Ciencia Como Construcción Social Definición?

25.10.2022 0 Comments

Ciencia Como Construcción Social Definición
¿Qué quiere decir que la ciencia es una construcción social? – Dentro de pensamiento del construccionismo, una construcción social es un concepto o una práctica que pueden aparecer naturales y obvios a los que la acepten, pero en realidad es una invención o artefacto de una cultura o de una sociedad particular.

¿Qué quiere decir que la ciencia es una construcción social?

Mi vida personal – 808 palabras | 4 páginas epistemológicos El término epistemología deriva de la palabra griega episteme que significa conocimiento verdadero; la epistemología reflexiona sobre la acción de conocer y el conocimiento supone la búsqueda de la verdad, o sea, de un juicio que es el resultado de concordancia entre el lenguaje, el pensamiento y la realidad.

¿Qué es la ciencia en construcción?

CONOCIMIENTO CIENTÍFICO Entre las diversas definiciones que hay sobre el conocimiento, frecuentemente se emplea una que propone el materialismo dialéctico: el conocimiento es el reflejo activo del mundo objetivo y sus leyes en el cerebro humano (Afanasiev 1987: 154).

Pero también es común formular definiciones sobre el conocimiento concibiéndolo como producto o como proceso. En tanto producto, el conocimiento es una representación mental (imagen o concepto) de la realidad y, como proceso, de acuerdo con Piaget(1979: 15), el conocí miento es una relación entre el sujeto y el objeto, una forma de acción del sujeto sobre la realidad que consiste en asimilar el objeto a la estructura mental y la acomodación de esta estructura al objeto.

Esta operación está relacionada con el proceso de aprendizaje. De forma concreta, el conocimiento es el bagaje de información que el sujeto tiene de la realidad con la que interactúa. El conocimiento científico o ciencia es un tipo de conocimiento que también representa la realidad.

  1. Para Bunge, la ciencia es “el conjunto de conocimientos objetivos acerca de la naturaleza, la sociedad, el hombre y su pensamiento” (en Fontes y otros 2008: 25);
  2. Ruy Pérez (1995: 7) la concibe como una “actividad humana creativa cuyo objetivo es la comprensión de la naturaleza y cuyo producto es el conocimiento, obtenido por medio de un método científico organizado en forma deductiva y que aspira a alcanzar el mayor consenso posible”;

Kedrov y Spirkin (1968: 7) conciben la ciencia como “un sistema de conceptos acerca de los fenómenos y leyes del mundo externo o de la actividad espiritual de los individuos, que permite prever y transformar la realidad en beneficio de la sociedad; una forma de actividad humana históricamente establecida, una «producción espiritual», cuyo contenido y resultado es la reunión de hechos orientados en un determinado sentido, de hipótesis y teorías elaboradas y de las leyes que constituyen su fundamento, así como de procedimientos y métodos de investigación”.

  1. A modo de síntesis y parafraseando a Piaget (1979: 23), se puede decir que el conocimiento científico es un sistema de conocimientos válidos;
  2. De estas definiciones es importante subrayar algunos conceptos tales como producción espiritual, actividad humana creativa, históricamente establecida, sistema de conceptos, hipótesis, teorías, leyes, conocimiento objetivo, conocimientos válidos, comprensión de la realidad (naturaleza, sociedad, hombre, pensamiento), fenómenos y hechos de la realidad, método de investigación, consenso, prever y transformar la realidad, y beneficio para la sociedad;

Son conceptos que describen diferentes aspectos del conocimiento científico, por ejemplo, el sujeto cuya actividad subjetiva crea conocimientos; el proceso de producción científica (investigación) que se da en un contexto histórico mediante el uso de métodos y el establecimiento de consensos; el producto de este proceso, el sistema de conceptos, hipótesis y teorías como conocimientos objetivos y válidos, que, por un lado, permiten comprender la realidad (fenómenos naturales, sociales, humanos y simbólicos) y, por otro, transformarla en beneficio de la sociedad.

  • Históricamente, así como en la actualidad, la ciencia es concebida desde diversas concepciones e ideologías;
  • El punto de vista con el que se concibe la ciencia en este libro, se desmarca de las pretensiones de validez tanto del paradigma de la conciencia que rige a la ciencia moderna (positivistas, funcionalistas y estructuralistas, inductivistas, deductivistas, empiristas o racionalistas) como del paradigma del lenguaje que sostiene a la ciencia posmoderna (hermenéuticas, fenomenológicas, cualitativistas y sociocríticas);

Por el contrario, se afirma en el marco del paradigma de la vida, en la concepción de que el proceso de construcción del conocimiento es científico en cuanto defiende, produce, reproduce y conserva la vida de la comunidad en la que se desarrolla el ser humano.

  • Por el tema y el objetivo que orienta la exposición de este trabajo, no se abordan muchas cuestiones epistemológicas que sugieren los conceptos expuestos en el párrafo anterior;
  • Estos aspectos serán objeto de otro trabajo posterior;

Por el momento, con el propósito de comprender el proceso de investigación, se plantea la siguiente formulación de ciencia: El conocimiento científico es un sistema de conocimientos válidos que permite comprender y construir la vida de la comunidad en la que se desarrolla el ser humano.

  • Es una primera aproximación de ciencia que se funda en una concepción ética del conocimiento, ético-crítica del sujeto 2 y de su modo de obrar, entre ellos, de producir conocimientos;
  • Pero, ¿qué significan los principales conceptos de esta idea de ciencia? Un sistema de conocimientos;

La ciencia es una articulación de conocimientos que dan cuenta de la complejidad del objeto. Desde la perspectiva del pensamiento complejo, integra conocimientos que describen y explican las propiedades y relaciones generales y singulares del objeto, las distintas dimensiones que componen su organización y dinámica, así como las características específicas del contexto histórico en el que se desarrolla.

Integra también distintas miradas disciplinarias, culturales y paradigmáticas. En este sentido, es un conocimiento interdisciplinario, intercultural e interparadigmático, es decir, es pluriverso. Conocimientos que permiten comprender la realidad.

La ciencia produce saberes que responden a diversas necesidades del ser humano, entre ellas a la «necesidad de conocer». El ser humano necesita comprender el qué, por qué y cómo de la naturaleza, el qué, por qué, cómo y para qué de la sociedad, del mundo y del cosmos, entender el qué, por qué, cómo y para qué de sí mismo, su corporalidad y subjetividad, su angustia y búsqueda de felicidad, su existencia y sentido de vida, modos de ser, obrar y vivir en la comunidad, la presencia de la injusticia y pobreza en el mundo.

Saberes que ayuden a comprender la organización, el desarrollo y el sentido de la realidad material y simbólica que construye. Conocimientos que permiten construir la realidad. La ciencia produce conocimientos que responden a la «necesidad de ordenar la realidad».

El sujeto humano al conocer los desequilibrios de los fenómenos naturales, de los procesos sociales y personales, así como las consecuencias de estos desequilibrios en el propio ser humano y en la comunidad en la que vive, necesita cambiar la situación, necesita ordenar la realidad con una forma y un sentido diferente.

  1. Necesita reequilibrar y conservar la armonía de los procesos naturales y sociales, los aspectos físicos y subjetivos de su personalidad, crear y ordenar la comunidad en la que vive como una condición formativa de la realización del ser humano y de la convivencia armoniosa entre todos los seres de su comunidad y del mundo;

Conocimientos válidos. El conocimiento válido es el saber aceptado o reconocido como verdad por una comunidad científica o social de acuerdo con criterios específicos. Para Piaget (1979: 15), la validez de los conocimientos implica aspectos normativos y condiciones formales o experimentales de accesión del conocimiento.

Concretamente, alude a los criterios de validez del conocimiento. En el curso de la historia de las ciencias, las corrientes científicas formularon distintos criterios de validez, algunas muy disímiles entre sí.

Desde una perspectiva integrativa, se señalan algunos que tienen mayor fuerza legitimadora. • Objetividad. El criterio de objetividad del conocimiento fue formulado por el positivismo y el materialismo dialéctico. Para el positivismo, la ciencia es el conocimiento de los hechos observables y de las leyes que los rigen.

Lo que no es observable es objeto de la metafísica. La observación es la “única base posible de los conocimientos verdaderamente accesibles, razonablemente adaptados a nuestras necesidades posibles. ) toda proposición que no es estrictamente reductible al simple enunciado de un hecho 3 , particular o general, no puede tener ningún sentido real e inteligible” (Comte 1844/1958: 54).

Sobre esta base, el conductismo postula que la psicología estudia la conducta como hecho observable, determina las leyes que rigen la conducta humana (Skinner 1981: 44). Para el materialismo dialéctico, la verdad es objetiva. “La verdad objetiva (. ) es un contenido de nuestros conocimientos que no depende ni del hombre ni de la humanidad.

  • El contenido de la verdad se determina enteramente por los procesos objetivos que refleja” (Afanasiev 1987: 167);
  • Desde esta perspectiva, se afirma que los conocimientos son objetivos en cuanto describen, explican y predicen las propiedades y relaciones observables de los fenómenos que existen independientemente de la conciencia del sujeto;

Los hechos observables (empíricos) no son la única realidad. La subjetividad y los procesos simbólicos son parte de la realidad, coexisten y tienen una relación interdependiente con los procesos objetivos. Los procesos y las condiciones objetivas y subjetivas son objeto de la ciencia.

Para la ciencia, lo objetivo alude a procesos reales que son contrastables intersubjetivamente, a cuestiones consensuadas en comunidades científicas y sociales concretas. De igual forma, en el proceso de conocer, el sujeto percibe la realidad desde sus prejuicios y proyectos, desde una perspectiva teórica, desde una representación social (concepción de mundo) asumida como propia.

La misma exigencia de objetividad estricta es una pretensión subjetiva, aunque no compartida por la comunidad social no restringida. El sujeto es subjetividad y éste conoce desde su subjetividad. Si no se entiende ast, entonces el conocimiento postulado por el materialismo dialéctico es un conocimiento independiente del sujeto o un conocimiento sin sujeto 4.

En consecuencia, la objetividad no se reduce a hechos observables ni es un proceso de conocimiento sin sujeto, es decir, sin la subjetividad que lo produce. La objetividad del conocimiento no es un reflejo de la realidad en la conciencia del hombre, sino una construcción subjetiva (intrasubjetiva e intersubjetiva).

El conocimiento de la realidad es una construcción interpretativa que se orienta a ser válida objetivamente. En este marco, la objetividad es un referente que define la validez objetiva del conocimiento. La vida es una composición de procesos materiales y simbólicos, objetivos y subjetivos, y requiere de un sujeto con una disposición subjetiva y objetiva para comprenderla y construirla de forma conveniente.

Coherencia lógica. Es un criterio postulado por el neopositivismo o positivismo lógico. Para Popper (1980: 53), las ciencias empíricas son sistemas de teorías. Las teorías científicas son enunciados universales; como todas las representaciones, son sistemas de signos y símbolos.

Las teorías científicas tienden a la forma de un sistema riguroso, ser un sistema axiomatizado. Los axiomas son postulados de los cuales se deducen otros enunciados por medio de transformaciones puramente lógicas o matemáticas (Popper 1980: 69). Desde esta perspectiva, la ciencia es un sistema de conocimientos organizados sobre la base de proposiciones lógico-matemáticas.

Un sistema teórico axiomatizado tiene cuatro requisitos: el sistema de axiomas está exento de contradicción; el axioma es independiente; los axiomas son suficientes y necesarios. Sin duda, el conocimiento científico debe tener una validez lógica.

El sistema de conocimientos que lo compone debe ser lógicamente válido en cuanto esté compuesto por conceptos, categorías, enunciados, hipótesis y teorías coherentes, necesarias y suficientes para cuidar la vida. El fundamento lógico del conocimiento no es la lógica formal y abstracta, sino aquella que expresa la realidad concreta, la vida de los seres y comunidades que conforman este planeta.

Por ejemplo, la lógica formal aristotélica basada en sus principios de identidad, no contradicción y tercero excluido, es una lógica abstracta. No tiene realidad alguna afirmar que José Luis es boliviano y no es aymara (principio de identidad), que José Luis no puede ser boliviano y aymara a la vez (principio de no contradicción), y no existe la tercera opción de ser boliviano-aymara o peruano (principio de tercero excluido).

Este es un razonamiento alejado de la realidad. En los hechos, José Luis es boliviano y aymara a la vez. La lógica formal y matemática en muchos aspectos es incongruente con la realidad vivida por el sujeto, ilógica con la lógica de la vida. La validez lógica del conocimiento debe fundarse en la lógica de la vida.

Aplicación práctica. De acuerdo con Comte, el conocimiento debe ser útil en lugar de ocioso, el destino de todas nuestras sanas especulaciones debe encaminarse al mejoramiento continuo de nuestra verdadera condición individual y colectiva (1844/1954: 90).

Posteriormente, el criterio de validez práctica fue ampliado por el materialismo dialéctico. Desde esta perspectiva, la verdad del conocimiento se resuelve en la práctica: la producción, la vida política, el experimento científico. “Es en la práctica donde el hombre tiene que demostrar la verdad, es decir, la realidad y el poderío, la terrenalidad de su pensamiento” (Afanasiev 1987:172).

El conocimiento es válido en cuanto responde a las necesidades prácticas del ser humano. La validez práctica del conocimiento se funda en la construcción de las necesidades y potencialidades de la realidad, cuando ayuda a resolver los problemas del hombre y a transformar las asimetrías sociales, recomponer los desequilibrios de la comunidad social, natural y simbólica, cuando resuelve los mismos problemas teóricos y metodológicos de la ciencia moderna y de sus consecuencias, y de los discursos posmodernos.

La utilidad del conocimiento no se expresa en el ejercicio de llevar a la práctica teorías que atentan contra la vida de los seres vivos, que transgreden la lógica de la vida, sino con saberes útiles y convenientes para cuidar la vida. La validez práctica no implica validar teorías restringidas, intereses e ideologías particulares, sino legitimar las necesidades y los intereses de todos los seres vivos que habitan este planeta.

  1. El conocimiento con validez práctica defiende, produce, reproduce y conserva la vida armónica de todos;
  2. • Eficacia, eficiencia y efectividad 5;
  3. La eficiencia es un criterio derivado de la teoría de la acción racional de Max Weber 6 y es afianzada como criterio económico por el pensamiento neoclásico y este es el principio que sostiene la racionalidad instrumental moderna;

Desde esta perspectiva, un conocimiento tiene validez efectiva, es decir, cualidad de acción racional, en cuanto genera mayor rentabilidad, acumulación y progreso. En este marco, la validez del conocimiento se define por su valor instrumental en cuanto es un instrumento de la acción racional, es decir, cuando es un medio efectivo para alcanzar fines específicos.

El conocimiento tiene validez efectiva cuando permite obtener réditos económicos y políticos, mayor ganancia y concentración de la riqueza en grupos de poder a costa de mayor pobreza, de la contaminación ambiental, erosión de la tierra, de la desigualdad y exclusión social, de la muerte de muchas vidas de personas y pueblos.

La eficacia, eficiencia y efectividad del conocimiento deben ser redefinidas a partir de la ética de la vida. El conocimiento es científico en cuanto tiene eficacia para alcanzar los objetivos de comprensión y construcción de la realidad, en cuanto es eficiente como recurso para alcanzar los diversos objetivos, y en cuanto es efectiva en la generación de diversos horizontes de desarrollo de la vida, ast como para evitar consecuencias negativas.

De modo general, la validez efectiva del conocimiento fundada en el paradigma de la vida no es aquella que genera una competencia desleal, asimetrías sociales y una rentabilidad empobrecedora. La validez efectiva no genera ni sostiene las estructuras coloniales de despojo y dominación, sino la que instituye, organiza y orienta la sensibilidad hacia la diversidad de la vida, el cuidado de la vida mediante formas de obrar basadas en la cooperación y convivencia solidaria.

El conocimiento es efectivamente válido cuando desmonta la racionalidad instrumental y discursiva y, por el contrario, amplifica la racionalidad de la vida: es un conocimiento que ayuda a comprender la complejidad de la vida, a responder a las necesidades de conocimiento y comprensión de las condiciones que facilitan la convivencia de todos los seres vivos, y a construir la comunidad social, natural y simbólica como condición formativa de la realización del ser humano.

• Reflexividad. La reflexividad alude a la actitud de dudar y crear del espíritu científico. Gastón Bachelard (1973:193) distingue dos niveles de aproximación a la realidad en el proceso de constitución del conocimiento científico.

La primera aproximación es la experiencia sensorial que produce un conocimiento empírico del objeto. La segunda aproximación es la experiencia racional que produce un conocimiento científico. La aproximación racional duda, cuestiona y revisa la primera aproximación, es una crítica al conocimiento empírico.

  1. Esta caracterización del espíritu científico implica distinguir dos cuestiones: la reflexión y la reflexividad;
  2. La reflexión o meditación es una acción del pensamiento sobre un objeto/problema, también como un conocimiento del conocimiento (autorreflexión);

En cambio, la reflexividad es la tendencia a la actuación ponderada, meditada, en oposición a la impulsividad (Dorsch 1985: 605); alude a un sentido de autoconfrontación 7 de las propias consecuencias que produce el proceso de reflexión. En consecuencia, el saber reflexivo es el conocimiento prudente y equilibrado en cuanto se caracteriza por un sentido de reflexividad: describe, explica, interpela y recrea la realidad confrontando las consecuencias que genera el propio conocimiento científico.

  • En este marco, la validez reflexiva del conocimiento alude al conocimiento equilibrado que balancea el sentido de los conocimientos con sus consecuencias, que armoniza la convivencia de los saberes con los procesos de la vida; es el conocimiento cuidadoso con los medios y fines del conocimiento, y prudente con el quehacer del conocimiento y las consecuencias que genera en la comunidad social, natural y simbólica;

El conocimiento científico es reflexivo porque examina permanentemente las operaciones de la primera aproximación, las pretensiones de la razón, los efectos de las interpretaciones, descripciones, explicaciones y prevenciones del conocimiento. Esta reflexividad de la ciencia renueva y energiza su espíritu de cuidado de la vida.

  1. Su sentido de autoconfrontación constituye un mecanismo de aprendizaje, renovación y recreación;
  2. La reflexividad es una disposición mediante la cual la ciencia cuida su propia vida;
  3. Intervención formativa;

La ciencia moderna se define como un conocimiento que interviene sobre ella con el fin de mejorarla. Pero pueden distinguirse dos tipos de intervención: la intervención manipulativa y la intervención formativa. La primera se desarrolla sobre la base de las teorías evolucionistas y de los ideales progresistas.

  • Galton (1869, en Leahey 1998: 312) propuso una eugenesia 8 (mejoramiento) de la especie humana mediante la intervención de las condiciones físicas;
  • Se desarrolla una intervención biológica de carácter manipulativo orientado a mejorar las condiciones físicas del organismo humano y su capacidad de adaptación al medio ambiente;

La segunda emerge en la década de 1920 con Lev Vygotski (1934). El punto de partida está en la concepción que tiene este autor sobre la relación de la educación con el desarrollo psicológico. Para Vygostki (1979: 138), el desarrollo del sujeto es producto de una adecuada educación 9.

En este marco, la educación constituye un proceso de intervención que eleva el nivel de la conciencia y actividad del sujeto. Se desarrolla una intervención formativa 10 orientada a generar cambios en las capacidades individuales y colectivas, facilitar la recreación de la subjetividad personal y social, promover el potenciamiento y la diversificación del desarrollo del ser humano.

Como se señaló, la ciencia produce saberes que facilitan la recreación permanente de la realidad. A diferencia de la intervención manipulativa que ejerció en el marco de la racionalidad instrumental, la ciencia está convocada a ejercer una intervención formativa fundada en la ética de la vida.

Una intervención formativa es la capacidad de crear, organizar y disponer saberes (teorías, proyectos, estrategias, instrumentos y tecnologías como condiciones formativas específicas que facilitan la recreación del desarrollo de la realidad, el cuidado de la vida del planeta.

La intervención formativa alude a una acción educativa de la ciencia que construye saberes que facilitan la (re)creación de nuevas condiciones sociales y naturales de desarrollo, de nuevas capacidades personales y sociales, que potencian y diversifican el desarrollo de las comunidades sociales, naturales, y que promueven el desarrollo de una convivencia armónica de la vida individual de los sujetos como de la vida colectiva entre todos los seres vivos de conforman el planeta Tierra.

  1. • Intersubjetividad: La intersubjetividad alude al conocimiento que resulta n del acuerdo o consenso entre los sujetos de una comunidad;
  2. Este es un criterio fuertemente sostenido por la pragmática universal de Habermas (1999) y la pragmática trascendental deApel (1985);

Desde esta perspectiva, todo conocimiento válido resulta de la negociación de las pretensiones de validez 11 entre los sujetos que forman parte de la acción comunicativa. El conocimiento válido 12 es un conocimiento acordado o consensuado intersubjetivamente, es producto del reconocimiento de las pretensiones de validez del otro, de la exposición de las propias pretensiones de validez, de la argumentación, fundamentación y del establecimiento de un consenso para obtener un buen entendimiento.

  • En otras palabras, un conocimiento tiene validez intersubjetiva en cuanto es consensuado en una comunidad de comunicación (sujetos);
  • La validez consensuada del conocimiento no alude al acuerdo intersubjetivo de una comunidad restringida (círculos académicos o grupos de poder), sino al acuerdo entre todos los sujetos humanos que buscan construir su identidad, dignidad y libertad, de todos los seres vivos que pueden contribuir al equilibrio y armonía en el planeta;

Ante el disenso intersubjetivo, el que se impone no es el argumento de más fuerte, el grupo que tiene mayor razón o poder de convencimiento, tampoco el argumento que posee mayor fuerza práctica, efectiva y I ógica aislada y restringida, sino el argumento que cuida la vida.

La defensa, producción, reproducción y conservación de la vida es el argumento más sublime que genera y sostiene los acuerdos intersubjetivos, el argumento más fuerte que cuida la construcción de conocimientos intersubjetivamente válidos.

• Cuidado de la vida. El conocimiento es válido cuando permite cuidar (comprender y construir) la vida del ser humano, de la naturaleza, de la sociedad y del planeta. La validez del conocimiento se funda en la ética de la vida, es decir, en el imperativo categórico de cuidar la vida.

El paradigma de la vida, ampliamente formulado por Franz Hinkelammert, no sólo es un criterio de definición y construcción de conocimientos válidos, sino una nueva racionalidad, una concepción de mundo fundada y construida en la ética de la vida que compromete a defender, producir, reproducir y conservar la vida de todos quienes viven en este planeta.

13 En este marco, un conocimiento éticamente válido es el saber que comprende y construye la vida de la comunidad en la que se desarrolla el sujeto. Dicho de otro modo, los saberes éticamente válidos son conceptos, experiencias, significados, procedimientos, tácticas y estrategias que ayudan a comprender la vida de la comunidad del planeta, que recrean (diversifican y fortalecen) los procesos de cuidado de la vida, es decir, los procesos de defensa, producción, reproducción y conservación de la vida de todos los seres vivos.

La ciencia construye saberes conceptuales, procedimentales y actitudinales que permiten recrear y vivir la vida, es decir, componer la armonía o estética de la vida, la vida de la vida. 14 Los criterios de validez expuestos no son los únicos, pero son los más importantes.

Cada uno en su momentoy desde posiciones restringidas fue planteado y establecido unilateralmente como criterios absolutos del conocimiento científico. Sin embargo, desde la perspectiva del pensamiento complejo, estos criterios en su conjunto constituyen aspectos importantes que definen cada vez más el sentido de los conocimientos válidos, es decir, del conocimiento científico.

El horizonte de la ciencia es construir conocimientos que tengan validez objetiva, lógica, práctica, efectiva, intersubjetiva y ética. En esta dirección, es necesario derribar las teorías que sustentan estos criterios de validez aislados y absolutos, rescatar éstos y redefinirlos en el marco del paradigma de la vida.

Pero definitivamente el criterio más sublime de los conocimientos válidos es la ética o el imperativo de cuidar la vida. En este sentido, el conocimiento científico alude a un sistema de conocimientos objetivos, prácticos y efectivos lógicamente organizados e intersubjetivamente consensuados para comprender y construir la vida de la realidad en la que se desarrolla el ser humano.

  1. Para comprender la organización y el sentido de la ciencia, también es importante distinguir, por un lado, entre conocimiento y saber y, por otro, entre conocimiento científico y conocimiento cotidiano;

Con relación a la primera cuestión, Cortés y Martínez (1996) afirman que «conocer» indica un contacto consciente con el objeto conocido a través de la experiencia y, en concreto, de la percepción. En cambio, «saber» es un conocimiento por conceptos e ideas.

15 «Conocer» es, además, un proceso perceptivo directo e inmediato, que se justifica por sí mismo. En cambio, «saber» es un proceso indirecto, mediato e inferencial, esto es, apoyado en razones. Por su lado, José Ferrater Mora (1964: 600) afirma que “es muy común en la literatura filosófica de varias lenguas (por ejemplo, español, francés, alemán) emplear «saber» en un sentido más amplio que «conocimiento».

De acuerdo con ello, mientras el conocimiento se refiere a situaciones objetivas y da lugar, una vez debidamente comprobado y sistematizado, a la ciencia, el saber puede referirse a toda suerte de situaciones, tanto objetivas como subjetivas, tanto teóricas como prácticas.

” 16 En el marco de la racionalidad y ciencia moderna, el conocimiento se define como un proceso cognoscitivo y racional, como un acto de entendimiento efectuado por el pensar lógico. El resultado de este proceso de conocimiento se expresa en una idea o un pensamiento, en conceptos y proposiciones lógicas.

En cambio, el saber es un modo de vivir y comprender las formas de obrar que efectúa el sujeto. El saber es una forma de «conocimiento integral», por un lado, es un modo de obrar en el que se razona y vive, es un proceso racional y emocional (la unidad de lo cognitivo y afectiva) y, por otro, es una comprensión teórica y una realización práctica (la unidad de la teoría y la práctica).

  • Por eso, a diferencia del conocimiento que es un proceso más racional, conceptual y teórico, el saber es una «unidad de sentido» que se expresa como un modo de obrar comprendido, vivido y efectuado;
  • En el marco de la racionalidad moderna, el conocimiento científico fue entendido y promovido como un sistema de conocimientos racionales y teóricos, como conjunto de conceptos y proposiciones formales;

En el marco de la racionalidad de la vida, la ciencia requiere afirmarse y desarrollarse como un sistema de saberes, es decir, como la organización y desarrollo de conocimientos comprendidos, vividos y aplicados. Los saberes, en tanto densidad descriptiva, vivida y efectiva, se constituyen en importantes recursos para comprender y construir la vida del ser humano y de su comunidad.

  1. El cuidado de la vida requiere de saberes vividos más que de los conocimientos restringidos racionalmente;
  2. Con relación a la segunda cuestión, frecuentemente se concibe que el conocimiento empírico espontáneo se adquiere con la experiencia cotidiana, mientras que el conocimiento científico se construye en situaciones experimentales (laboratorios) y controladas;

De acuerdo con Ander-Egg (2001: 43-44), el conocimiento empírico espontáneo alude a conocimientos inconexos entre sí, a veces superficiales, constituido por una yuxtaposición de casos y hechos. Su contenido es la suma de todos los conocimientos sobre la realidad que se utiliza de un modo efectivo en la vida cotidiana y del modo más heterogéneo.

  • “El saber cotidiano se caracteriza por ser superficial, no sistemático y acrítico;
  • ” En cambio, el conocimiento científico, tradicionalmente entendido, “es un sistema de conceptos y categorías que se obtiene mediante procedimientos metódicos con pretensiones de validez, utilizando la reflexión sistemática, los razonamientos lógicos y respondiendo a una búsqueda intencional” (Ander-Egg 2001: 46);

Para Mario Bunge (en Ander-Egg 2001: 45), “la ciencia crece a partir del conocimiento común y le rebasa con su crecimiento: de hecho, la investigación científica empieza en el lugar mismo en que la experiencia y el conocimiento ordinario dejan de resolver problemas o hasta de plantearlos.

  • ” Básicamente, la ciencia se caracteriza por ser un conocimiento profundo, sistemático y crítico de la realidad;
  • Esta distinción es propia de la racionalidad moderna que distingue, clasifica y jerarquiza los conocimientos en profundos y superficiales, en sistemáticos y no sistemáticos, en críticos y acríticos, etc;

Los saberes se jerarquizan y estigmatiza a partir de criterios aislados y simplificadores como la objetividad, racionalidad o la eficiencia. De este modo, los conocimientos cotidianos quedan subalternizados por asistemáticos, superficiales y acríticos. Esta dicotomización moderna de los conocimientos científicos y espontáneos debe ser desechada junto a la racionalidad que la sustenta.

Es necesario definir la constitución, organización y el desarrollo de los conocimientos científicos y cotidianos en el marco de la racionalidad de la vida en términos de saberes. Muchos conocimientos llamados científicos y cotidianos pueden considerarse como válidos por cuanto cumplen con los criterios anteriormente expuestos.

Pero hay conocimientos que no pueden ser válidos, fundamentalmente, porque no cumplen con el criterio ético del cuidado de la vida. Ejemplos de este tipo de conocimientos son los armamentos y las políticas de ocupación de países. Éstos son tecnologías que matan vidas humanas y no humanas, sistemas de conocimientos que socavan comunidades y sociedades, que generan desigualdades y exclusiones sociales.

La economía competitiva que genera rentabilidad y concentración de la riqueza en grupos privados a costa del empobrecimiento de colectivos y sociedades y que origina una cadena de consecuencias naturales, sociales y culturales negativas tampoco puede afirmarse ni reconocerse como conocimientos válidos.

Desde la perspectiva de la ética de la vida, en la medida en que estos conocimientos tienen una estructura categorial y metodológica fundada en la objetividad, aplicación práctica, coherencia lógica, consenso entre los grupos de poder y efectividad para generar desequilibrios naturales, asimetrías sociales y culturales, pobreza, dominación, explotación e injusticia, dañando la dignidad e identidad de personas y pueblos, atentando contra la vida física y espiritual de los sujetos individuales y colectivos, no pueden tener el estatuto de conocimientos válidos, es decir, de conocimientos científicos.

  • No son científicos los conocimientos que fundamentan su validez en la ética instrumental de la racionalidad moderna, en eficiencia de la acción racional, y en la ética discursiva de la racionalidad posmoderna, en el imperio de los discursos de los grupos de poder;

Los conocimientos objetivos, efectivos y lógicamente formalizados que se fundan en la irracionalidad instrumental y discursiva deben ser destruidos. Pero hay conocimientos cotidianos que pueden tener una validez como muchos de los conocimientos científicos, por ejemplo: la producción de ch’uñu (papa deshidratada) por parte de campesinos del altiplano boliviano, es un proceso que compromete la integración de muchos saberes construidos sobre la base de observaciones, experimentos y reflexiones de personas y colectivos (familias y comunidades) y transmitida de generación en generación.

El campesino que se dispone a elaborar el ch’uñu con la llegada del invierno selecciona las papas apropiadas, estima los dtas indicados y tiende las papas en una planicie elevada para que la helada los congele durante una o dos noches.

Luego, se expone la papa helada ante el sol para que la deshiele, se la pisa para extraer el agua que contiene, y finalmente se pela la papa y se expone al sol para que se seque. La papa una vez deshidratada puede conservarse en envases apropiados por uno o dos años.

  1. Este saber está lejos de ser un conocimiento cotidiano definido como superficial, asistemático y acrttico;
  2. Por el contrario, la elaboración del ch’uñu es un saber altamente reflexivo y vivido, su producción implica un proceso ritual en el que se presentan y actualizan las relaciones de agradecimientos y reciprocidad con la naturaleza, se exponen y reconstruyen conceptos y procedimientos que se transmiten de generación en generación, se procede siguiendo pasos y etapas respetando los ritmos y la vida de la naturaleza;
You might be interested:  Que Es Alféizar En Construcción?

Todo este proceso y el conjunto de experiencias y conocimientos implicados constituyen un saber objetivo, práctico, efectivo, consensuado y lógicamente articulado con la lógica de la vida de la comunidad social y natural. Un saber como éste, fundado en la ética de cuidado de la vida, es un conocimiento válido que no puede ser subalternizado por conocimientos que se erigen en la lógica instrumental y discursiva, por el contrario, debe ser apreciado e integrado como un saber que ayuda a comprender y construir tanto la vida de los seres humanos como la vida de la comunidad social, natural y simbólica en la que se desarrolla.

Después de reflexionar sobre los criterios de validez del conocimiento, sobre el estatuto científico del saber, de los conocimientos cotidianos y de analizar los ejemplos citados, se puede formular una segunda aproximación de conocimiento científico con los siguientes términos: el conocimiento científico es un sistema de saberes válidos que permiten cuidar (comprender y construir) la vida de la comunidad en la que se desarrolla el ser humano.

Esta es una definición que no está concluida y cerrada definitivamente, sino una construcción que busca recrearse para comprender con mayor amplitud el sentido del obrar del sujeto humano, de los saberes que produce, especialmente, de los saberes que defienden, producen reproducen y conservan la vida en tanto conocimientos válidos, es decir científico.

II. METODOLOGÍA DE LA INVESTIGACIÓN Los conocimientos científicos se construyen a través de un proceso de investigación. Este proceso es posible mediante la definición de una metodología de investigación, es decir, de la organización de un conjunto de actividades, condiciones y recursos, así como ciertas etapas a seguir para alcanzar los objetivos de conocimiento.

Existen varios términos que se emplean para referirse a los medios que hacen posible el descubrimiento y construcción de conocimientos. Estos términos son: diseño, método, metodología, técnica e instrumentos de investigación. La distinción inicial de estos y otros conceptos se observa de forma esquemática en el cuadro 1. IDEAS BÁSICAS Por un lado, el método alude a un conjunto de procedimientos a través de los cuales se alcanza un fin. De acuerdo con la etimología (del griego meta: que lleva más allá o detrás de, y odós: camino), el método es el camino o la guía que lleva a un determinado objetivo o meta (Prellezo y García 2001: 28). En la investigación científica, el método es el procedimiento de indagación que el sujeto (individual o colectivo) sigue para construir conocimientos válidos que permitan comprender y organizar de modo conveniente la realidad.

  • CUADRO 1;
  • Por otro lado, la metodología, en su sentido etimológico (del griego méthodos: método y logia: discurso, tratado), se define como «teoría del método», y también como un «conjunto de métodos, técnicas y procesos que se siguen en la investigación científica o en una exposición doctrinal» (Prellezo y García 2001: 29);

En la concepción tradicional de la ciencia (sistema de conocimientos que describe, explica y predice la realidad objetiva), que emerge a partir de los trabajos de Galileo Galilei (1632) e Isaac Newton (1687), el método científico se establece a partir de los métodos que se emplean en las ciencias naturales (física y biología) y las matemáticas.

  • Son métodos diseñados para percibir, medir y manipular los fenómenos observables, para determinar y establecer las leyes (regularidades) que rigen estos fenómenos y para predecirlos o controlar futuros acontecimientos;

La realidad es entendida como el medio externo independiente de la conciencia del hombre, homogéneo, simple y estático. En este marco, los métodos generales de la ciencia son tres:

  • La observación,
  • la medición, y
  • la experimentación.

Estos métodos permiten acopiar información válida y fiable, cuantificar las propiedades y relaciones de los fenómenos y expresarlos en proposiciones universales o leyes científicas (procedimiento inductivo) o contrastar los axiomas o las leyes universales con el acopio y cuantificación de los fenómenos (procedimiento deductivo). Estos procedimientos y métodos permiten obtener conocimientos científicos, objetiva y lógicamente válidos. Las ciencias sociales y humanas, fascinados por el rigor y el status que tienen las ciencias naturales y las matemáticas como científicas, los asumen como métodos propios para afirmarse como disciplinas científicas.

  • En esta dirección, la psicología, desde su nacimiento como ciencia, con el influjo del estructuralismo alemán y el funcionalismo norteamericano, luego del conductismo y el cognoscitivismo también norteamericanos, asumió los métodos de las ciencias naturales como propios para reconocerse y desarrollarse como disciplina científica;

En este marco, fue y es frecuente utilizar técnicas estandarizadas, pruebas estructuradas y tests normalizados con medidas cuantitativas; aplicarlos a cualquier población con el objetivo de establecer el nivel de adecuación/adaptación del sujeto a conductas, reacciones y modos de ser estandarizados, y clasificarlos para su respectiva intervención o tratamiento correctivo.

  1. En el curso del desarrollo de la ciencia, con el aporte de varias disciplinas, los métodos de la investigación científica fueron enriqueciéndose, es decir, diversificándose y afianzándose para comprender la realidad compleja, heterogénea, viva y en constante transformación;

La crítica a la concepción positivista del conocimiento científico, los aportes de la fenomenología, de la hermenéutica y de las teorías críticas, los aportes del paradigma de la conciencia, del paradigma del lenguaje y sobre todo de las líneas del paradigma de la vida contribuyen en la transformación (recreación) de la concepción y práctica de la ciencia, de la investigación científica y de los métodos de investigación.

  1. Con el influjo de este acontecimiento, los métodos de la ciencia tienden a concebirse y organizarse de forma más diversificada y compleja;
  2. Esta orientación se constituye en un desafío ante las dificultades que implica despojarse de los procedimientos y de las percepciones absolutamente simplificadoras de la metodología positivista;

Desde la perspectiva que se sigue en este trabajo, considérese la siguiente distinción entre método y metodología. 17 El «método» es más afín con el canon positivista, es una idea de procedimiento basado en el método de las ciencias naturales y la matemática que establece conocimientos objetivos y universales.

En cambio, la «metodología» alude a un conjunto de estrategias, técnicas, instrumentos y etapas que se organizan para comprender un objeto-problema particular que se desarrolla en un contexto históricamente específico y socialmente estructurado.

Así, la metodología es la concepción metodológica que el investigador (equipo) define y organiza para comprender un objeto en particular. Es un procedimiento construido desde una perspectiva fundada en la comprensión del contexto de la realidad donde se mueve el fenómeno de estudio, en el marco interpretativo (teórico) que orienta al investigador y en los objetivos concretos de la investigación.

En otras palabras, la metodología es una teoría del método (orientación, diseño, técnicas e instrumentos) específico con el que se pretende comprender un objeto de estudio determinado. No existe un método estándar aplicable a todos los objetos, sino una metodología diseñada de acuerdo con la naturaleza o complejidad de la realidad específica (fenómeno-hecho) que se estudia, definida en función del problema de investigación y de los objetivos de investigación.

Entonces, la elección y organización de la metodología a emplearse en una investigación específica no consiste en tomar el método prototipo del paradigma positivista y aplicarlo taxativamente en la descripción y explicación del objeto de estudio, ni en adoptar métodos cualitativos excluyendo los cuantitativos.

  • El carácter científico de una metodología no consiste en adecuar el objeto de estudio a los métodos cualitativos o cuantitativos, sino en adecuar y organizar los métodos con relación al objeto de estudio;

En el ámbito de la psicología, la investigación no consiste en aplicar métodos universales (instrumentos estandarizados) para comprender la universalidad y racionalidad de las conductas, emociones y cogniciones, sino en tratar de comprender la heterogeneidad y complejidad de la realidad, los modos singulares de ser y obrar de los sujetos, la especificidad de las prácticas y los valores que construyen, las experiencias y los significados, los sentidos que poseen sus desplazamientos y creaciones personales.

La comprensión de estos aspectos singulares implica adecuar, crear y organizar métodos específicos que permitan acceder a la complejidad de las formaciones y vivencias subjetivas del sujeto. Se reitera, la ciencia no consiste en medir y luego contemplar las conductas cuantificadas, las cifras, fascinarse con las clasificaciones, sino también en comprender los significados y las experiencias singulares que los sujetos individuales o colectivos crean al construir los sentidos de sí mismo y los sentidos de convivencia.

En el marco del paradigma de la vida, la investigación científica es un proceso de construcción de saberes válidos que cuidan la vida de la realidad en la que se desarrolla el ser humano. Es un proceso productivo que se efectúa a través de actividades de a) planificación y organización de la indagación, b)  ejecución y desarrollo de la exploración, c)  análisis y evaluación de los hallazgos, y d) presentación y exposición de los resultados y de las creaciones obtenidas.

Implica procesos de descubrimiento de hechos (propiedades y relaciones) singulares y generales, la creación de procedimientos y estructuras conceptuales, la reconstrucción de procedimientos y teorías de cuidado de la vida de la comunidad, es decir, la investigación es un proceso de recreación de procedimientos y conceptos de comprensión y construcción de las realidades específicas en cuestión (objeto/problema-potencialidad de la comunidad).

La concepción de investigación científica como un proceso de recreación de conocimientos válidos que cuidan la vida es resultado de la integración de ideas y procedimientos planteados por la epistemología compleja, filosofía de la liberación, hermenéutica, teoría crítica, fenomenología, por el paradigma ecológico y el propio positivismo.

Estas corrientes de pensamiento han contribuido al saber humano con importantes conceptos y procedimientos que deben ser recuperados e integrados en un proceso de construcción redefinida desde el paradigma de la vida.

El principio del cuidado de la vida es: recoger, resignificar e integrar los saberes conceptuales y procedimentales construidos por el ser humano en el proceso de defensa, producción, reproducción y conservación de la vida. En la medida en que los conceptos (ideas), las tecnologías y las metodologías creadas por otras racionalidades (positivismo, materialismo dialéctico, hermenéutica o fenomenología) sean susceptibles de ser resignificados y reorientados hacia el imperativo de cuidar la vida, estos saberes deben constituirse en recursos estratégicos de la investigación científica, deben formar parte de las estrategias, técnicas y de los instrumentos del método científico.

Desde esta perspectiva, el método científico es un procedimiento de descubrimiento, creación y reconstrucción de conocimientos válidos, y la metodología de investigación es una estrategia de producción de saberes que comprenden y construyen la vida de la región de la realidad (objeto/problema/potencialidad) o comunidad (humana, natural o simbólica) en cuestión.

La metodología de investigación científica alude a procesos de disposición, creación y organización de estrategias de indagación (acciones y recursos definidos en pasos y ciclos de exploración específica), a procedimientos de análisis y producción de experiencias y conceptos, y a estrategias de exposición 18 de los hallazgos de la investigación.

En el marco del paradigma de la vida, la metodología de investigación tiene las siguientes características: 1. Sentido de cuidado de la vida. La metodología de investigación es un procedimiento que se funda en el paradigma de la vida.

La racionalidad a la que responde la metodología de investigación no es la acción racional, es decir, la racionalidad instrumental, sino la racionalidad de la vida, responde al imperativo categórico de cuidar la vida. En este marco, es un procedimiento que facilita investigaciones que se rigen en la ética de la vida.

Adecuación al tipo de orientación. La metodología de investigación es dúctil con relación a los propósitos de la investigación. Puede organizarse tanto para una investigación emergente (construcción de nuevas teorías) como para una investigación estructurada (ampliar la validez de teorías existentes), ya sea para efectuar estudios descriptivos (que dan cuenta de las propiedades, relaciones y modo de organización de los procesos que se desarrollan de forma natural) o para hacer estudios interventivos (que dan cuenta de los cambios que sufren los procesos como consecuencia de la aplicación de programas de intervención social o educativa).

Adecuación a la complejidad de la realidad. La metodología de investigación como construcción humana es un procedimiento abierto a la complejidad de la realidad. Además de tener una actitud de apertura o sensibilidad a las regularidades y singularidades de la realidad, a sus distintas dimensiones y formas de expresión, es un sistema de tácticas, acciones e instrumentos que se adecúa a la multidimensionalidad de los hechos, a los procesos regulares e irregulares, a los acontecimientos estables y emergentes.

Diseños flexibles. El diseño de investigación es la organización efectiva de un procedimiento que integra técnicas e instrumentos apropiados para apreciar los procesos (variables) de las unidades de observación (sujetos) en un escenario determinado de acuerdo con los objetivos de investigación especificados.

La metodología de investigación procede con diseños de investigación flexibles. El diseño se define y organiza con relación a los objetivos de investigación. Una investigación puede efectuarse con un diseño específico o con un diseño compuesto que resulta de la integración de más de un diseño.

Los diseños no son estrategias cerradas y excluyentes, sino que pueden combinarse y desarrollarse en forma paralela, por etapas o entrecruzarse en una unidad. La investigación de un objeto, la resolución de un problema de investigación o la transformación de un problema real no tiene que ceñirse a diseños preestablecidos, se pueden construir nuevos diseños de investigación si el objeto de estudio ast lo requiere.

El cuidado de la vida requiere de investigaciones que tengan la capacidad de reconstruir e innovar el diseño de investigación. Organización en función de los objetivos de investigación. El carácter científico de los conocimientos no está definido sólo por el método científico, menos sólo por el método de las ciencias naturales y de las matemáticas.

No existen métodos aislados universales que puedan aplicarse al estudio de cualquier objeto de estudio. La validez de una metodología se define por su sentido de cuidado de la vida, es decir, por los objetivos de investigación y por la articulación de diseños, técnicas e instrumentos que permitan producir saberes objetivos, lógicos, prácticos, efectivos y consensuados desde una ética de la vida.

En consecuencia, la metodología de investigación es una estrategia que permite comprender y construir: O Dimensiones cuantitativas y cualitativas de la realidad, materialidades y significados sociales, propiedades y relaciones mensurables e interpretables del objeto de estudio.

O Procesos regulares y particulares de la realidad, propiedades y relaciones generales y singulares de los procesos materiales y simbólicos. O Dimensiones materiales y simbólicas de la realidad, propiedades y relaciones objetivas y subjetivas del objeto de estudio, aspectos físicos y espirituales de las condiciones y los procesos sociales, naturales y simbólicos.

Organización compleja. La metodología de investigación no está constituida por métodos aislados (observación, medición y experimentación) que formalizan y simplifican la realidad, sino por procedimientos complejos que tienen diferentes formas de organización y capacidad de aprehensión del objeto de estudio.

  1. En consecuencia, una metodología de investigación está conformada por cuatro aspectos: O Orientación de la investigación (tipo de investigación): que puede ser estructurada o emergente, descriptiva o interventiva definida de acuerdo con el problema de investigación que se asume, es decir, con los objetivos y fines del estudio;

O Diseños de investigación: estrategia de investigación o concepción metodológica del estudio. O Técnicas de investigación: técnicas de observación, técnicas de entrevistas, aplicación de pruebas, técnicas dinámicas, técnicas de acopio y análisis de documentos y productos.

O Instrumentos de investigación: registros de observación, cuestionarios, pruebas, equipos y otros materiales (pedagógicos, clínicos o de intervención social adaptados). Organización de técnicas cualitativas y cuantitativas.

Es una metodología que no tiene una actitud simplificadora y excluyente en cuanto al uso de técnicas de investigación. Organiza y dispone técnicas de investigación cualitativas y cuantitativas para el acopio y análisis de informaciones numéricas e interpretativas.

  • De acuerdo con los objetivos que se siguen, organiza y dispone técnicas e instrumentos métricos e interpretativos necesarios para comprender las diversas dimensiones del objeto de estudio;
  • En psicología, se organizan y disponen técnicas cualitativas y cuantitativas, instrumentos psicométricos y proyectivos para el estudio de la organización y el desarrollo de la subjetividad de los sujetos;

Validez y fiabilidad efectivas. A diferencia de la validez y fiabilidad formal, que se determina a través de procedimientos estrictamente lógico- matemáticos (estadísticos), la validez efectiva es aquella que se construye a través de la observación de la realidad.

En este sentido, la validez de las técnicas y de los instrumentos de investigación se definen por la capacidad de medir e interpretar efectivamente las propiedades y relaciones de los procesos regulares y particulares del objeto y del contexto en el que se desarrollan.

De igual forma, la fiabilidad alude a la capacidad de las técnicas y de los instrumentos para apreciar tanto la estabilidad como las emergencias de los procesos de la realidad. Acudir a diversas fuentes de investigación. Toma en cuenta diversas unidades de observación (sujetos individuales, sujetos colectivos, procesos sociales/ culturales/naturales y/o objetos naturales/ culturales (artefactos, documentos, imágenes).

Entre éstas, pueden estar las unidades de observación principales (sujetos, procesos y objetos principales) y las unidades de observación secundarias (sujetos, procesos y objetos que complementan información sobre las unidades de observación primarias).

Las unidades de observación pueden ser de casos o muestras. Estas últimas pueden ser muestras homogéneas-representativas-probabilísticas y muestras heterogéneas-casos-no probabilísticas. 10. Valoración de diversas dimensiones de la realidad. La metodología de investigación es un procedimiento que indaga las dimensiones materiales y simbólicas de la realidad, es decir, los aspectos objetivos-físicos y subjetivos-psicológicos del objeto y del contexto socialmente estructurado e históricamente específico en el que se desarrolla.

Esto significa estudiar las dimensiones físicas y espirituales del sujeto y la comunidad (humana, natural y simbólica) en la que vive y se desarrolla. Facilita la comprensión y construcción de las propiedades y relaciones del objeto a partir del cuidado de las propiedades y relaciones del contexto en el que se desarrolla.

11. Valoración de diversos indicadores de los procesos. La metodología de la investigación es una estrategia que permite acceder a la comprensión y construcción de las dimensiones directamente observables e i ndirectamente observables. Ayuda a comprender las formas de expresión de los procesos no observables, a determinar y apreciar los indicadores de los procesos simbólicos o subjetivos.

  • La metodología es una organización de tácticas, técnicas e instrumentos que ayudan a observar, registrar y analizar las propiedades y relaciones del objeto y su contexto, la organización y el desarrollo de los procesos y de las condiciones materiales y simbólicas (subjetivos) de la realidad;

12. Diversificación  y triangulación metodológica. La comprensión efectiva de la realidad no consiste en seleccionar un instrumento estandarizado para apreciar la realidad a través de números o significados aislados, sino en organizar una diversidad de técnicas e instrumentos que permitan valorar tanto las distintas dimensiones de la realidad como las diversas formas de expresión de un mismo proceso o dimensión.

Además de ser una apertura a la complejidad de la realidad, este proceder es un permanente desafío de triangulación metodológica: comparar el desempeño de las técnicas y de los instrumentos, confrontar la información obtenida por diversos procedimientos y construir una «comprensión global» del objeto de estudio a través de la integración crítica de las distintas perspectivas, medidas e interpretaciones efectuadas.

Por medio de la diversificación y triangulación metodológica, la ciencia evalúa e innova sus procedimientos. Las características descritas definen la metodología de investigación como una estrategia de la investigación científica. Sin embargo, la metodología de investigación, así como el problema y objetivo de la investigación, sólo es un aspecto del proceso de construcción de saberes válidos.

  1. Hay otros aspectos que también son importantes en la concepción de la ciencia: la realidad y el sujeto;
  2. La concepción que se tenga de éstos también contribuye en la construcción efectiva de conocimientos científicos;

En el marco de la racionalidad de la vida, una idea inicial de estas dos cuestiones es la siguiente. Ontológicamente, la realidad que construye y vive el ser humano es una comunidad de procesos materialesy simbólicos que se expresan y recrean a través de construcciones económicas, sociales, políticas y psicosociales.

Los procesos que componen la realidad hacen de ella una organización viva que se desarrolla mediante la concentración y liberación de energías, a través de procesos de equilibración. desequilibraciónyreequilibración de fuerzas sociales, naturales y simbólicas.

Es la condición material y subjetiva en la que existe y convive el sujeto humano. Por su lado, el sujeto (ya sea como sujeto de conocimiento o ya sea como objeto de conocimiento) es un organismo vivo cuya subjetividad lo erige como un sujeto ético-crítico que cuida la vida de la comunidad en la que vive.

Esta idea de sujeto no se basa en la concepción del sujeto mecánico, del sujeto ordenador ni del sujeto como sistema físico y químico, sino un organismo vivo que permanentemente observa y ejerce el imperativo categórico de defender, producir, reproducir y conservar la vida, su vida y la de los otros seres vivos (humanos, naturales y simbólicos), que cuida la vida de la comunidad (inmediata y mediata) en la que vive como condición formativa de la realización humana.

Los pormenores de estos dos conceptos se tratarán en un próximo trabajo. En un proyecto de investigación, la definición de la metodología de investigación es un proceso de búsqueda, creación, organización y disposición de condiciones que faciliten la construcción de conocimientos válidos.

Las condiciones que deben definirse y organizarse son: a) la orientación de la investigación (estructurada o emergente, descriptiva o interventiva), b) el diseño de investigación, c) las técnicas de investigación, y d) los instrumentos y materiales de investigación.

Además de estos aspectos, deben definirse la población y los sujetos de investigación (unidades de observación), el ambiente o escenario específico donde se efectuará el trabajo de campo (aplicación de pruebas y de técnicas dinámicas, realización de entrevistas y observaciones, etc.

  • ) y el procedimiento a seguir, es decir, la secuencia de actividades y etapas de indagación, acopio y registro de la información;
  • La metodología de investigación definida será efectiva cuando se organicen procedimientos cuantitativos y cualitativos en función de los propósitos específicos que se buscan: conocer las regularidades y particularidades que caracterizan a las propiedades y relaciones del objeto de estudio y del contexto (comunidad) en el que se desarrolla;

NOTAS 1 Psicólogo (UMSA). Magister en Formación Docente e Innovación Pedagógica (Universidad de Barcelona-España). Magister en Estudios Bolivianos. Doctor en Ciencias del Desarrollo (UMSA-UNAM). Docente Titular de la Carrera de Psicología. Universidad Mayor de San Andrés.

Correo electrónico. : [email protected] com 2 Dussel alude al sujeto ético-critico que conoce y explica la causa de su negatividad (inferioridad y exclusión) (1998: 527) y que es el nudo de referencia de la factibilidad ética, de la reproducción de la vida del mundo definida por una convivencia justa y pluralista.

3 “Hechos son las cosas o acontecimientos accesibles a la observación, o dicho de otro modo, hechos son fenómenos u objetos de experiencia” (Antonio Rodríguez, en Comte 1958: 15) 4 Para Popper (1988: 107), la realidad se divide en tres mundos: a) el mundo uno, es el mundo de los estados físicos; b) el mundo dos, es el mundo de los estados de conciencia, el estado mental, los conocimientos subjetivos; y c) el mundo tres, es el mundo de los contenidos de los conocimientos y pensamientos objetivos, de pensamientos científicos, de las producciones literarias, poéticas, del arte, la cultura, etc.

  1. Los contenidos del tercer mundo son los sistemas teóricos, son los problemas, los argumentos críticos, estados de los argumentos críticos, es decir, los libros, revistas, periódicos, bibliotecas, etc;
  2. La epistemología objetiva estudia el tercer mundo, el conocimiento expresado en los problemas, en teorías y argumentos, libre de las pretensiones subjetivas, de las creencias o de las disposiciones a sentir o actuar;

Es un conocimiento objetivo, un conocimiento sin conocedor, un conocimiento sin sujeto. 5 Con relación a la aplicación de los programas de intervención, Fernández y Gómez ((2007:76) señalan: la eficacia revela hasta qué punto el programa ha alcanzado los objetivos perseguidos; la efectividad analiza si el programa, independientemente de los objetivos propuestos, ha sido capaz de producir algún efecto; y la eficiencia valora el grado en que los resultados alcanzados justifican los esfuerzos realizados en la aplicación del programa.

  • 6 El concepto de acción racional propuesto por Max Weber subyace a la teoría económica neoclásica;
  • Desde esta perspectiva, la acción es concebida como una acción lineal que vincula medios y fines, y se busca definir la acción más racional: lograr un determinado fin con el mínimo de costos;

La racionalidad de la acción alude a la competitividad y eficiencia. La eficiencia se mide cuantitativamente, se mide por la rentabilidad del proceso de producción, es rentable si hay una ganancia (Hinkelammert 1995: 275-277). 7 Ulrich Beck (1997: 19) caracteriza a la modernidad reflexiva como un proceso de autoconfrontación con aquellos efectos de la sociedad de riesgos que no pueden ser tratados y asimilados dentro del sistema de la sociedad industrial.

Es la confrontación de las bases de la modernización con sus propias consecuencias. 8 Seria totalmente factible conseguir una raza humana altamente dotada gracias a una política de matrimonio juiciosa durante varias generaciones consecutivas (Galton 1869, en Leahey 1998: 312).

9    Vygostki (1979: 138), a propósito de la zona de desarrollo próximo, afirma que “el buen aprendizaje es sólo aquel que precede al desarrollo”. 10  Vasili Davidov (1988: 264) alude al método genético modelador de investigación como una variante del método de proyección, enlazado con el experimento formativo.

11   La acción comunicativa se distingue de las interacciones de tipo estratégico porque todos los participantes persiguen sin reserva fines ilocucionarios con el propósito de llegar a un acuerdo que sirva de base a una coordinación concertada de planes de acción individuales (Habermas 1999: 379).

12  “En la síntesis de la apercepción, en la que el yo pone a su objeto y -al mismo tiempo- se pone a si mismo como pensante, el yo se ha identificado a la vez con la comunidad trascendental de comunicación, que es la única que puede confirmar la validez del sentido de su autoconocimiento y del conocimiento del mundo (Apel 1985: 211).

13  Hinkelammert (1996: 54) postula construir un mundo en el que todos puedan sobrevivir y realizarse. Lo cual es posible si se desarrollan los valores de la ética de la vida, tales como “el reconocimiento mutuo entre los sujetos como sujeto de necesidades, la solidaridad, la paz, la no-explotación, la libertad frente a la dominación, la sabiduría de la acción, etc.

” 14  Edgar Morln (2002: 302 y 522), la vida de la vida alude a la complejidad de procesos que dan vida a la vida. 15 “Saber es, asi, exclusivo y propio del hombre, mientras que tanto los hombres como los animales conocen. Se conocen cosas; se sabe verdades o proposiciones verdaderas.

Por esta razón, las frases en que se utiliza con propiedad el verbo «conocer» se construyen con un sintagma nominal, mientras que aquellas en que se utiliza «saber» se construyen con una oración sustantiva como complemento.

” (Cortés y Martínez 1996). 16 “Saber es, asi, exclusivo y propio del hombre, mientras que tanto los hombres como los animales conocen. Se conocen cosas; se sabe verdades o proposiciones verdaderas. Por esta razón, las frases en que se utiliza con propiedad el verbo «conocer» se construyen con un sintagma nominal, mientras que aquellas en que se utiliza «saber» se construyen con una oración sustantiva como complemento.

” (Cortés y Martínez 1996). 17 Recuérdese, el «método» se entiende como el camino o procedimiento que se sigue para alcanzar una meta, y la «metodología» como un tratado o saber que estudia los métodos (teoría de los métodos).

18 Carlos Marx distingue entre el método de investigación y el método de exposición: “Claro que mi método de exposición debe distinguirse formalmente del método de investigación. La investigación ha de tender a asimilar en detalle la materia investigada, a analizar sus diversas formas de desarrollo y descubrir sus nexos internos.

Sólo después de coronada esta labor, puede el investigador proceder a exponer adecuadamente el movimiento real. Y si sabe hacerlo y consigue reflejar idealmente en la exposición la vida de la materia, cabe siempre la posibilidad de que se tenga la impresión de estar ante una construcción a priori” (Cámara: 5).

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS AFANASIEV, V. (1987). Manual de filosofía. Lima-Perú: Latinoamericana. [ Links ] ANDER-EGG, Ezequiel (2001). Métodos y técnicas de Investigación social I: Acerca del conocimiento y del pensar científico. Argentina: Lumen Hvmanitas.

[ Links ] APEL, Karl-Otto (1973/1985). La transformación de la filosofía (Tomo II). Madrid: Taurus. [ Links ] BACHELARD, Gastón (1973). Epistemología. Barcelona: Anagrama. [ Links ] BACHELARD, Gastón (1979).

La formación del espíritu científico. México: Siglo XXI. [ Links ] BECK, Ulrich (1997). “La reinvención de la política: Hacia una teoría de modernidad reflexiva”. Urich Beck y otros, Modernización reflexiva: Política tradición y estética en el orden social moderno         [ Links ] BUNGE, Mario (1977).

La ciencia, su método y filosofía. Argentina: Siglo XX. [ Links ] CÁMARA, Sergio (s/f). “¿Hay un método de Marx de la economía política?”. Laberinto 9 [En red]. Http://laberinto. uma. es. [ Links ] COMTE, Augusto (1958).

Discurso sobre el espíritu positivo. Argentina: Talleres Gráficos Cesar. [ Links ] CORTÉS, Jordi y MARTÍNEZ, Antoni (1996). Diccionario de filosofía en CD-ROM. Barcelona: Herder, S. DAVIDOV, Vasili (1988). La enseñanza escolar y el desarrollo psíquico. URSS: Progreso.

[ Links ] DUSSEL, Enrique (1998). La ética de la liberación: en la edad de la globalización y de la exclusión. Valladolid: Trotta. [ Links ] FERNÁNDEZ, Luis y GÓMEZ, José Antonio (2007). La psicología preventiva en la intervención social.

España: Síntesis. FERRATER, José (1964). Diccionario de filosofía Tomo II. Buenos Aires: Sudamericana. [ Links ] FONTES, Sofía y otros (Coordinadores) (2008). Diseños de investigación en psicología. España: Universidad Nacional de Educación a Distancia. [ Links ] GRINBERG, Miguel (2002).

Edgar Morin y el pensamiento complejo. España: Campo de ideas. [ Links ] HABERMAS, Jürgen. (1999). Teoría de la acción comunicativa I. España: Taurus Humanidades. [ Links ] HERNÁNDEZ, Roberto y otros (2006).

Metodología de la investigación (4ta. ed. México: McGraw-Hill. [ Links ] HINKELAMMERT, Franz (1995). Cultura de la esperanza y sociedad sin exclusión. San José-Costa Rica: Editorial Departamento Ecuménico de Investigaciones (DEI). [ Links ] HINKELAMMERT, Franz (1996).

  1. El mapa del emperador;
  2. San José-Costa Rica: Editorial Departamento Ecuménico de Investigaciones (DEI);
  3. KEDROV, M;
  4. y SPIRKIN, A;
  5. (1968);
  6. La ciencia;
  7. México: Grijalbo;
  8. LEAHEY, Thomas (1998);
  9. Historia de la psicología: Principales corrientes en el pensamiento psicológico;

España: Prentice Hall. [ Links ] LOZADA, Blithz (2004). Educación e investigación. La Paz: Centro de investigaciones educativas INSSB-UMSA. [ Links ] MEDINA, Javier (2006). Suma Qamaña: Por una convivialidad postindustrial. La Paz: Garza azul. [ Links ] MORIN, Edgar (2002).

  1. El método: la vida de la vida;
  2. España: Cátedra;
  3. [ Links ] MORIN, Edgar (2005);
  4. “Epistemología de la complejidad”;
  5. Luis Solana Ruiz, Con Edgar Morin por un pensamiento complejo;
  6. Implicaciones interdisciplinarias;

Madrid: Aral. En: Yuyana (2005). Revista de la Facultad de Humanidades y Ciencias de la Educación, N° 1 (119-134). La Paz: Facultad de Humanidades y Ciencias de la Educación-Universidad Mayor de San Andrés. [ Links ] PÉREZ, Ruy (1995). Cómo acercarse a la ciencia.

  • México: Noriega;
  • [ Links ] PÉREZ, Gloria (2001);
  • Investigación cualitativa;
  • Retos e interrogantes: I Métodos (3ra;
  • ed;
  • Madrid: La Muralla, S;
  • [ Links ] PIAGET, Jean (1975);
  • Psicología y epistemología;

España: Ariel, S. [ Links ] PIAGET, Jean (1979). Tratado de lógica y conocimiento científico. España: Paidós. [ Links ] POPPER, Karl (1980). La lógica de la investigación científica. España: Tecnos. [ Links ] POPPER, Karl (1988). Conocimiento objetivo.

  • España:Tecnos;
  • [ Links ] PRELLEZO, José Manuel y GARCÍA, José Manuel (2001);
  • Investigar: Metodología y técnicas del trabajo científico;
  • Roma: CCS;
  • RODRÍGUEZ, Francisco y otros (1984);
  • Introducción a la metodología de la investigación social;

La Habana: Política. [ Links ] SKINNER, B. Frederic (1981). Ciencia y conducta humana. Barcelona: Fontanella. [ Links ] TINTAYA, Porfidio (2008). Proyecto de investigación. La Paz: IEB. [ Links ] VYGOTSKI, Lev S. (1979). Desarrollo de los procesos psicológicos superiores.

¿Cómo influye la ciencia en la construcción?

La edificación es una actividad que combina dos ciencias: física y química, gracias a las cuales se obtiene la capacidad predictiva para optimizar el rendimiento de los inmuebles nuevos y existentes, comprender o prevenir fallas, así como para guiar el diseño arquitectónico hacia nuevas tecnologías Eleazar Rivera / Gráficas: cortesía del autor De acuerdo con el estudio titulado Mexico Energy Outlook, publicado por la Agencia Internacional de la Energía (AIE) en 2016, los edificios forman parte de uno de los tres sectores con mayor demanda de energía en el país y el consumo de electricidad de los mismos ha aumentado más del cien por ciento en sólo 14 años.

La elección de los materiales de construcción es un componente clave en el diseño de inmuebles de alto rendimiento. Si bien los diseñadores a veces están limitados por el tipo y el tamaño de la estructura, aún deben sopesar una cantidad de factores para elegir cuál de las posibles opciones de uso brindará los mayores beneficios, ya sea desde un enfoque de financiamiento como en uno de eficiencia energética.

Una vez que se realiza la elección de los materiales y equipos, es más difícil retroceder y cambiar lo que sería, por ejemplo, la parte relacionada con los diseños. Los materiales poseen propiedades innatas que los distinguen unos de otros. Estas fortalezas y debilidades intrínsecas, en su mayor parte, no pueden ser alteradas por diseñadores o ingenieros.

  • No se puede especificar un ladrillo más maleable o concreto transparente;
  • Los materiales de construcción son lo que son;
  • La química no se limita a los laboratorios ni vasos de científicos;
  • También se emplea para crear materiales que son fáciles de instalar y mantener, otorgan a los edificios un mejor rendimiento y permiten la conservación de energía y recursos;
You might be interested:  La Escuela Como Construcción Social?

Lo que hace que los materiales sean lo que son, es justamente su química, es decir, la composición, la estructura y las propiedades de los mismos. Los rasgos relacionados con la química, como la densidad, la reflectividad, la adhesividad, la viscosidad y las propiedades térmicas, no sólo definen qué tipo de materiales son, sino también qué papel pueden desempeñar en la construcción de un inmueble.

De hecho, los materiales deben, en última instancia, tener química entre ellos, para actuar como las moléculas elementales que componen un edificio y determinar en un grado significativo cómo puede funcionar.

El objetivo de las nuevas edificaciones debe estar basado en un enfoque holístico, incluyendo a los sistemas y materiales como si se tratara de un ser vivo; es por ello que los diseños de vanguardia tienden a ser biomiméticos. UNA CIENCIA MULTIDISCIPLINARIA La Building Science o “ciencia de la construcción” es una disciplina que recolecta conocimiento y experiencia tecnológica basada en el análisis y control de los fenómenos físicos que afectan a los edificios. Ésta integra enfoques de la arquitectura, la ingeniería y la actividad constructiva. Tradicionalmente, incluye áreas como materiales de construcción, envolvente, sistemas de calefacción, ventilación y aire acondicionado, iluminación natural y eléctrica, acústica, calidad del aire interior, estrategias térmicas pasivas, protección contra incendios y energías renovables en los edificios. La proyección a futuro de esta disciplina se basa en el diseño de los inmuebles en respuesta a fenómenos físicos que se producen de manera natural, tales como:

  • El clima (sol, viento, lluvia, temperatura, humedad) y problemas relacionados: ciclos de congelación / descongelación, punto de rocío/de congelación, predicción de cargas térmicas ambientales, patrones de rayos, etcétera
  • Condiciones subterráneas que incluyen (potencial sísmico u otra actividad de agua subterránea, penetración de heladas, etcétera)

No obstante, estos esfuerzos de pronóstico se ven delimitados por las siguientes fronteras tecnológicas:

  • Características de los materiales (por ejemplo, respuesta a rayos UV, congelación-descongelación; respuesta a actividad microbiológica, moho; corrosión galvánica entre metales diferentes y propiedades tales como la permeabilidad de los materiales al agua y vapor de la misma; hinchamiento, contracción, compatibilidad, etcétera)
  • Aspectos de física, química y biología tales como acción capilar, absorción, condensación; gravedad, migración / transferencia térmica (conducción, radiación y convección); dinámica de presión de vapor y reacciones químicas (incluido el proceso de combustión); adhesión / cohesión, fricción, ductilidad, elasticidad y fisiología de hongos y bacterias
  • Fisiología humana y salud del ocupante (confort, reacción sensorial, por ejemplo, percepción de la radiación, función del sudor, sensibilidad química a compuestos orgánicos volátiles, nivel de CO 2 resultado de la respiración y nivel de ocupantes, etcétera)
  • Consumo de energía, capacidad de control ambiental, consideraciones de mantenimiento del edificio, longevidad / sostenibilidad y comodidad
  • Inmótica (nivel de especialización tecnológica disponible en la región en favor de la eficiencia de los recursos del edificio sin afectar la comodidad del mismo)

BENEFICIOS El resultado práctico de aplicar estos conocimientos científicos se refleja en el diseño de los detalles arquitectónicos del recinto y, finalmente, en el rendimiento a largo plazo de la envolvente de la estructura. El alcance puede ser mucho más amplio que esto en la mayoría de los proyectos; mejora el potencial de financiamiento y el retorno de la inversión de dueños y ocupantes. Después de todo, la ingeniería es ciencia aplicada, mezclada con experiencia y juicio.

En Europa, la física aplicada y de la edificación son términos utilizados para el dominio del conocimiento que se superpone con la ciencia de la edificación. El propósito práctico de esta nueva disciplina es proporcionar una capacidad predictiva para optimizar el rendimiento de los edificios nuevos y existentes, comprender o prevenir fallas en los edificios y guiar el diseño de nuevas técnicas y tecnologías.

Antes, cuando los arquitectos hablaban de ciencias de la construcción, generalmente, se referían a problemas de raíz que las disciplinas de ingeniería tradicionalmente evitaban, aunque en la actualidad existen asignaturas emergentes. Muchos aspectos de la ciencia de la construcción son responsabilidad del arquitecto o de la desarrolladora inmobiliaria.

A menudo, en colaboración con las diferentes ingenierías, otras ramas han evolucionado para manejar las preocupaciones sobre esta disciplina, tales como la ingeniería estructural, sísmica, geotécnica, química, mecánica, eléctrica, acústica, de control y automatización, etcétera.

Con un enfoque en los campos de acción (ver figura 1), en conclusión, el objetivo de esta disciplina es la de servir como una herramienta que englobe al arquitecto, urbanista, ingeniero, desarrollador y contratista bajo una visión más completa, para resolver problemas de la industria de la edificación del mañana. —– Eleazar Rivera Actualmente es consultor en Eficiencia Energética y HVAC en la Dirección de Fomento Energético de la Secretaría de Economía y Trabajo de Nuevo León. Post Views: 3. 304.

¿Qué ejemplos existen de la construcción social?

Por qué se crean los constructos sociales – Los seres humanos necesitamos dar sentido a nuestra realidad y esto es precisamente lo que postula la teoría del constructivismo social: creamos constructos sociales para dar sentido al mundo objetivo. Una de las formas más habituales de dar sentido es construyendo categorías y aplicando etiquetas.

Por ejemplo, dividimos a las personas en función de las distintas características físicas que poseen y creamos la construcción social denominada “raza”. O clasificamos a un ser vivo en función de si tiene ramas con hojas.

construyendo el concepto de “árbol”. Estos dos ejemplos, aunque muy diferentes entre sí, tienen algo en común: que ambos son construcciones artificiales basadas en ideas y creencias que pueden variar a lo largo del tiempo y el espacio (el contexto o la cultura).

Los constructos sociales incluyen valores y creencias que, como decimos, pueden modificarse a medida que las sociedades y los individuos interactúan; de este modo, emergen nuevos significados o cambian los ya disponibles.

El término “feminismo” no es el mismo hoy que hace varias décadas. Y lo mismo ocurre con otras construcciones sociales, como el humor o el concepto de género.

¿Qué relación existe entre la ciencia y la sociedad?

La ciencia es la mayor empresa colectiva de la humanidad. Nos permite vivir más tiempo y mejor, cuida de nuestra salud, nos proporciona medicamentos que curan enfermedades y alivian dolores y sufrimientos, nos ayuda a conseguir agua para nuestras necesidades básicas –incluyendo la comida–, suministra energía y nos hace la vida más agradable, pues puede desempeñar un papel en el deporte, la música, el ocio y las últimas tecnologías en comunicaciones.

Finalmente, aunque no por ello menos importante, la ciencia alimenta nuestro espíritu. La ciencia ofrece soluciones para los desafíos de la vida cotidiana y nos ayuda a responder a los grandes misterios de la humanidad.

En otras palabras, es una de las vías más importantes de acceso al conocimiento. Tiene un papel fundamental del cual se beneficia el conjunto de la sociedad: genera nuevos conocimientos, mejora la educación y aumenta nuestra calidad de vida. La ciencia debe responder a las necesidades de la sociedad y a los desafíos mundiales.

  • La toma de conciencia y el compromiso del gran público con la ciencia, y la participación ciudadana –incluyendo la divulgación científica– son esenciales para que los individuos tengan información suficiente para tomar decisiones razonadas a nivel personal y profesional;

Los gobiernos deben basar sus políticas –sanitarias, agrícolas, etc. – en información científica de calidad y los parlamentos que legislan sobre cuestiones sociales han de conocer las últimas investigaciones en la materia. Los gobiernos nacionales necesitan comprender los aspectos científicos de grandes desafíos mundiales como el cambio climático, la salud del océano, la pérdida de biodiversidad y la seguridad del agua dulce.

Para afrontar los desafíos del desarrollo sostenible, gobiernos y ciudadanos tienen que entender el lenguaje de la ciencia y adquirir una cultura científica. Asimismo, los científicos han de comprender los problemas a los que se enfrentan los gobernantes y esforzarse en buscar soluciones pertinentes y comprensibles para los gobiernos y la sociedad en general.

Los desafíos actuales son multidisciplinares y cubren el ciclo de vida completo de la innovación –desde la investigación al desarrollo de conocimientos y sus aplicaciones–. La ciencia, la tecnología y la innovación deben conducirnos hacia un desarrollo más equitativo y sostenible.

¿Qué es una construcción social según autores?

La construcción social de la realidad (Berger y Luckmann, 1972)trata de demostrar que toda la realidad social no es otra cosa que una construcción de la misma sociedad.

¿Cómo se construye el conocimiento de la ciencia?

El conocimiento científico es el conjunto ordenado, comprobado y sistematizado de saberes obtenidos de forma metódica y sistemática a partir del estudio, la observación, la experimentación y el análisis de fenómenos o hechos. Para ello se vale de una serie de rigurosos procedimientos que dotan de validez, objetividad y universalidad a los datos y las conclusiones obtenidas.

¿Cuál es el proceso de construcción del conocimiento científico?

El proceso de construcción del conocimiento científico como sustento de las ciencias de la salud en Mozambique. Desde el surgimiento de la denominada Ciencia Moderna, se ha considerado un único modelo de construcción del conocimiento científico que, desarrolló una sola noción de objetividad en el marco de la ciencia, la cual era equivalente al concepto de realidad, en tanto la objetividad se definía por la capacidad del método científico para descubrir la realidad de forma pura.

Tal comprensión se derivaba de la concepciones positivistas del siglo XIX, en las llamadas ciencias naturales que alcanzó un gran desarrollo con la modelación matemática de su objeto, ello permitió formas relativamente estandarizadas de construcción de conocimientos, con una determinada independencia de los investigadores como sujetos de dicho proceso, de tal forma, en las llamadas ciencias sociales y humanísticas, se requiere de un desarrollo actual en la ciencia que precise de diversas alternativas en la re- conceptualización de los criterios de objetividad del conocimiento científico, entendida en la unidad dialéctica entre lo objetivo y lo subjetivo.

Para citar este libro puede utilizar el siguiente formato: Renan García Tamayo, Mercedes De La Caridad Soler Lahittebignott y Sergio Latorre Artega (2018): “Sustentos de la pedagogía y didáctica de la educación superior para la formación del profesional de la salud en Mozambique”, Biblioteca virtual de Derecho, Economía y Ciencias Sociales (febrero 2018).

  • En línea: //www;
  • eumed;
  • net/2/libros/1702/sustentos-pedagogia;
  • html En este sentido, la objetividad no se alcanza al ocultar la subjetividad, o simplemente no considerándola, sino por el contrario, elevándola a un primer plano para conocer su influencia, que no es siempre negativa como afirman los positivistas, sino por el contrario, positiva si somos capaces de encontrar esa dialéctica necesaria entre lo objetivo y lo subjetivo presente siempre en el conocimiento humano;

La relación entre el sujeto en este caso profesional de la salud, como constructor del conocimiento teórico y práctico, y la expresión matematizada de esta, es relativamente independiente, en los momentos de interpretación y elaboración teórica, pues en la ciencia elaborada hay un conocimiento establecido y el modelo matemático, como una expresión de la interpretación de ese conocimiento, opera con independencia al ser expresión de la técnica o un simple algoritmo.

  1. Hoy, con los sistemas computarizados y los programas se impersonaliza mucho más, pero la interpretación, y con ello el nuevo conocimiento, sólo es posible por la subjetividad del investigador;
  2. En las ciencias llamadas naturales y la tecnología, las matemáticas representan un instrumento esencial que mediatiza el vínculo del sujeto con las propiedades y regularidades del objeto, llegándose a reducir éste a un conjunto de fórmulas matemáticas, que expresan la esencia de este conocimiento científico, en un momento dado del desarrollo de la ciencia;

En las ciencias llamadas sociales realmente no existe un modelo matemático que permita la construcción de las regularidades del objeto, lo cual no invalida la objetividad y cientificidad de estas ciencias, lo que por supuesto, no se puede obtener a través de los mismos métodos y vías de las “ciencias naturales”.

  1. En las “ciencias sociales” hay que adoptar el principio de pluricausalidad, ya que se está en presencia de fenómenos complejos que generalmente no son el resultado de un solo factor, variable o condición; donde una valoración dialéctica del objeto permite un estudio más integral y sistémico del mismo;

La relación entre el sujeto (profesional de la salud) y el objeto (problemas de salud) en la construcción del conocimiento en ciencias para la salud que es del tipo socio-humanista-asistencial es muy cercana, no existiendo independencia relativa entre los conocimientos anteriores y los actuales, pues unos y otros se integran en el proceso de construcción teórica y práctica, cuyos resultados elevarán esta construcción a estadios superiores de su comprensión y explicación.

  • Las leyes y regularidades de estas ciencias, operan a través de un sujeto activo, cuya acción modifica de forma intencional hasta las propias leyes;
  • Aun cuando el objeto de las ciencias llamadas naturales también es histórico y está inserto en múltiples sistemas de relaciones dinámicas en la realidad, la intencionalidad socio-humanista asistencial individual no está determinada sólo por el comportamiento histórico del objeto, lo cual es una característica distintiva de este proceso investigativo;

Por tanto, la interpretación es el sustento de la construcción del conocimiento científico en las ciencias socio-humanistas-asistenciales en salud, en una dialéctica entre la abstracción y la generalización como procedimientos lógicos en que se sustenta la construcción del conocimiento científico y donde subyace la relación entre lo subjetivo y lo objetivo, como condición para la objetividad del conocimiento.

En las ciencias llamadas naturales el modelo matemático permite, bajo ciertas condiciones, abstracciones que limitan más lo subjetivo en la comprensión y explicación del objeto. En las ciencias socio-humanistas-asistenciales para la salud esta objetividad es condición para la propia construcción del conocimiento en la dinámica de su desarrollo.

La construcción teórica y práctica en las ciencias llamadas naturales está apoyada por complejos sistemas matematizados, que en calidad de soportes, permiten esta elaboración, sin embargo, esa elaboración en las ciencias que nos interesa es concomitante a todo el proceso interpretativo, el cual adquiere niveles superiores de esencialidad teórica y práctica.

  • En síntesis, la construcción del conocimiento científico es un proceso objetivo-subjetivo, y representa a su vez, el objeto que se comprende, se explica e interpreta a través de formas subjetivas, susceptibles de penetrar en su esenia, lógica y estructura;

El resultado fundamental del proceso de investigación científica en salud es el descubrimiento de la esencia de dichos procesos, expresados en regularidades, relaciones y leyes que enriquecen el sistema de conocimientos salubrista de la humanidad y sobre cuya base es posible transformar cualitativamente la propia realidad de salud.

Las que se pueden desarrollar desde la diversidad de los paradigmas de la ciencia. Un amplio tratamiento de la diversidad de paradigmas de la ciencia puede ser estudiado en (H. Fuentes, et, al; 2007). Contradicciones de carácter filosófico del proceso de construcción del conocimiento científico como sustento en la formación del profesional de la salud en Mozambique y de las investigaciones socio-humanista-asistenciales en salud.

En el proceso de investigación científica en salud, al igual que en cualquier otro tienen lugar múltiples contradicciones, como son: entre lo objetivo y lo subjetivo, entre lo teórico y lo empírico, entre lo cualitativo y lo cuantitativo, entre otras.

  • Pero todas ellas, tienen como esencia, la contradicción entre los procesos de preservación, desarrollo, difusión y creación de la cultura, lo que condiciona otra contradicción dada entre la transformación y la revolución de dicha cultura; contradicciones que dinamiza el proceso de investigación científica: preservar la cultura es mantener lo más valioso del orden de cosas, y ésta se contrapone al desarrollo, al cambio, a la trasformación; el cambio rompe, en cierta medida, con el orden de cosas establecido;

Ambos contrarios dialécticos se dan en unidad, en tanto, no hay desarrollo sin preservación, ni preservación sin desarrollo. Pero tanto la preservación como el desarrollo, son sólo posibles a través de la difusión y creación de la cultura, esto lleva a la afirmación, de que la difusión de la cultura y su creación, constituyen los procesos más dinámicos y síntesis de la relación dialéctica entre el desarrollo y la preservación de la cultura, esto entonces condiciona la transformación y la revolución como otro para dialectico en el que se expresa que no podrá existir revolución sin transformación  y viceversa.

  • Contradicción entre lo objetivo y lo subjetivo. La investigación para los procesos socio-humanistas asistenciales o cualquier otra, al estar protagonizada por los hombres en su quehacer profesional y científico investigativo es un proceso objetivo-subjetivo ya que, por un lado, se apoya en teorías, procedimientos e instrumentos desarrollados por la práctica científica (aspectos objetivos), y por el otro lado, en la investigación se manifiesta el aspecto interpretativo, esencialmente subjetivo, como un proceso humano, e intrínsecamente condicionado por sus intereses sociales, su formación cultural, sus representaciones acerca del mundo y la sociedad, prejuicios, valores, y expectativas que se configuran tanto en el propio proceso de investigación, que constituyen premisas de éste.
  • Contradicción entre cantidad y calidad. Un objeto, proceso o fenómeno de la naturaleza, la sociedad o el pensamiento como son los procesos de salud, se identifica, se precisa, se diferencia de otro por sus cualidades, esto es, por el conjunto de propiedades, atributos, rasgos que lo particularizan.

Entre lo cualitativo y lo cuantitativo se desarrolla una unidad dialéctica que permite una visión totalizadora de ese objeto, lo cuantitativo no tiene significado si no es en la cualidad, pero a su vez la cualidad se expresa y transforma en lo cuantitativo. En el proceso de investigación científica sobre los problemas socio-humanistas asistenciales, si bien lo cualitativo y lo cuantitativo se manifiesta en su unidad, la investigación cualitativa o cuantitativa tiene prevalencia según el objeto y el proceso a través del cual se desarrolla la investigación, así una investigación se puede desarrollar por medio de procesos cualitativos o cuantitativos, lo cual depende de los presupuestos epistemológicos y la cultura del sujeto.

  1. Conforme a la naturaleza dialéctica del proceso de investigación, ninguno de estos procesos puede ser comprendido aisladamente, en cada uno de estos existen rasgos de los restantes;
  2. Esos objetos y fenómenos poseen también una determinación cuantitativa, que puede ser su magnitud, su extensión, el ritmo en que transcurren los procesos, grado de desarrollo, intensidad de las propiedades;

El carácter de cualitativo o de cuantitativo de un proceso de investigación científica no queda determinado por su carácter empírico o teórico, sino por el nivel de interpretación y de aplicación de los métodos de investigación, así una investigación es cualitativa aunque parta de datos concretos cuantificados, pero de los cuales se deriva una interpretación cualitativa.

  1. Por el contrario, a partir de datos cualitativos como opiniones y criterios, se puede quedar la investigación en su procesamiento cuantitativo, por lo que quedarse solamente en un estudio cuantitativo limita el carácter científico de la investigación;

En las ciencias sociales y con ellas las ciencias de la salud la mayor relevancia la adquiere la investigación cualitativa, donde la construcción del conocimiento se desarrolla en una unidad indisoluble entre lo empírico y lo teórico.

  • Contradicción entre lo empírico y lo teórico. Lo teórico y lo empírico representan dos momentos del conocimiento humano indisolublemente ligados entre sí. Sin embargo, a pesar de su estrecho nexo, estos dos momentos del conocimiento no guardan una relación directa, inmediata, ni lineal entre sí. Hay momentos en que una teoría crece bruscamente a través de su momento teórico, y otros en que el momento empírico es un dinamizador esencial de esta construcción, lo cual impone acelerados y bruscos cambios a la construcción teórica.

Lo empírico siempre tiene un sentido teórico, mientras que lo teórico siempre contiene lo empírico de una u otra forma, aunque no como criterio último de la verdad. Ambos, lo empírico y lo teórico son momentos indisolubles del conocimiento científico cuya independencia es sólo relativa. En la síntesis de estas tres contradicciones dialécticas se desarrolla el proceso de investigación científica, que a su vez tiene como contradicción esencial la que se expresa entre la preservación, el desarrollo, la difusión y la creación de la cultura que condiciona a su vez la transformación y la revolución.

  • No obstante, ambos momentos están permanentemente interrelacionados en el desarrollo de una teoría y no representan entidades cerradas en sí mismas que interactúan como procesos diferentes;
  • Figura 1;
  • Valorado desde un punto de vista dialéctico; cantidad y calidad, objetividad y subjetividad, teoría y práctica, constituyen pares de categorías filosóficas que reflejan importantes aspectos de la realidad objetiva dadas en unidad, y pueden llegar a la conclusión de que si se tiene en consideración la contradicción dialéctica entre la preservación y el desarrollo, dado en este último, como el nuevo orden que trasciende a lo ya establecido, negándolo, entonces se condiciona un conocimiento capaz de preservarse sólo en su desarrollo;

Por otra parte, para la preservación del conocimiento se debe tener en cuenta la imprescindibilidad de su desarrollo, pues si éste se mantiene estático e inmutable en el tiempo, tiende a desaparecer y, además, es imposible desarrollarlo y enriquecerlo si no es a partir de la preservación de la existente como base para la construcción futura.

  1. En la relación preservación, desarrollo, difusión y creación, tanto la preservación como el desarrollo, son sólo posibles a través de su difusión y creación, todo lo cual permite afirmar que es precisamente la difusión y creación del conocimiento los procesos más dinámicos y sintéticos de los dos primeros;

En cada etapa histórica del desarrollo de la ciencia ha existido una correlación y predominio de una u otra dimensión del conocimiento, lo que ha permito referirse a las etapas empíricas y teóricas del proceso de desarrollo del conocimiento. La relevancia de la ciencia y su misión social se logra gracias a la posibilidad de un conocimiento teórico capaz de penetrar cada vez con mayor profundidad en el conocimiento de la realidad, lo que se expresa a través del proceso de investigación científica, cuando se revelan los nexos esenciales y necesarios en la transformación y desarrollo de los objetos y procesos de la naturaleza, el pensamiento y la sociedad, al conceptuar, categorizar y encontrar relaciones, principios, leyes, teorías, las cuales se configuran en sistemas teóricos que permiten comprender, explicar, interpretar y observar la realidad de un modo más esencial y profundo.

El desarrollo del conocimiento científico, a través de la investigación teórica, consiste en construir el aparato categorial, el sentido y el contenido de las abstracciones científicas, al revelar las leyes y regularidades a través de las cuales se modela y con ello se construye un nuevo conocimiento cada vez más esencial.

En ese proceso de modelación se aplican los métodos científicos particulares, de acuerdo con la lógica propia de los métodos científicos generales y en correspondencia con los sustentos de los métodos filosóficos asumidos. La ciencia se desarrolla también en la dimensión empírica, en el que se obtiene información de la realidad mediante la realización de observaciones y experimentos.

No significa que lo empírico se vincula al desarrollo teórico de manera espontánea o determinista, se trata que en el desarrollo y construcción de la teoría se toma en cuenta la información acumulada empíricamente, pero al mismo tiempo desarrolla sobre ella las relaciones de carácter esencial que no emergen directamente de los datos empíricos.

A través de la investigación empírica se puede valorar y validar de forma concreta los modelos teóricos. Lo anterior significa que lo empírico y lo teórico han de darse en unidad dialéctica en el desarrollo del proceso de investigación, por tanto constituyen lo empírico y lo teórico momentos de un proceso único.

El conocimiento empírico expresa los aspectos externos del objeto, lo fenoménico, donde la categoría de mayor relevancia en esta dimensión del conocimiento es el hecho científico, por otra parte, en la configuración abstracta que se alcanza en lo teórico, que expresa un conocimiento del objeto cualitativamente superior, cuyas categorías, leyes y principios revelan de un modo más esencial la naturaleza de ese objeto y expresan que entre lo empírico y lo teórico, hay una relación dialéctica de esencia y fenómeno.

El tránsito del fenómeno a la esencia como ley de construcción del conocimiento encuentra su explicación en la relación dialéctica entre lo empírico y lo teórico en el conocimiento científico, lo que no significa que lo empírico o lo teórico tengan más relevancia uno que el otro, tan sólo constituyen dimensiones de un mismo proceso.

En relación con lo anterior debe interpretarse también la ley del ascenso del conocimiento de lo abstracto a lo concreto. Lo abstracto y lo concreto representan características del objeto de la realidad como momentos o etapas de su conocimiento, porque el reconocimiento del carácter concreto de los objetos significa que ellos existen como unidad de diferentes propiedades, aspectos y relaciones.

A su vez cada una de estas propiedades, aspectos y relaciones representa un lado relativamente independiente con respecto a las restantes partes, propiedades y aspectos del objeto, o sea, cada de una de estas partes, propiedades, aspectos representa una expresión abstracta del objeto de investigación transformado en el propio proceso de investigación, entendido éste como una totalidad concreta pensada. Para lo cual el movimiento del pensamiento debe seguir los siguientes momentos:

  • En el estudio de un objeto concreto de la realidad, donde se aprecia su diversidad y totalidad sin poder revelar los vínculos esenciales y no esenciales, de modo que no se capta una estructura que expresa la esencia del objeto de la realidad, lo que se identifica con lo concreto sensible.
  • Mediante un procedimiento de abstracción el sujeto fija su atención en determinados relaciones entre rasgos y aspectos del objeto, delimitando los que son esenciales y necesarios de los que no lo son, constituye lo abstracto que no significa alejarse del objeto, sino que se trata de un estadio más profundo en el tránsito hacia su expresión teórica.
  • Sobre la base de revelar los nexos y propiedades fundamentales del objeto, el sujeto elabora modelos teóricos, en los cuales no sólo se reproduce el objeto en toda su diversidad, sino que también esa diversidad es interpretada para revelar la jerarquía de estas relaciones. Esto constituye lo concreto pensado, donde el conocimiento retorna a lo concreto, pero en estadio más profundo y esencial.

La dimensión empírica del conocimiento está vinculada con la formulación de abstracciones, con el ascenso de lo concreto a lo abstracto y la dimensión teórica se transita de lo abstracto a lo concreto pensado. Este es el camino del pensamiento teórico: el ascenso de lo concreto sensible a lo abstracto y de este a lo concreto pensado, que representa a su vez un movimiento de las manifestaciones fenoménicas a las determinaciones esenciales. En esta relación de lo teórico y lo empírico, este último no puede verse como momento final de verificación, ni como fuente absoluta de la construcción del conocimiento teórico, pues el momento empírico está inseparablemente unido a la teoría.

Uno de los propósito de la ciencia es comprender, explicar e interpretar desde la observación el objeto estudiado en toda su diversidad epistemológica y metodológica, para esta intención es necesario desarrollar un proceso muy complejo del pensamiento humano, donde inicialmente se caractericen rasgos y aspectos de este objeto, se revelen los nexos entre estos, de modo que se llegue a una representación teórica capaz de expresar ese objeto en su totalidad y a la vez complejidad.

Más que de verificación, se puede decir que lo empírico corrobora la capacidad de la teoría por mantener su desarrollo y la estimula, en la cual se construye el nuevo conocimiento sobre la realidad y se abren nuevos espacios a la ciencia. Las comprobaciones que se logran con lo empírico no siempre representan un criterio de validez histórica, sobre la base de su utilidad para el avance del conocimiento en un campo concreto de la cultura.

Las comprobaciones que se realizan desde lo empírico constituyen soportes generales para el desarrollo integral de la teoría. En resumen, el proceso de investigación en salud se desarrolla a través de diversas contradicciones dialécticas, como cantidad y calidad, objetividad y subjetividad, teoría y práctica, los cuales constituyen pares de categorías filosóficas que reflejan importantes aspectos de la realidad que se dan en unidad, para satisfacer la contradicción entre el desarrollo, preservación, difusión y creación de la cultura salubrista que condiciona la transformación y la revolución de la misma.

Desde esta posición científica entonces, han de ser vistas estas contradicciones en su unidad dialéctica y en su desarrollo para comprender, explicar e interpretar desde la observación el proceso de construcción del conocimiento científico en salud.

¿Qué es la ciencia y que estudia?

La ciencia es un disciplina que se encarga de estudiar e investigar con rigor los fenómenos sociales, naturales y artificiales a través de la observación, experimentación y medición para dar respuesta a lo desconocido. La ciencia es un proceso de análisis.

  • Existe una cuestión por resolver, y una hipótesis sobre ello que hay que verificar;
  • Por ejemplo: cómo funciona un dispositivo móvil;
  • La ciencia, tal y como se conoce, se originó en los siglos XVI y XVII;
  • René Descartes, uno de los que más contribuyó de manera inicial, creó el método cartesiano en el que señalaba que «solo se puede decir que existe algo que haya sido probado»;

Fue una gran influencia en el mundo de las ciencias.

¿Cuáles son las principales características de las Ciencias Sociales?

Características de las ciencias sociales A grandes rasgos, las ciencias sociales se reconocen por las siguientes características : Estudian al ser humano en su dimensión social y cultural, esto es, como individuo que se desarrolla en relación con otros y que genera símbolos y representaciones del mundo.

¿Cuáles son los principales aportes de la ciencia?

¿Cómo es la construcción del ser social?

La aceleración en el impacto social que ha tenido la tecnología ha sido extendida. Los volúmenes  del conocimientos, dan como predicción, a un 90% de la población conectada a internet. Caminado de esta manera en un mundo físico y virtual continuamente, dejando en el centro de todo esto a los niños, en un dinamismo necesario.

  1. Estos pequeños usuarios de tecnología, son cada vez más jóvenes, pero su exposición a esta es cada vez mayor, por tiempo prolongados, promediando que su uso diario va en promedio de 7 horas diarias, un impacto social, en el bienestar y en la salud, pero todo esta exposición plantearse ideas de lo que ve, que consumen, porque son estos factores afectarán directamente en su desarrollo;

Aunque la interfaz brindan aprendizaje y entretenimiento, lo que se oculta son posibilidades como ciberacoso, adicción, contenidos no aptos, radicalización, estafa, una problemática de su naturaleza veloz y constante, dejando espacios y brechas en muchos campos.

A esto se suma el vacío de la edad, los comportamientos y los consumos en la red son totalmente diferentes, creando un grupo de dudas  acerca de los comportamientos, haciendo a un lado la instrucción sobre consumo responsable de la red, pero también es una mirada a lo interesante que pueden ser estos comportamientos para la educación.

La creación de una conciencia por medio de unas inteligencia emocional como seguridad, comunicación, seguridad, uso, identidad, derechos, alfabetismo, todo aplicado a lo digital, todo con la finalidad para poder adaptar y enfrentar restos. IDENTIDAD: Una conciencia que les permitirá crear, una persona en el entorno digital, basada en sus percepciones, valores, virtudes y moralidad, un percepción de uno sobre la red, todo para tomar una conciencia propia sobre  las formas en como una interactúa en la red.

USO: Un dominio más completo de dispositivos, medios, y capacidades en la red, todo esto les dará un control, que permitirá que el infante puede manejarse dentro y fuera de la red de manera adecuada. SEGURIDAD: Poder plantearse de manera racional espacios en los cuales se está exponiendo a diferentes riesgos, con la publicación, búsqueda, contenidos digitales.

Limitando de esta manera el riesgo al acceder a contenidos problemáticos. Estas prácticas lo hacen más consciente en la práctica y uso de internet, un uso más responsables de las herramientas. EMOCIONAL: La construcción de unos lazos sociales estables, que no lo empujen a refugiarse en la red, o en caer en un espiral de emociones equivocadas, además es un fortalecimiento para la construcción de buenas relaciones, dentro y fuera de la red.

You might be interested:  Como Instalar Un Ascensor En Un Edificio?

COMUNICACIÓN: El poder crear una reticularidad, para encontrar una colaboración, medios y formas de expresión, redes para poder explotar sus afinidades, o explorar desde puntos de vistas diferentes la sociedad.

ALFABETIZACIÓN: El poder discernir los tipos de contenido, lo que sirve, lo que no, su valor, su calidad, las posibilidades de compartir contenidos, crearlo, generar unas competencias de pensamiento, racionales, dirigido a uso computacional. DERECHOS: Verse como un ser social dentro de la red, conocer sus derechos a la privacidad, a la propiedad intelectual, la libertad de expresión, a protegerse de ser vulnerado, de esta forma también, plantearse la relación con el otro dentro de la red, las libertades que se tienen, al igual que las responsabilidades desde su persona a el entorno.

¿Cómo se da la construcción social del individuo?

La subjetividad se construye socialmente en los colectivos de pensamiento, como lo pensaba Fleck. Pero no en uno solo, sino en un número indeterminado y siempre cambiante de colectivos para cada sujeto, de tal manera que el resultado son subjetividades únicas.

¿Por qué la historia es una construcción social?

EDITORIALES La construcción social de la Historia de la Enfermería JOSÉ SILES GONZÁLEZ Departamento de Enfermería. Universidad de Alicante, España Uno de los retos más sostenidos a lo largo del tiempo, una cuestión anquilosada y crónica que pende como la espada de Damocles sobre la entrecortada trayectoria del colectivo enfermero, radica en la dificultad para definir su imagen social e histórica, con todas las consecuencias que acarrea este déficit en su devenir profesional y científico. Por todo ello, el punto de partida de este ejercicio de reflexión se orienta en torno a la consecución de los siguientes objetivos: -Reflexionar sobre la relación entre el déficit de identidad de la enfermería y la capacidad para crear (construir) y gestionar la memoria colectiva de la misma.

  1. -Analizar las vinculaciones entre la construcción social de la historia, la ideología, el poder y el sistema político;
  2. -Describir las principales causas que, tradicionalmente, han obstaculizado la socialización de la enfermería como grupo profesional y la creación de su memoria colectiva;

Construcción social de la historia y cultura. Tradicionalmente se han distinguido dos formas de concebir la construcción social de la historia: la historia como resultado de la interpretación del hombre inserto en su cultura (ha existido siempre la construcción social de la historia); y la historia como consecuencia de las aportaciones de todos los individuos, grupos, elementos y factores que participan en la dinámica social de una cultura sin ningún tipo de exclusión.

  1. Ambas interpretaciones coinciden en señalar la dimensión cultural como factor relevante en el proceso de construcción social de la historia, por lo que el estudio de las culturas puede considerarse como un paso previo y esencial para comprender este proceso de construcción social;

Existen multitud de acepciones de cultura, pero siguiendo con la perspectiva esencialista, cualquier grupo humano cuya existencia implica la de la cultura, ésta podría ser definida de forma universal como “el conjunto de los comportamientos, pensamientos y sentimientos implicados en el proceso de satisfacción de necesidades de un grupo humano” (Siles, 2000).

Este mecanismo de satisfacción de necesidades -fisiológicas, sociales, psicológicas- provoca por sí mismo una proyección conceptual -inserta en el mapa del lenguaje- que constituye un proceso de elaboración totalmente involucrado en el plano semiótico: “El hombre es un animal suspendido en redes de significado que él mismo ha tejido” (Geertz, 1989).

Dicho de otra forma, cualquier conducta desarrollada en un grupo humano tiene un significado que es el que dota de cohesión cultural a dicho grupo. El grupo humano compuesto por el amplio y variado colectivo enfermero tal vez carece aún de un perfil preciso desde el punto de vista cultural y los enfermeros tienen una gran dificultad para alcanzar consensos sobre problemas nucleares (históricos), precisamente porque no son capaces de interpretar con los mismos significados cuestiones crónicas que siguen pendientes de solución desde tiempos inmemoriales.

Las perspectivas históricas y el tratamiento del tiempo. La historia se ha revelado como una ciencia que va más allá de la mera erudición, dado que aquellos colectivos que han desarrollado su propia historia, constituyen grupos socioprofesionales y científicos muy vertebrados.

Existen tres grandes formas de interpretar el paso del tiempo -la historia- : -La historia tradicional, que se ocupaba de los grandes acontecimientos (sucesiones drásticas, grandes eventos bélicos, etc), que eran narrados de forma lineal por un cronista.

Desde esta perspectiva histórica el tiempo era tratado de forma puntual o aguda dado que no se analizaban más que los hechos en sí mismos en el preciso momento que sucedían (de forma aislada). Un ejemplo de visión tradicional de la historia de la enfermería podría ser el papel de Florencia Nightingale en la Guerra de Crimea, dado que se trata de un acontecimiento sobredimensionado por la “heroicidad” de la protagonista histórica.

-La perspectiva coyuntural de la historia, que surge en el primer tercio del siglo XX con la escuela francesa de los Anales (Siles, 1999) constituye una visión más duradera del tiempo de análisis de los eventos, permitiendo un análisis más global del fenómeno estudiado (factores económicos, políticos, sociales, etc), aunque dicho fenómeno esté sujeto a cambios cíclicos.

  • Un claro ejemplo de visión estructural de la historia de la enfermería española podría ser el caso de la enfermería durante la fase de la II República;
  • -El enfoque histórico más dilatado, en cuanto al tratamiento del tiempo, lo representa la historia denominada estructural por adoptar una perspectiva en la que las estructuras estudiadas resisten el paso del tiempo (Vilar, 1980) permitiendo el análisis de su evolución a la luz de las influencias, que los distintos factores (ideológicos, políticos, económicos, etc), le imprimen;

La enfermería religiosa o la doméstica, con sus respectivas trayectorias ejemplifican dos claros casos de visión estructural de la historia de la enfermería. Interpretaciones del concepto de historia y la dialéctica historia-existencia y desarrollo social.

Si de lo que se trata es de clarificar el proceso de construcción social de la historia de la enfermería, en primer lugar, se debería aportar una descripción entendible y esencial del concepto de historia.

Existen casi tantas definiciones de historia como historiadores, pero se ha optado por dos cuyo carácter conjuga la esencialidad con la universalidad: “La cualidad temporal que tiene todo lo que existe y su correspondiente manifestación empírica (Aróstegui, 1995).

  1. “La única ciencia simultáneamente dinámica y global de las sociedades” (Vilar, 1980);
  2. La historia ha sido entendida como sinónimo de existencia social, no puede existir nada si no tiene historia;
  3. Para Hegel, la historia propiamente dicha no nace sino con el Estado, cuando la vida social toma conciencia a la luz de esta magna institución (Lefort, 1978); ¿o tal vez es el Estado el que surge cuando la sociedad toma conciencia temporal de sus estructuras, es decir, conciencia histórica de su existencia? ¿Surgen primero las profesiones y luego su historia, o al revés, o tal vez es un proceso paralelo e interactivo? La existencia de conciencia histórica se ha interpretado a menudo como la antesala del desarrollo social;

Para entender esta acepción de la historia no hay más que plantarse la siguiente cuestión: ¿Qué es de las sociedades sin historia? Se trata de sociedades silenciosas, sin voz, que apenas evolucionan y mantienen en un nirvana sus estructuras ideológicas, sociales, políticas y económicas, erigiéndose la tradición oral en la conservadora por antonomasia del patrimonio cultural (son ágrafas).

  1. Los grupos profesionales, el poder y la memoria colectiva: el caso de la enfermería;
  2. La memoria colectiva dota de identidad a un grupo social o profesional, dado que, sin partir de un nivel mínimo de poder del grupo en la sociedad, no existe memoria colectiva (déficit socializador);

De forma que mediante el poder del grupo se gestiona y controla la creación de la propia memoria (Estado, profesión, equipo de fútbol) (Pérez Garzón, 1999). Esta dinámica entre los grupos profesionales, el poder y la memoria colectiva se desarrolla, por un lado, por la acción de la disciplina histórica que asume como tarea actuar como depositaria de la memoria colectiva de la sociedad, grupo o institución, y, por otro, por el compromiso que contrae el historiador al asumir la tarea de crear y gestionar la memoria del grupo/comunidad objeto de estudio.

  1. La situación de la enfermería en relación a su poder y a su capacidad para proyectar sobre sí misma y la sociedad su propia memoria colectiva, se encuentra en un momento de crisis constructiva;
  2. Crisis por la dificultad para que el producto de la construcción histórica enfermera actual -la memoria emergente- pueda reabsorber y reubicar las memorias colectivas anteriores ancladas en la dimensión biológica, de género y limitadas al ámbito doméstico en el que el principal cuidado estribaba en la alimentación vinculada a los atributos biológicos que mantenían unidos a la madre y al niño (Siles, 1999);

En consecuencia, y paradójicamente, el reto fundamental para dar paso libre al producto del actual proceso de construcción de la historia de la enfermería radica en realizar un esfuerzo de desconstrucción de los clichés que obturan (Derrida, 1998) la transición desde la enfermería desprovista de historia a un grupo profesional y disciplinar que se ha aplicado por fin a la creación y gestión de su memoria histórica; esto es facilitar la mudanza desde las coordenadas domésticas y de género propios del ámbito doméstico a los cotos cuyas lindes enmarcan a la enfermería en los límites de la ciencia y la profesionalidad.

Historia versus legitimación de la sociedad y sus estructuras. La historia es la disciplina que se encarga de estudiar el funcionamiento desarrollado por las estructuras sociales a través del tiempo en las diferentes culturas.

Una estructura alcanza el grado de institución cuando la historia demuestra que su funcionalidad sigue vigente en diferentes etapas históricas; es este el caso de la familia, que es tanto una estructura social, como una institución primaria y que, desde el Neolítico, sigue cumpliendo sus objetivos socializadores, a la par que se mantiene como una célula de convivencia tan fundamental como transcultural.

  1. La familia ha sido legitimada por el paso del tiempo y la constatación de su supervivencia a través del mismo;
  2. Uno de los grandes escollos para la identificación profesional de la enfermería radica en que gran parte de su pasado, su historia y sus funciones se encuentran entreverados en esa estructura social doméstica;

La legitimación, pues, constituye un proceso mediante el que se explican y justifican las experiencias históricas, confiriendo validez a las estructuras que cumplen determinadas funciones necesarias para el normal desenvolvimiento de la sociedad. Ya entrados en el siglo XXI, la estructura familiar y el rol de cuidadora doméstica de la mujer siguen ralentizando la justificación profesional y científica de la enfermería en el terreno más resistente a los cambios: el de las mentalidades.

La legitimación, asimismo, fundamenta el orden social, científico y profesional, estableciendo una jerarquía que acaba siendo amparada por la normativa vigente y controlada por los poderes instalados en todas y cada una de estas parcelas.

Familia, escuela, servicios sanitarios, sociales, policía, alimentación, etc, constituyen estructuras ubicadas en una escala jerárquica que es regulada según los intereses de las élites que han sido capaces -mediante su legitimación histórica- de obtener mayores concentraciones de legitimación.

La construcción social de la historia versus capacidad de explicar los fenómenos mediante la fábula: el origen de los mitos. La frontera entre lo natural y lo sobrenatural fue traspasada por el hombre primitivo merced su capacidad imaginativa.

Mediante su creatividad el hombre proyectó en el más allá un mundo habitado por personajes inmortales que, a pesar de su carácter divino, obedecían una mecánica emocional y conductual muy parecida a la de los pobres mortales. Dioses que comen, beben, odian, hacen el amor, son fieles y adúlteros, se aman y se aniquilan -aunque sea de forma transitoria- entre sí; nada menos alejado de la mentalidad humana.

Este enorme parecido entre divinidades y mortales podría deberse al hecho de que los dioses, en particular, y el mundo inmortal en general, son el resultado de la proyección de la vida del hombre en el más allá, efecto deseado de la necesidad del hombre de explicar lo inexplicable: grandes misterios como la muerte, desastres naturales, plagas, enfermedades, etc (Siles, 1999).

Los primeros historiadores griegos se valían de la fábula para saltar una y otra vez de la dimensión sobrenatural a la natural, ejercicio narrativo que les permitió conservar los mitos. Herodoto salvó los mitos de la desmemoria, adaptándolos desde la tradición oral a la historia escrita, mientras que Hesiodo, en su “Teogonía” rescató los mitos del olvido y los introdujo en la memoria colectiva de los griegos.

  • Asimismo, Hesiodo describe en “Los trabajos y los días”, la vida cotidiana de los griegos, pero permite la influencia de los dioses dentro de esa esfera caracterizada por la rutina habitual del quehacer diario;

En consecuencia, la construcción social de la historia, ha estado muy vinculada a la capacidad creativa del hombre para explicar y ordenar los fenómenos mediante la fábula (particularmente los relacionados con la enfermedad y la muerte). Sin la imaginación y los mitos al hombre le hubiera costado mucho más soportar los momentos críticos por lo que ha pasado a lo largo de la historia.

  1. Desde esta perspectiva constructivista y, a la par, funcional de los mitos, Kant, aludía a su función moldeadora del intelecto del individuo, la comunidad y el mundo (Kant, 1999);
  2. En este mismo sentido, la función explicativa y lenitiva de los mitos se recoge en la expresión de Malinowski: “Asegurar al individuo frente al terror provocado por los desastres, la enfermedad y la muerte” (Malinowski, 1988);

La Antropología de la muerte y la creatividad del hombre en Morín. En “El hombre y la muerte”, Morín (1974) desarrolla una antropología de la muerte en donde pone de manifiesto que la muerte es, o puede llegar a ser, un producto más de la capacidad de construcción social del hombre (Berger y Luckman, 1986), no en cuanto al hecho esencial en sí mismo, sino en todo lo concerniente a su interpretación, significado y asunción de tratamientos y ritos.

Asimismo, la relación entre religión y capacidad adaptativa del hombre ante los hechos “ingobernables” de la naturaleza, entre los que ocupa un lugar nuclear la muerte, fenómeno que incluso llevaba a los padres a retener desesperadamente algún recuerdo de sus hijos mediante el, a la sazón, reciente invento de la foto contribuye a la constatación de la evidente relación entre la interpretación sobrenatural de los fenómenos, la capacidad de construcción social del hombre y la incidencia creciente de la tecnología en dicho proceso (González Faus, 1998).

Morín distingue en su obra una triple constante ante el principal misterio del hombre: conciencia de ruptura que conlleva la muerte; el daño o traumatismo que esta conciencia/saber inflige; y, por último, la aspiración a la inmortalidad. El hombre utiliza la creatividad como instrumento para superar las contradicciones y frustraciones que provoca la muerte finiquitando su individualidad, y para ello se pone a la tarea de elaborar concepciones de la muerte en un contexto bipolar: 1) Cosmomorfismo: inspirado en el recurrente renacimiento de la vida en la naturaleza (muerte-resurrección o muerte-descanso eterno).

2) Antropomorfismo: mantiene la individualidad mediante la vía de la inmortalidad: individuo amortal mediante la creatividad (alma, superhéroe), o la ciencia (genoma) En consecuencia, se trata de estudiar la muerte como el fenómeno que más ha preocupado al hombre, resultando, a veces, incluso de difícil e inasimilable explicación.

La muerte, desde la prehistoria, supuso el fenómeno al que más imaginación y creatividad tuvieron que aplicar los seres pensantes de la tribu para congraciar la rutina diaria de su presente con la incertidumbre del futuro. Características de la “perversión lógica” de los mitos y la historia tradicional.

  1. Todos los pueblos se han legitimado a sí mismos como históricos mediante el recurso al mito;
  2. La pureza de sangre se trasladaba a un carácter tipo o personalidad base (García Castaño y Pulido, 1999) y, a su vez, mediante la capacidad de proyección creativa, generalmente narrativa, se enaltecían las “esencias colectivas” del grupo humano construyendo grandes relatos épicos (El Cid Campeador, La Canción de Roldán, Los Nibelungos, etc), verdaderos depositarios de las raíces culturales y la idiosincrasia de los grupos humanos;

Estos materiales -plasmados en la narrativa épica- se han entretejido como los mimbres de la historia de los pueblos y se han instrumentalizado para introducir en la actividad hermenéutica de los fenómenos (interpretación de la realidad), elementos ideológicos que responden a la necesidad de justificar la existencia y legitimación de grupos sociales, nacionalidades, estados, y, por supuesto, colectivos profesionales y científicos, dado que la ciencia jamás ha tenido la posibilidad -ni siquiera remota- de evolucionar al margen de la ideología y los valores del sistema social en el que se halla integrada (Jiménez y Otero, 1990).

  1. Los colectivos profesionales, que han evolucionado hacia las posiciones más privilegiadas de la sociedad, se consideran a sí mismos como útiles y hacen valer la pertinencia de su participación en el proceso general de satisfacción de necesidades para proyectar su imagen en la sociedad utilizando para ello todos los medios de comunicación de masas de forma que la importancia de su rol socio-profesional quede patente;

Son colectivos profesionales que influyen en la interpretación de los sucesos, de forma que hacen que resulte imprescindible su implicación para el análisis y solución de los mismos. Constituyen colectivos profesionales que influyen de forma determinante en la construcción social de su imagen y, en esa misma línea, están programados para aportar datos sobre eventos según las interpretaciones que de los mismos facilitan: -Religión imperante (protestantes-católicos/ islámicos-cristianos).

-Vencedores. -Monarcas, emperadores, jerarcas, políticos relevantes. -Ricos, poderosos, desarrollados. -Hombres (división sexual de la actividad hermenéutica como preámbulo del control de las tareas). -Grupos profesionales prestigiosos.

Características de las sociedades donde se escribe la historia tradicional. En las sociedades inmersas en los valores culturales determinados por la religión (en el plano sobrenatural), y la monarquía absoluta, la dictadura o el autoritarismo (en el plano natural), la consecuencia inmediata es la potenciación de posturas intolerantes y el desarrollo de barreras sociales cuya impermeabilidad impide la interacción entre grupos diversos.

  1. El papel social, profesional y científico de la enfermería en estas sociedades está limitado a las dimensiones técnicas y procedimentales;
  2. Estas sociedades se caracterizan por el elevado nivel de exclusión en el orden moral, religioso, económico, político y social;

La consecuencia inmediata de este apartamiento radica en la marginación en el proceso de interpretación de la realidad a través del tiempo de todos aquellos individuos y grupos no integrados en los esquemas culturales dominantes. Dicho de otro modo este tipo de sociedades practican el discurso histórico monolítico, unilateral y excluyente del vencedor.

De la construcción bi-unilateral de la historia o multiculturalismo (desconocimiento mutuo) al transculturalismo. La construcción bi-unilateral de la historia es un proceso propio de las sociedades compuestas por diferentes grupos culturales que no son capaces de proyectar una historia común porque tampoco tienen clara la voluntad de desarrollar estrategias para convivir compartiendo las tareas cotidianas.

En las sociedades democráticas en las que se promueven valores basados en el transculturalismo, se potencian valores como el diálogo, el conocimiento mutuo, el respeto y la tolerancia. La práctica de estos valores favorece la interpretación “polifónica” de la realidad constituyendo el proceso de construcción histórica de la realidad una actividad compartida de la que se co-responsabilizan todos y cada uno de los grupos sociales que integran la sociedad en cuestión.

En estas sociedades todos los colectivos tienen derecho a poseer “voz histórica” y: a interpretar la realidad por sí mismos, a co-crear y co-gestionar su propia memoria histórica, a reflexionar de forma autocrítica sobre sus construcciones históricas.

Esto da lugar a una hermenéutica de tipo transcultural que potencia la capacidad de proyección simbólica de forma plural y creativa. En el marco de una sociedad democrática culturalmente compleja, la historia debe construirse con la aportación de las de todos los colectivos integrantes de la comunidad.

Este proceso plural contribuye a facilitar la reflexión en común sobre los problemas económicos, sociales, políticos. de salud, etc. Dado que la dinámica social actual revela que la estabilidad fundamentada en el aislamiento social constituye una utopía, se debe considerar la construcción unilateral de la historia como algo cuyo significado está muy cerca de la aberración.

En definitiva y, después de todo lo expuesto, no sería del todo aventurado formular conclusiones como las que se relacionan a continuación:  -Las raíces biológicas que inciden en la división sexual del trabajo han mantenido a las cuidadoras dentro del límite del ámbito doméstico, obstaculizando su proceso de profesionalización.

-La construcción de nuevos significados para la actividad de cuidar ha chocado con sólidos impedimentos ideológicos y de género, dificultando la creación de una memoria colectiva liberada de estereotipos aberrantes.

-Para que el proceso de construcción social de la historia de la enfermería sea efectivo, es preciso realizar una profunda reflexión crítica acompañada de una fase previa de desconstrucción de los clichés anquilosantes que mantienen la enfermería en esquemas mentales del pasado.

-La construcción social y transcultural de la historia sólo es posibles en marcos políticos democráticos en los que la ideología predominante (en todos los niveles: profesional, social), está en consonancia con el sistema político, y esto es particularmente válido para la historia de la enfermería, dado que no se puede entender su proceso de profesionalización sin considerar su gran vinculación al mundo de la mujer y al papel de ésta en el sistema educativo, social y laboral.

Bibliografía Aróstegui J (1995). La investigación histórica: teoría y método. Crítica, Barcelona. [ Links ] Berger P y Luckman T (1986). La construcción social de la realidad. Amorrortu, Buenos Aires. [ Links ] Derrida J (1998). Notas sobre deconstrucción y pragmatismo, en Mouffe Ch.

(comp. ), Deconstrucción y pragmatismo. Paidós, Buenos Aires. [ Links ] García castaño J y Pulido R (1999). Antropología de la educación. Eudema, Madrid. [ Links ] Geertz C (1998). El antropólogo cómo autor.

Paidós, Barcelona. [ Links ] González Faus I (1998). Fe en Dios y construcción social de la historia. Trotta, Madrid. [ Links ] Jiménez MP, Otero L (1990). La ciencia como construcción social. Cuadernos de Pedagogía, 180: 23-28. [ Links ] Kant I (1999).

  • Lo bello, lo sublime y la paz perpetua;
  • Espasa Calpe, Madrid;
  • [ Links ] Lefort C (1978);
  • Las formas de la historia;
  • Fondo de Cultura Económica, México;
  • [ Links ] Malinowski B (1988);
  • Por una teoría científica de la cultura;

Sarpe, Madrid. [ Links ] Morin E (1974). El hombre y la muerte. Kairós, Barcelona. [ Links ] Morin E (1984). Ciencia de la Conciencia. Barcelona: Anthropos. [ Links ] Morin E (1995). Introducción al pensamiento complejo. Gedisa, Barcelona. [ Links ] Pérez Garzón S (1999).

La gestión de la memoria. Crítica, Barcelona. [ Links ] Raddcliffe-Brown AR (1986). Estructura y función en la sociedad primitiva. Agostini, Barcelona. [ Links ] Siles J (1994). Evolución histórica del corporativismo de Enfermería.

La influencia de los colegios en el proceso de socialización profesional. Index, III/10: 11-15. [ Links ] Siles J (1996). El proceso de institucionalización de la enfermería en España. En: Hernández F, Historia de la enfermería en España. Síntesis, Madrid.

  • [ Links ] Siles J (1999);
  • Historia de la enfermería;
  • Aguaclara, Alicante;
  • [ Links ] Siles J (2000);
  • Antropología narrativa;
  • CECOVA, Alicante;
  • [ Links ] Topolski J (1985);
  • Metodología de la Historia;

Cátedra, Madrid. [ Links ] Vilar P (1980). Iniciación al vocabulario de análisis histórico. Grijalbo, Barcelona. [ Links ] Zagorín P (2004). Historia, referente y narración: reflexiones sobre el postmodernismo hoy. Historia Social, 50: 95-117. [ Links ].

¿Cuál es la importancia de la investigación científica para la sociedad?

Resumen – La investigación científica en los diferentes campos de las ciencias, es un pilar fundamental porque contribuye a la calidad de vida y bienestar de las personas, en la formación de nuevos profesionales y en el desarrollo de los profesionales que se encaminan hacia la investigación.

  • Según Houssay (2021), resalta que de la investigación científica depende la salud, el bienestar, la riqueza, el poder y la independencia de las naciones;
  • Asimismo, podemos resaltar que en función a los diferentes tipos de investigación sea básica que contribuye al nuevo conocimiento o investigación aplicada que genera cambio en la condición de la problemática encontrada bajo un diagnóstico desarrollado o investigación tecnológica e innovación que conlleva al desarrollo bajo los diferentes aspectos que la sociedad nos demanda, fortalecen la condición académica científica de las entidades de educación superior y del Estado al cual representan;

Por ello Toala-Toala, Mendoza y Moreira-Moreira. (2019), menciona la importancia de la enseñanza de la investigación en la formación profesional, quien debe contar con dominio de los conocimientos técnicos sobre alguna especialidad en su campo siendo capaz de explicar el comportamiento de fenómenos administrativos con base científica y desarrollar propuestas de mejora creativas y adquirir la habilidad para influir en la transmisión, transformación e innovación de nuevos conocimientos en base a la investigación.

  1. La investigación por mucho profesionales es vista como un proceso complejo y complicado que no es fácil desarrollar, a ello se agrega la condición del docente que enseña investigación que muchas veces genera condiciones de temor y miedo en la formación académica por ello la mayor parte de profesionales que egresan de las universidades sobre todo en los países en desarrollo buscan asesoría independiente para que los guíen u orienten en sus investigaciones y no encuentran en sus docentes la confianza debida para lograr desarrollar su investigación durante el periodo de aprendizaje, muy por lo contrario los docentes muchas veces desaniman a estudiantes de educación superior para que continúen con la investigación afectándolos con observaciones poco relevantes o incorrectas que responden a pensamientos propios y no a aspectos técnicos de la investigación, esto continua en la actualidad porque muchos docentes no identifican sus debilidades, carencias de capacidades o competencias para la investigación, por ello considero que el investigador debe ser una persona íntegra que parte por querer a la investigación y darle la importancia debida para generar conocimiento y cambio de la realidad, por compartir conocimientos sobre lo aprendido con pares investigadores para reforzar la investigación y motivarse a buscar nuevos conocimientos con otros investigadores pares para fortalecer o potenciar hechos relevantes para que cada día pueda aportar con su ciencia a la sociedad, promover investigación multidisciplinaria es importante para desarrollar investigación en diferentes áreas del conocimiento y así responder a las necesidades que la sociedad nos demanda;

Según Barra, concluye que existe una relación lineal positiva entre los años de calidad institucional de las universidades (acreditación) y el número de miembros con doctorado por la productividad científica que generan a través de sus trabajos de investigación publicados y proyectos.

A nivel de la formación de pregrado existe la investigación formativa y cursos netamente de investigación para formar investigadores sin embargo la educación y su equipo docente no cumple con ello, no toma a las personas idóneas para desarrollar investigación y poder garantizar procesos que nos llevan a mejor formación profesional in situ, considerando que ello debe estar articulado con la responsabilidad social universitaria en un marco de derechos y sabiendo que el mejor aprendizaje se da en el lugar donde suceden los hechos.

Según Rojas, Durango y Rentería (2020), la investigación formativa surge como una manera de mejorar los procesos académicos, alineando docencia e investigación, para fomentar la adquisición de competencias investigativas, la generación de una cultura de investigación y el aprendizaje significativo.

¿Qué es lo que caracteriza a la ciencia?

La ciencia posee las siguientes características: sistemática, acumulativa, metódica, provisional, comprobable, especializada, abierta y producto de una investigación científica.

¿Cuál es la importancia del conocimiento social?

LA REALIDAD ES UNA CONSTRUCCIÓN SOCIAL

Naturaleza de los fenómenos sociales – Aunque parece obvio que existen diferencias entre un fenómeno físico y uno social, hacer explícitas dichas diferencias se vuelve complicado. Puedes definir los hechos físicos como objetivos e independientes del sujeto y a los sociales como subjetivos y dependientes, pero desde una perspectiva socioconstructivista esta distinción carece de sentido.

Un intento por entender de que están compuestos los fenómenos sociales es el que nos propone el filósofo John Searle. Para explicar las representaciones acerca del mundo social nos introduce tres elementos : (a) las reglas constitutivas, (b) la asignación de funciones y (c) la intencionalidad colectiva.

Al igual que un juego esta compuesto por unas reglas, Searle afirma que las instituciones también lo están. Y la importancia de estas normas es que sin ellas no podría existir ni el juego ni las instituciones. Por ejemplo, a la hora de jugar al ajedrez hay un reglamento que nos dice qué podemos hacer y qué no; si estás normas no existieran el juego carecería de sentido. Al hablar de asignación de funciones, nos referimos a la intención de atribuir funciones a los objetos o personas. Decimos que las sillas son para sentarse y los tenedores para comer, pero estas no son propiedades intrínsecas de los objetos: la función es impuesta por el ser humano. Esta atribución es en gran medida colectiva, lo que genera un conocimiento compartido socialmente sobre la función de personas y objetos en la sociedad.

  • Pues lo mismo sucede con nuestras instituciones, existen en medida en que decimos que existen;
  • Un ejemplo claro es la moneda, hay una reglas que dicen cuánto vale cada billete y en que condiciones se intercambian, si estas no existieran el dinero solo sería metal o papel;

Y por último, es importante entender el papel que juega la intencionalidad colectiva. Esta supone la tentativa del ser humano por compartir creencias, deseos e intenciones. Lo cual nos permite actuar dentro de un marco donde la cooperación es posible, logrando así convivir en una sociedad adaptativa y segura para todos sus individuos.

El conocimiento social nos ayuda a entender y saber actuar dentro de la sociedad. Su estudio tiene un gran valor añadido y nos permite actuar a muchos niveles. Por ejemplo, en lo referente a la educación, entender esto nos sirve para saber qué modelos o medidas pedagógicas debemos tomar a la hora de crear una sociedad más justa y cooperativa.

Te podría interesar.

¿Cuál es el principal objetivo de la investigación científica?

¿Qué es la investigación científica? – La investigación científica es un proceso ordenado y sistemático de indagación en el cual, mediante la aplicación rigurosa de un conjunto de métodos y criterios, se persigue el estudio, análisis o indagación en torno a un asunto o tema, con el objetivo subsecuente de aumentar, ampliar o desarrollar el conocimiento que se tiene de este.

  • El objetivo fundamental de la investigación científica es buscar soluciones a problemas específicos: explicar fenómenos, desarrollar teorías, ampliar conocimientos, establecer principios, reformular planteamientos, refutar resultados, etc;

Para ello, la investigación se vale del método científico, que es una herramienta para proceder al análisis y la indagación del problema planteado de forma estructurada y sistemática. En este sentido, la metodología implica una serie de pasos o etapas, con el fin de demostrar la validez de los resultados obtenidos. La investigación científica consta de tres elementos indispensables:

  • Objeto de investigación. Se refiere al asunto o tema sobre el que se va a investigar y que será objeto de análisis pormenorizado.
  • Medio. Conjunto de recursos, métodos y técnicas adecuados para el tipo de investigación y el tema que se va a abordar.
  • Finalidad de la investigación. Se refiere a las razones que motivan la investigación, es decir, a su propósito último. Por ejemplo, qué beneficios aportará a la sociedad determinado conocimiento.