creencias sobre lo que es.

  1. Para terminar, proponemos comprender el cuerpo como una construcción social, histórica, cultural, política y subjetiva que comprende funciones, facultades, dimensiones, sentimientos, emociones, pensamientos, experiencias; los cuerpos están en relación con otros y con el mundo;

Es un espacio político privilegiado, donde se instaura el poder; pero, también, la resistencia que otorga autonomía, libertad y poder.

¿Qué caracteriza el cuerpo?

En física, cuerpo es conocido también como objeto físico, se caracteriza por tener masa, peso y volumen, entonces un cuerpo u objeto es un conjunto de masas que forman una sola unidad.