La Sexualidad Como Construcción Cultural?

28.10.2022 0 Comments

La Sexualidad Como Construcción Cultural
El sexo (masculino o femenino) es una característica biológica, en cambio, la sexualidad es una construcción cultural porque está influenciada por la cultura en la que vivimos. La sexualidad occidental es muy distinta a la sexualidad oriental. Podemos pensar que la sexualidad es una cuestión personal y que cada quién decide cómo ejercerla, pues bien esto no es verdad.

Desde que naces, la sociedad te da una serie de pautas que condicionan tu manera de comportarte sexualmente. Por ejemplo: ¿Sabías que en la Grecia antigua  se toleraba la homosexualidad masculina entre adultos y adolescentes y que las mujeres no podían andar solas por la calle, excepto las prostitutas? Se permitía el travestismo, la transexualidad y la masturbación.

En Roma , el aborto, la anti concepción y la homosexualidad eran prácticas normales. Pero con la llegada del catolicismo todo cambió y las prácticas sexuales de la cultura occidental estuvieron reguladas por el cristianismo. En este artículo verás la importancia de la sexualidad como construcción cultural , hay un vídeo al final del artículo por si prefieres escuchar la información a leerla. La sexualidad humana es la manera en que las personas se ven a sí mismas, es su manera de pensar, de vestir, de relacionarse con los otros: amigos, familia o pareja. La sexualidad está constituida por cuatro componentes: ♦ Vínculos afectivos : es la manera en la que te relacionas con las personas. Desde pequeño das y recibes afecto, tus padres te enseñan hábitos, valores y comportamientos que te permiten vivir en sociedad.

Durante toda tu vida estableces diferentes tipos de sentimientos hacia los amigos, la familia, y la pareja. ♦ Género : existe el género masculino y el género femenino. Cada cultura educa de manera diferente a sus individuos, algunas hacen grandes diferencias entre los niños y las niñas, por ejemplo los países musulmanes tratan muy diferente a un hombre y a una mujer.

Otras culturas están acabando con las brechas de género y buscan dar el mismo trato y oportunidades a hombres y mujeres. ♦Erotismo : los seres humanos no somos como la mayoría de las especies que tienen relaciones sexuales solo para procrear. Nuestra especie disfruta el placer y en esta cultura occidental el erotismo está vinculado con la atracción física y el deseo.

Cada persona decide qué actividades sexuales practicar de acuerdo a sus creencias y valores. ♦Reproducción : es la capacidad biológica de tener hijos, en la sexualidad como construcción cultural se habla de reproductividad, que toma en cuenta la capacidad de tener hijos, criarlos y educarlos.

En este caso los padres o madres adoptivos tienen a capacidad de reproductividad aunque no se reproduzcan biológicamente.

¿Cuál es la importancia de la sexualidad como construcción cultural?

El sexo (masculino o femenino) es una característica biológica, en cambio, la sexualidad es una construcción cultural porque está influenciada por la cultura en la que vivimos. La sexualidad occidental es muy distinta a la sexualidad oriental. Podemos pensar que la sexualidad es una cuestión personal y que cada quién decide cómo ejercerla, pues bien esto no es verdad.

  • Desde que naces, la sociedad te da una serie de pautas que condicionan tu manera de comportarte sexualmente;
  • Por ejemplo: ¿Sabías que en la Grecia antigua  se toleraba la homosexualidad masculina entre adultos y adolescentes y que las mujeres no podían andar solas por la calle, excepto las prostitutas? Se permitía el travestismo, la transexualidad y la masturbación;

En Roma , el aborto, la anti concepción y la homosexualidad eran prácticas normales. Pero con la llegada del catolicismo todo cambió y las prácticas sexuales de la cultura occidental estuvieron reguladas por el cristianismo. En este artículo verás la importancia de la sexualidad como construcción cultural , hay un vídeo al final del artículo por si prefieres escuchar la información a leerla. La sexualidad humana es la manera en que las personas se ven a sí mismas, es su manera de pensar, de vestir, de relacionarse con los otros: amigos, familia o pareja. La sexualidad está constituida por cuatro componentes: ♦ Vínculos afectivos : es la manera en la que te relacionas con las personas. Desde pequeño das y recibes afecto, tus padres te enseñan hábitos, valores y comportamientos que te permiten vivir en sociedad.

Durante toda tu vida estableces diferentes tipos de sentimientos hacia los amigos, la familia, y la pareja. ♦ Género : existe el género masculino y el género femenino. Cada cultura educa de manera diferente a sus individuos, algunas hacen grandes diferencias entre los niños y las niñas, por ejemplo los países musulmanes tratan muy diferente a un hombre y a una mujer.

Otras culturas están acabando con las brechas de género y buscan dar el mismo trato y oportunidades a hombres y mujeres. ♦Erotismo : los seres humanos no somos como la mayoría de las especies que tienen relaciones sexuales solo para procrear. Nuestra especie disfruta el placer y en esta cultura occidental el erotismo está vinculado con la atracción física y el deseo.

Cada persona decide qué actividades sexuales practicar de acuerdo a sus creencias y valores. ♦Reproducción : es la capacidad biológica de tener hijos, en la sexualidad como construcción cultural se habla de reproductividad, que toma en cuenta la capacidad de tener hijos, criarlos y educarlos.

En este caso los padres o madres adoptivos tienen a capacidad de reproductividad aunque no se reproduzcan biológicamente.

You might be interested:  Cuantos Pisos Tiene El Edificio Más Alto Del Mundo?

¿Cómo se ha ido construyendo la sexualidad?

Remontándonos al pasado – La misma existe como una presencia social e histórica, donde las posibilidades biológicas y psicológicas se amalgaman. La sexualidad, por el hecho de tratarse de algo social, sufre cambios. Los seres humanos no por contar con un pene o con una vagina están determinados en sus prácticas sociales y eróticas: la verdad es que los seres humanos no sostienen relaciones sexuales solo con el fin de procrear.

Por ende, el sexo no determina los atributos sociales , al contrario, es la cultura la que ayuda a determinarlos. La sexualidad se ha ido construyendo subjetivamente a lo largo de los tiempos, no ha estado ajena a las transformaciones de la sociedad y sus contextos.

Podemos referir la existencia de una invención histórica en torno a la sexualidad. Vemos ejemplos desde las culturas antiguas de Oriente así como las precolombinas de América en que la expresión de la sexualidad humana tuvo una mayor aceptación en comparación con las culturas occidentales.

  • En estas culturas antiguas se hacían muy comunes las manifestaciones artísticas en torno a la sexualidad;
  • La adoración hacia la figura humana en la Grecia Antigua la expresaban en el arte explícitamente como parte de una filosofía naturalista, en que ilustraban la perfección estética del cuerpo;

Así como en la cultura de la América precolombina a través de las representaciones fálicas, con diferentes niveles de acepciones dentro del pensamiento mágico-animista. Luego, en la historia de la humanidad también hallamos una época de conquistas y ambiciones hacia nuevos territorios.

Los conquistadores imponían un nuevo régimen a las tierras ocupadas. Por tanto, la Antigua Grecia ante la conquista de Esparta fue sometida a una nueva filosofía que sentó las bases para una nueva sociedad, en que se incluían cambios hacia la vida sexual.

El esquema de la nueva sociedad abrió sus puertas hacia la globalización de nuevos sistemas, construyendo una visión estándar en la mayoría de las culturas, muchas influenciadas por la aparición de la religión, la cual implantó mecanismos de control los cuales llegaban al extremo de la represión en aquella época.

  • Es criticable el hecho de la existencia de una verdad absoluta, la cual promulga la religión desde su surgimiento, cuando comienza a regir y a controlar a las masas bajo una moral nacida de la misma;
  • ¿Acaso la religión no se circunscribe a otra invención del hombre? ¿Por qué las creencias religiosas comienzan a dominar el comportamiento sexual? ¿Será otra estrategia para remediar la incertidumbre de la naturaleza? La influencia de legitimización de un poder externo en relación a las concepciones del individuo como ser, su disolución en la masa, puede explicarse según Freud: (…) el solo hecho de formar parte en una multitud, desciende, pues el hombre varios escalones de la escala de la civilización;

Aislado, era quizás un individuo culto; en multitud, es un instintivo (…). La verdad absoluta que se diluye en las masas ha perpetuado históricamente una selección cultural, en que no se excluye su papel en la sexualidad. No obstante, Feuerbach quien dedicó importante parte de su vida a la religión, aborda por otra parte que ” el sentimiento religioso es un producto del miedo ante las fuerzas de la naturaleza “. La Sexualidad Como Construcción Cultural La religión judía fue de las primeras en reprimir la sexualidad , particularmente la de las mujeres que eran considerabas simples objetos sexuales. De manera que desde el Antiguo Testamento, referían la función de la mujer como dirigida a procrear, perpetuar y servir a los hijos. El cristianismo cambió esta visión con respecto a la función de la mujer, pero al pasar a ser religión oficial del imperio romano se convirtió en una fuerza política y represiva.

  • La aparición de la religión surge en la base de que el hombre no tenía cómo explicar los fenómenos de la naturaleza y a sí mismo, en que se incluyen las concepciones acerca de la sexualidad humana;
  • El cristianismo designó la sexualidad como algo impuro;

Las relaciones que no fueran legitimadas hacia un fin reproductivo, eran censuradas por la iglesia, porque de ninguna manera pueden estar relacionadas con el fin del placer. El placer devenido de las relaciones sexuales fue visto como acto contra natura, asociado a poderes infrahumanos en que la persona era tomada como pervertida o poseída por influjos inferiores.

¿Cuál es el papel de la cultura en los comportamientos sexuales?

Al pensar en la sexualidad, provienen un incontable número de representaciones emergentes de nuestras vivencias a lo largo de la vida. Muchos autores e instituciones hacen su intento de definirla, pero no llega a ser un concepto acabado. Cada vez los nuevos contextos requirieron de nuevas perspectivas, ya que no era considerada en un comienzo desde la sinergia de los factores que influyen en cada individuo.

  1. La sexualidad supone la configuración bio-psico-social del individuo mediatizada por su particular subjetividad, fundamentada en su desarrollo;
  2. No podemos dejar de observar la influencia que tiene el papel de la cultura, y así somos capaces de percibir cómo determinados tipos de comportamientos sexuales son más aceptados en ciertas culturas que en otras;
You might be interested:  Definición De Yeso Como Material De Construcción?

La norma cultural llega a ser estructurante subjetivamente.

¿Cómo influye la cultura en la identidad sexual?

Hay palabras que suelen confundirse. Cuando se habla de género, ¿se está aludiendo a la sexualidad de una persona? —Básicamente, se afirma que el género tiene que ver con los aspectos culturales con los cuales se interpreta la sexualidad. En realidad, el término género comenzó a ser empleado por la sexología en la observación clínica de casos en que el sexo físico no se correspondía con lo que iba a ser el destino y el reconocimiento posterior de un sujeto.

El feminismo toma este concepto en los años 70 para producir una crítica a los estereotipos, en lo que respecta a establecer jerarquías entre los sexos y a asignar roles sociales en forma fija. ¿A qué tipo de casos clínicos se refiere? —El sexólogo John Money, en los años 50, introdujo el concepto de género para señalar la influencia de la cultura en la identidad sexual.

Un mellizo varón, por un accidente, había sufrido una mutilación en el pene que le iba a hacer imposible su destino como varón. Ante eso, los médicos deciden transformarlo en mujer. Se requería del compromiso de la familia y del equipo médico para tratarlo como mujer, a fin de adecuar a lo que iba a ser su vida no sólo su anatomía sino también su sexualidad subjetiva y el reconocimiento social que recibiera.

Este caso es tomado como prueba de la fuerte influencia que ejerce la cultura sobre la sexualidad de una persona ¿Puede precisar cuánto de fuerte es la influencia de la cultura sobre la identidad sexual? —Creo que las influencias son mutuas y se refuerzan una a otra.

El modo dicotómico de pensar la identidad sexual es cultural. La identidad sexual está atravesada por las expectativas sociales sobre el comportamiento admitido y deseable para cada sexo, por el modo en que cada cultura reconoce en el otro o la otra los signos de lo masculino y lo femenino (por ejemplo la vestimenta, el pelo, la actitud corporal, cierto tipo de adornos, los objetos amorosos y conductas permitidas para cada uno/a, etc.

La identidad sexual depende de aspectos subjetivos, pero también de relacionales y sociales. Y por supuesto, parte del imperativo cultural es su alineamiento con la anatomía, con la genitalidad. Pero esa genitalidad, que aparece como la base “natural” sobre la cual se funda la dicotomía, cuando aparecen casos de ambigüedad o hermafroditismo se disciplina quirúrgica y hormonalmente.

Se la “corrige”. Es decir, la ideología dicotómica produce un mandato sobre la anatomía para que no la desmienta. La identidad sexual también produce a su vez su influencia sobre la cultura, como señala por ejemplo la epistemología feminista, cuando emprendimientos que se presentan como humanos pero en realidad son masculinos (como la ciencia) universalizan el modo de conocimiento correspondiente a la maduración psicosexual masculina para todo sujeto cognoscente.

Así, formas de acceso al mundo y al conocimiento correspondientes a otras formas de maduración, vinculadas a los afectos y las emociones, quedan despojadas de valor para el conocimiento. La ciencia toma entonces la forma de una relación de dominio sobre la naturaleza.

Y nuevamente, entre las aplicaciones de la ciencia están aquellas en que se procura explicar la sexualidad humana, con lo que el círculo retorna. El feminismo ha impulsado políticas de discriminación positiva. ¿Cuáles fueron los resultados? —Estas políticas son medidas de acción afirmativa destinadas a poner en igualdad de condiciones a un grupo desventajado, que pueden ser las mujeres, las minorías raciales o, por ejemplo, los discapacitados.

  1. Los sujetos no están en un mismo punto de partida y, además, no es suficiente iniciar una carrera desde un lugar común si las condiciones atléticas son muy diferentes; de ahí que las reglas iguales no siempre garanticen que el juego sea limpio;

Entonces, ¿cómo distinguir el juego limpio de las reglas iguales y universales aplicadas a todos? Reconociendo las diferencias. Ahora, reconocer las diferencias no es una tarea sencilla, porque parte del problema de la discriminación consiste en no ver cuáles son esas condiciones que nos hacen diferentes y en naturalizar esas condiciones.

Es decir, parte del trabajo que los sujetos tenemos que hacer consiste en discutir los destinos, los lugares naturales que se supone que ocupamos. Si nosotros pensamos cuáles han sido los grandes cambios de los últimos tiempos en cuanto a los sujetos políticos, las mujeres y los niños/niñas y adolescentes son dos ejemplos de cambio de status como sujetos políticos.

You might be interested:  Que Es Trascabo En Construcción?

Con la convención por los Derechos del Niño y la convención contra toda forma de Discriminación hacia las Mujeres se los saca de ese estado “natural” de subordinación en el que se hallaban desde hacía dos mil quinientos años. ¿Qué relación existe entre las dos convenciones que mencionó y la práctica efectiva de nuestros jueces y funcionarios hacia las mujeres y los niños? —La ignorancia de estos tratados hace que ni los abogados ni los jueces los usen como argumento al resolver las causas.

Hay excepciones, pero la mayoría de los jueces no trabaja con la legislación internacional. Por ejemplo, el sistema de salud se considera —y los médicos lo perciben así— limitado a la ley de salud y a la de ejercicio de la medicina, sin atender a los tratados internacionales de derechos humanos, como si éstos fueran válidos sólo en las relaciones entre los países.

Pero hasta la conducta individual y propia de la cotidianidad está contemplada por esos tratados. Nuestra ley de Infancia es una ley de patronato, opuesta a la convención por los Derechos del Niño, pero ningún juez la ha declarado inconstitucional. Ella separa a los chicos de su red afectiva, se apropia de su voluntad y los somete a tutela: todo aquello que la Convención dice que no hay que hacer.

Pero igual, muchos jueces trabajan con esa ley, sin tomar en cuenta la Convención. Otros la tienen presente, pero no declaran la inconstitucionalidad de la ley. Estos cambios llevarán tiempo. ¿Se presenta la misma situación en materia de jurisprudencia sobre los derechos de la mujer? —Ahí ha habido un trabajo mayor.

Cuando retornó la democracia las mujeres veníamos trabajando reivindicaciones legales desde muchos años atrás. Pero aun así, todavía hablar de la despenalización del aborto produce escándalos nacionales, muchos más de los que causan los casos de abuso infantil o incestos, que suelen quedar ocultos.

Muchas veces la Justicia protege a la familia nuclear aunque para ello se tenga que sacrificar a alguno de sus miembros, y hasta en casos de abuso sexual y de violencia doméstica algunos jueces proponen una mediación para poder reestructurar ese núcleo familiar.

Esto es como decir que la única manera de sobrevivir es tolerar el maltrato, el abuso, etcétera, porque en realidad, la supervivencia del afectado dependería de la supervivencia de este núcleo, porque el abusado o la abusada no sería nada en sí mismo sino que lo que es en función de una estructura.

Además, ese ideal de familia patriarcal choca con nuestra realidad, en la cual se ha desarrollado una diversidad de arreglos familiares con nuevas estructuras de convivencia. Las ideas sobre la familia y sobre la sexualidad parecen muy proclives a ser naturalizadas, nunca cuestionadas.

—Yo creo que el sexo no se puede naturalizar y uno lo ve claro cuando aparecen sexualidades diferentes por la no coincidencia entre el sexo anatómico y el sexo cromosómico, o por la no coincidencia entre lo que pueda ser el sexo anatómico y la subjetividad sexual, el modo en que el sujeto se considera a sí mismo y el reconocimiento de género que un sujeto hace de otro.

  1. Cuando, por ejemplo, nace un bebé con sexo anatómicamente ambiguo, inmediatamente se hace un esfuerzo por determinar quirúrgicamente el sexo;
  2. Esto obedece a una cuestión de disciplinamiento que no admite la ambigüedad;

Entonces se determina cromosómicamente y se adapta anatómicamente, para que el sujeto pueda ser etiquetado, rotulado claramente como un varón o como una mujer. Perdura la necesidad de la dicotomía, de leer claramente los genitales, porque la idea que domina es que el genital es un signo, una cifra que debe ser leída e interpretada, que debe conducirnos a una referencia exacta.

Es muy fuerte el mito del sexo biológico. Hay un alineamiento entre el sexo cromosómico, el sexo anatómico, la identidad sexual y el rol sexual, como si fuera la última compuerta que separa la civilización de la barbarie.

¿Es posible un cambio en la percepción, en la cultura jurídica, en la cultura política con respecto al tratamiento de mujeres, sexualidades ambiguas y hasta menores, en un contexto de crisis y empobrecimiento como el que existe en nuestra sociedad? —Creo que sí.

  1. Por supuesto, ningún sujeto es nada más que un niño, nada más que un pobre, nada más que una mujer, nada más que un homosexual;
  2. Somos sujetos complejos que participamos en diversos “clubes” de la humanidad;

Y en ninguno de los grupos vulnerados deja de haber mujeres. Es decir, la diferencia entre las mujeres y los varones no es como la diferencia entre los pobres y los ricos: las mujeres no son una minoría social. Somos una expresión de la humanidad, y por lo tanto, si se considera a las mujeres como una minoría se deja a la humanidad como masculinizada.