Que Aspectos Involucra La Construcción De La Identidad?

28.10.2022 0 Comments

Que Aspectos Involucra La Construcción De La Identidad
Contenido completo: Texto generado a partir de PDf original o archivos en html procedentes de compilaciones, puede contener errores de maquetación/interlineado, y omitir imágenes/tablas. Factores que intervienen en la conformación de la identidad en adolescentes.

Graciela Josefina Contreras Romero1; Patricia Balcazar Nava2; Martha Elizabeth Zanatta Colín3; Gloria Margarita Gurrola Peña4. Estudiante de Maestría en psicología en la Facultad ciencias de la conducta de la Universidad Autónoma del Estado de México.

Resumen La identidad no es sólo lo que diferencia a unos de otros, sino incluye otros factores que la conforman y es la adolescencia una etapa crucial en la conformación de esta. Según la teoría de la identidad (Grinberg, 1993), hay tres vínculos que influyen en su conformación: el de integración espacial, el de integración temporal y el vínculo de integración social.

Con base en el referente teórico indicado, el objetivo de este trabajo fue identificar los factores que contribuyen en la conformación de la identidad en los adolescentes. Para tal efecto se realizaron tres grupos focales con adolescentes de entre 15 y 19 años, de nivel medio superior, de la zona central de México, uno de género masculino, otro del femenino y otro grupo mixto.

Tras su realización, transcripción y análisis , los resultados indican que en cuanto al vínculo de integración espacial, la mayoría de los jóvenes están conformes con su apariencia física; en cuanto al vínculo de integración temporal, una gran mayoría describe acontecimientos del pasado que les han afectado, sobre todo relacionados con la desintegración familiar y les ha influido en su identidad ; finalmente, en el vínculo de integración social, indican que la familia, los amigos, la moda , la tecnología, los valores y la cultura en general, han influido en la construcción de su identidad.

  • Introducción La adolescencia se define como un período de transformación, es el momento en que se deja la niñez y se pretende llegar a la adultez;
  • Esta etapa puede variar en su inicio y duración en cada individuo, ya que está más relacionada con la maduración de la psiquis del individuo y depende de factores psico-sociales más complejos;

La adolescencia es definida por la Organización Mundial de la Salud, como la población de 10 a 19 años de edad (2). En este período de la vida es cuando la persona empieza a socializar y empieza a crear su propia identidad de una manera más independiente.

  • El adolescente en general, atraviesa una búsqueda de sí mismo y de su identidad , va de tendencias individuales a tendencias grupales, un comportamiento en el que busca uniformidad y una contención a tantos cambios; tiene necesidad de intelectualizar y fantasear, sufre crisis de actitudes sociales reivindicatorias y religiosas; presenta una clara denunciación temporal en la que lo importante aparece siempre más cercano en el tiempo que lo que no tiene interés; atraviesa por una evolución sexual, la cual conlleva a la aparición de algunos trastornos afectivos (3);

Erikson (4) afirma que la principal tarea de la adolescencia es enfrentar la crisis para el logro de la identidad frente a confusión de identidad para así convertirse en un adulto único que da un sentido coherente del yo y desempeña un papel importante en la sociedad, además de que una de las preocupaciones principales durante la adolescencia es la búsqueda de la identidad , que tiene componentes ocupacionales, sexuales y de valores.

  1. La identidad ha sido definida como el concepto que se posee sobre sí mismo (5);
  2. La identidad para dicho autor implica “la noción de un yo que se apoya esencialmente en la continuidad y semejanza de las fantasías inconscientes referidas primordialmente a las sensaciones corporales, a las tendencias y afectos en relación con los objetos del mundo interno y externo y a las ansiedades correspondientes, al funcionamiento especifico en calidad de intensidad de los mecanismos de defensa y al tipo particular de identificaciones asimiladas resultantes de los procesos de introyección y proyección” (6);

Dicho en otras palabras, la identidad se refiere a una continuidad y constancia en los sentimientos y sensaciones referidas a objetos tanto internos como externos, sin embargo esta identidad se logra a partir de la inestabilidad e inconstancia propia de la adolescencia , ya que es en esta etapa donde el cambio constante le da la oportunidad al sujeto de definirse a partir de él mismo y en referencia pero diferenciándose a los otros (7).

La consolidación del sentimiento de identidad depende no solamente del mundo interno del individuo sino también de una serie de factores sociales y económicos que pueden obrar en el sentido de facilitarla u obstaculizarla.

Acontecimientos que impliquen cambios sociales importantes pueden convertirse en factores desencadenantes de reacciones de extrema angustia, porque son vividos por muchos individuos cómo pérdidas o amenazas de pérdida de aspectos de la identidad del self (1).

Realmente son pocas las investigaciones que se han hecho acerca de la identidad en adolescentes, la que más ha destacado es la que realizó Molla (8) en 1978, en la cual basándose en la teoría de Erikson construyó un instrumento que mide el sentimiento de identidad en adolescentes, dicho instrumento ya esta validado y es muy reconocido dentro de este rubro de la investigación.

En Venezuela Lessire (9) hizo una investigación con adolescentes para descubrir cómo construían su identidad ; fue un estudio de tipo cualitativo, aplicando una encuesta a 64 adolescentes. La encuesta se elaboró con base en la teoría de Erikson y Marcia que evaluaba las cuatro dimensiones que cita Marcia: la exclusión, difusión, aplazamiento y el logro de la identidad.

Otros de los estudios que se ha realizado sobre este tema fue la investigación que se realizó en Brasil por Farias, Ferreira y Schoen (10) y que fue un estudio de tipo exploratorio que tuvo como finalidad conocer cómo los adolescentes construyen su identidad.

Estos autores de igual manera se basaron en los aportes de Erikson y Marcia, realizaron entrevistas individuales a 25 estudiantes basándose en la escala de Groningen. Este trabajo pretende hacer una nueva aportación a la investigación sobre la identidad retomando la teoría de Grinberg y apoyándose del uso de grupo focales en los que participen adolescentes y compartan sus propias experiencias de cómo crean su identidad.

  • La importancia e impacto de esta investigación está en la posibilidad de ser utilizada como marco referencial para una posterior investigación o trabajo de campo del tema;
  • En ésta investigación el principal objetivo que se persigue es el dar cuenta del cómo se estructura la identidad del adolescente y cuáles son los aspectos que determinan e intervienen en la formación de ésta;

Método Participantes Se realizó un grupo focal con 9 adolescentes del género masculino y que se reporta en este estudio. Adicionalmente, se realizaron otros dos grupos, el segundo conformado por 10 adolescentes del género femenino y el último por 6 mujeres y 4 hombres.

  1. En los tres casos, los grupos eran alumnos de nivel preuniversitario, con un rango de edad de 15 a 19 años y que aceptaron participar de forma voluntaria en el estudio;
  2. En total, participaron en este estudio 28 adolescentes de ambos géneros aunque en este estudio se reportan los hallazgos del primer grupo focal realizado;

Técnica de recolección de datos La técnica que se empleó para la recolección de datos del estudio cualitativo fue por medio de grupos focales. El grupo focal es una técnica que emerge de la mercadotecnia, que es una forma de entrevista grupal informal pero estructurada, cuyo objetivo es conocer la opinión, expectativas, creencias y experiencias de un grupo de participantes que comparten al menos una característica en común, en el entendido que no es una entrevista evaluativa al no determinar cuánto sabe el participante sobre algo, sino más bien, sus experiencias al respecto de ese algo.

Procedimiento  Previa autorización de la dirección de la escuela donde se realizó el estudio, se seleccionaron los participantes y se llevaron a cabo cada una de las sesiones de los grupos focales. Se citó a los participantes en una fecha y hora determinada y al inicio de cada sesión, se les indicó el objetivo de la investigación, se les explicó la importancia de su participación y se les pidió su autorización por escrito para ser videograbados.

Los grupos tuvieron una duración cada uno de aproximadamente 90 minutos, en cada uno de ellos se hizo la presentación del equipo de investigación, a cargo de un moderador, con el auxilio de un observador, el investigador a cargo de la grabación del grupo y equipo de apoyo logístico.

En el caso de los primeros dos grupos, el de hombres y mujeres respectivamente, se observó una actitud participativa y en el tercero al inicio hubo cierta resistencia a participar, aunque a medida que avanzó el grupo , se fueron integrando y se obtuvo buena colaboración.

La entrevista en cada grupo se realizó con base en una guía que se elaboró previamente, misma que para su validez de contenido se apoyó en la teoría de Grinberg, obteniéndose las categorías o unidades de análisis ; esta guía fue revisada por expertos antes de su aplicación con la finalidad de comprobar que las preguntas saturaran cada una de las unidades de análisis que tocaba temas acerca de los factores que influyeron para construir su identidad en tres vínculos: de integración espacial, de integración temporal y el vínculo de integración social, que incluían la apariencia física, la percepción de sí mismos, los gustos, percepción en la infancia y en la adolescencia , cambios en la adolescencia , rol sexual, tanto real como el ideal, plan de vida, metas, así como quiénes han intervenido en la conformación de su identidad (familia, pareja, escuela , amigos, sociedad en general, etc).

  1. Al finalizar cada grupo , se realizó el cierre con las principales conclusiones obtenidas por los investigadores y por los participantes y se agradeció su participación;
  2. Las tres sesiones fueron videograbadas, transcritas y analizadas para la obtención de los resultados y su contraste con la teoría;

La información obtenida a través del grupo focal se analizó utilizando el enfoque de análisis estructural de Piret, Nizet y Bourgeois, hacia la década de los 80´s y que tiene sus orígenes en la semántica Estructural; éste se interesa en el sentido del discurso y en su estructura, se orienta a hacer manifiestas las estructuras semánticas, el sentido del discurso así como las valoraciones que hacen los sujetos.

Es un método de análisis que permite descubrir disyunciones, implicaciones sucesivas, estructuras jerarquizadas y estructuras cruzadas que ponen de relieve situaciones dilemáticas; también facilita la identificación de las posiciones de los sujetos en relación con las acciones y la finalidades expresadas o tácitas en el discurso (11).

Resultados El análisis de la información transcrita se realizó en tres esferas, mismas que corresponden a los Vínculos de Integración de la identidad indicados por el autor de base para este estudio. En cuanto al Vínculo de Integración Espacial, la mayoría de los adolescentes se encuentran conformes con su apariencia física; en un principio les incomodó o les disgustó la serie de cambios a los que que se enfrentaron durante la pubertad y la adolescencia , pero actualmente se aceptan tal y como son, vive conformes y a gusto con su rol sexual que les tocó vivir y tienen una buena percepción de ellos mismos, aunque en algunos casos no se sienten a gusto con su cuerpo, lo cual les afecta en su seguridad y autoestima.

Referente al Vínculo de Integración Temporal, se aprecia que en la mayoría de los adolescentes entrevistados se han presentado acontecimientos en el pasado que les afectaron y una gran parte de ellos tiene que ver con la desintegración familiar (madres solteras, divorcio de los padres, alejamiento de los hermanos, etc.

), circunstancias que los obligan a actuar de cierta manera frente a los hechos y les ha influido para la construcción de su identidad ; en cuanto al futuro, mostraron madurez y tener sus expectativas, metas y sueños muy bien establecidos y hacer lo posible por conseguirlos.

  1. La información que se obtuvo derivada del Vínculo de Integración Social refiere que la familia es la que juega el papel más importante y que influye en una manera determinante para construir su identidad ; otro grupo de importancia en la conformación de la identidad es el de los amigos y no le dan importancia a los compañeros de clase ni a los profesores que intervienen en su formación; finalmente, factores que sí intervienen son la moda , la tecnología, los valores, las reglas y la cultura en general;

Resumiendo, los resultados preliminares que se han obtenido en este grupo se presentan en el cuadro siguiente: Tabla 1. Categorías, lexias e interpretación sobre identidad en adolescentes varones, mediante grupos focales El análisis estructural se basa en tres herramientas básicas que son: las disyunciones (las relaciones de base de la descripción de un material), las estructuras (sirven para unir dos o más disyunciones y permiten describir la manera en la que se ordenan y estructuran las realidades de un material) y el esquema de búsqueda (da cuenta de la dinámica que une a los actantes: el objeto , el sujeto y las acciones) (12).

A continuación se presenta los esquemas que ejemplifican de una manera clara la información obtenida analizada desde el enfoque del análisis Estructural Tabla 2. Vínculos de la identidad según la teoría de Grinberg, en adolescentes varones (análisis estructural cruzado de Piret) De acuerdo con lo que mencionaron los adolescentes en el grupo focal y el análisis estructural de Piret se puede observar que el vínculo que integración social es el que tiene mayor peso en la construcción de la identidad , ya que la sociedad y todo el medio en que el adolescente se desenvuelve son aspectos esenciales para la conformación de su personalidad e identidad propia.

El como se perciben a sí mismo también juega un papel importante y el vínculo de integración espacial muestra tener un grado menor a comparación de lo social, todo lo que tiene relación con su apariencia física y su forma de ser muestran tener cierto impacto dentro de la construcción de la identidad.

Lo que tiene muy poco peso es el vínculo de integración temporal, pues las situaciones a las que se han enfrentado a lo largo de la vida las han sabido resolver los adolescentes del estudio de la mejor manera sin que esto les afecte en su manera de ser.

Hoy en día, se puede apreciar que los adolescentes tienen sus metas bien establecidas y se dan cuenta de la realidad y de todos los esfuerzos que tienen que hacer para poder alcanzarlas. Basado en el análisis estructural de Piret, se puede apreciar que lo que tiene un mayor peso en los adolescentes para construir su identidad en lo referente al Vínculo Social es la familia, ya que ésta es considerada como el ejemplo más importante a seguir para conformar su identidad.

Por su parte, al respecto de este Vínculo Social, la sociedad tiene un impacto de menor peso que la familia, respetan valores, creencias y reglas, pero éstas no son determinantes para la construcción de su identidad y en cuanto a su grupo de amigos, son los que menos influyen, que ellos se sienten aceptados tal y como son y no tienen la necesidad de cambiar nada para agradarles a su grupo de iguales.

Tabla 3. Vínculo de Integración Social basados en la teoría de Grinberg, en adolescentes varones (análisis estructural cruzado de Piret) Discusión Este estudio resulta una primera aproximación a los posibles factores que influyen en la construcción de la identidad , debido, a que los resultados son preliminares se pretende más adelante continuar con el desarrollo de la investigación.

Durante la pubertad se sufren muchos cambios importantes los cuales afectan en la emociones y autopercepciones de los seres humanos, en la adolescencia se puede apreciar que ya aceptan su imagen corporal y tienen un rol sexual bien definido.

En relación con otros artículos publicados sobre identidad en adolescentes, un punto importante a notar es que lo social es lo que tiene mayor peso en la conformación de ésta y la familia es la que juega el papel más importante. Como lo menciona Lessire (9) el adolescente tiene que acostumbrarse a vivir con las presiones sociales y alcanzar un equilibrio entre los valores internos, externos para poder formar planes y esperanzas sobre su propio futuro, pero esto depende del contexto sociocultural en el que se esta viviendo.

Lessire (9) señala que en la sociedad postmoderna surgen una serie de cambios que pueden impactar en la vida de las personas, tales como aumento de divorcios. Lo cual se vio reflejado en los comentarios de los adolescentes ya que muchos sen encuentran inmersos en familias disfuncionales y esto afecta de cierta manera en la formación de su identidad.

En este estudio se pudo observar que los adolescentes están sumamente influenciados por todo lo que pasa a su alrededor y todos esos factores hacen que conformen su identidad , como lo menciona Díaz (13), la moda juega un papel muy importante en la construcción de la identidad , al igual que los grupos de iguales, es decir, las amistades y algunos programas televisivos que pueden llegar a impactar al adolescente.

  1. Conclusiones 1;
  2. La familia juega el papel más importante para la construcción de la identidad en los adolescentes;
  3. Las amistades influyen un poco en la conformación de la identidad pero no son determinantes pues ellos aceptan a los adolescentes tal y como son;

Durante la adolescencia están más susceptibles a dejarse influir por los medios de comunicación , la moda , programas de televisión, música, entre otros. Los adolescentes se sienten a gusto con su imagen corporal y se aceptan tal y como son, lo cual se ve reflejado en su identidad.

  1. Se encuentran en una etapa de rebeldía en la que respetan las reglas que impone la sociedad pero no siempre las aceptan, buscan encontrar un yo autentico;
  2. Tiene metas y planes muy bien establecidos con el deseo de poder alcanzarlos, lo cual hace que se traten de sobresalir por ellos mismos;

Agradecimientos Los investigadores deseamos agradecer la colaboración de los adolescentes que participaron en esta investigación y a los profesores de la escuela Preparatoria No. 4 y de la Facultad de ciencias de la conducta , ambas de la Universidad Autónoma del Estado de México.

  • Esta investigación deriva del proyecto de Investigación “Configuración de la identidad y estilos identitarios en trastornos relacionados con la salud: construcción teórica, medición y delimitación de sus esferas en grupos clínicos”, financiado por la Secretaría de Investigación y Estudios Avanzados de la UAEMex, con clave 2645/2008U;

Referencias Bibliográficas 1. Grinberg L, Grinberg R. identidad y Cambio. Paidós. México 1993: 29. Organización Mundial de la Salud. Trastornos Mentales y Cerebrales. Departamento de Salud Mental y Toxicomanías. Ginebra 2001:16-19. Casullo M, Bonaldi PD, Fernández M. Comportamientos Suicidas en los Adolescentes.

Madrid: Mc Graw Hill 2000: 114-116. Erikson E. identidad , Juventud y crisis. Fondo de Cultura Económica, México 1968: 33. Grinder R. adolescencia. México, Limusa 1992: 18-20. Aberastury A. La adolescencia Normal: Un Enfoque Psicoanalítico.

Paidós: Buenos Aires 1991: 25-27. Galarcio J. Formación de la identidad en la adolescencia. Tesis de Licenciatura en psicología. Universidad Pontificia Bolivariana. Medellín 2006: 68. Molla M. La identidad del adolescente y elaboración de un test de la identidad.

Appunti di psicología. Psychology Notes – Cultural Association for Psychology Research. 1995 [citado en 7 Abril 2008] Disponible en: www. geocities. com/sicotema/spa_mm_1. htm 9. Lessire O. Caracterización de la identidad de los y las adolescentes en zonas rurales del estado de Carabobo.

Revista Ciencias de la Educación. 2004 [citado en 25 Abril 2008]; 2 (24), 29-44. Disponible en: redalyc. uaemex. mx 10. Farias M, Ferreira E, Schoen M. A construcao da identidade em adolescentes: Um estudio exploratorio. Revista estudios de psicología. 2003 [citado en 18 Marzo 2008]; 8 (1), 107-115.

  • Disponible en: redalyc;
  • uaemex;
  • mx 11;
  • Araújo S, Yurén T, Estrada M, De la Cruz M;
  • Respeto, democracia y política, negación del consenso;
  • El caso de la formación cívica y ética en escuelas secundarias de Morelos;
You might be interested:  Cómo Fue La Construcción Del Canal De Panamá?

Revista Mexicana de investigación educativa. 2005 [citado en 7 Noviembre 2008] 10 (24), 15-42. Disponible en: redalyc. uaemex. mx 12. Piret A, Nizet J, Bourgeois E. L’analyse structurale. De Boeck & Larcier. Paris 1996. 13. Díaz J. identidad , adolescencia y cultura. Jóvenes secundarios en un contexto regional. mx .

¿Qué aspectos influyen en la identidad?

La identidad es considerada como un fenómeno subjetivo, de elaboración personal, que se construye simbólicamente en interacción con otros. La identidad personal también va ligada a un sentido de pertenencia a distintos grupos socio- cultura- les con los que consideramos que compartimos características en común.

¿Qué aspectos influyen en la construcción de la identidad adolescente?

2) Padres – Los padres son una de las influencias más positivas en la personalidad de los adolescentes. Sin embargo, no suelen darse cuenta, pues se encuentran en una fase de asumir riesgos y rebelarse , aun cuando dependen física y económicamente de sus padres.

  1. Los padres constituyen una influencia positiva respecto a la carrera, los estudios e incluso temas como la sexualidad o el alcohol;
  2. Aunque no se percaten de ello muchos adolescentes, los padres son las personas responsables de convertir a sus hijos en quiénes son;

Contenido relacionado: El núcleo familiar es clave en la formación humana de los jóvenes.

¿Qué es la construcción de la identidad?

La construcción de la identidad implica comprender, representar y ser consciente de quienes somos y de cómo nos consideramos social y personalmente, implicando facetas subjetivas como la individualidad, la autoestima, la capacidad de autoreflexión y autobservación así como la conciencia de uno mismo (Lingiardi y.

¿Cuáles son los factores que ayudan a forjar la identidad?

¿Cómo podemos construir nuestra identidad?

Características de la identidad personal – La creación de la identidad personal siempre viene definida en base a dos aspectos generales:

  1. La relación de la persona consigo misma.
  2. La relación de la persona con su entorno.

Las personas desarrollan su identidad personal y el conocimiento de su entorno a partir de la experiencia con su propio cuerpo, del contacto y autorregulación de sus emociones, motivaciones y anhelos y de la elaboración mental de todas estas experiencias internas. Por otro lado, la relación con su familia, la escuela, su entorno natural y socio-cultural inmediato y, gracias a las nuevas tecnologías, con otros contextos sociales, les otorga otra serie de experiencias que servirán, igualmente, para aportar nuevos datos en la creación y desarrollo del concepto de identidad personal.

  1. De este modo, el ser humano realiza un complejo trabajo de elaboración de todas y cada una de sus experiencias vitales para, a partir de ellas, construir un autoconcepto o imagen de sí mismo;
  2. Esta identidad personal que, como decimos, sigue fluctuando a lo largo de toda la vida en pequeños o grandes matices, servirá de base a la persona para acometer sus experiencias vitales, con respecto a ella misma y con respecto a su entorno;

La construcción de la identidad personal se trata, por tanto de un proceso multifactorial que se retroalimenta constantemente, en donde las experiencias vitales van creando esta identidad personal que, a su vez, condiciona las vivencias posteriores siendo, de nuevo, alimentada por ellas. Por ejemplo, algunos de los elementos factores a través de los que se constituye la identidad personal son:

  • Grupo de pertenencia (familia, amigos, vecindad, etc. ): va definiendo nuestras creencias y valores.
  • Sistema educativo : ofrece determinados contenidos que moldearán nuestra identidad.
  • Cultura y sistema social : a través de ellos interiorizamos determinadas costumbres y normas.
  • Ámbito geográfico y residencia : la naturaleza, el clima y otros factores físicos y meteorológicos de nuestro lugar de residencia también condicionan en gran medida nuestra identidad.
  • Idioma : a través del idioma se transmiten muchos valores, creencias y costumbres propias del grupo lingüístico al que se pertenece.

¿Cómo se va construyendo la identidad de una persona?

SOBRE EL SUJETO Durante las últimas décadas nuevas conceptualizaciones sobre el sujeto se han sumado al debate de las ciencias sociales. A saber, la noción de ‘sujeto instrumental’ refiere a la acción del sujeto que es guiada por una racionalidad utilitaria e instrumental.

  1. De ahí que, desligado de limitaciones, de normas sociales que lo restrinjan, el sujeto puede liberarse al juego de la competencia, al culto de la realización;
  2. La noción del ‘sujeto narcisista’, construida desde el pensamiento postmoderno, concibe al individuo desvinculado de los discursos colectivos emancipadores;

Se trata de un sujeto escéptico en cuanto a los roles que debería asumir, lúdico, frívolo, indiferente a los otros. Aquí se manifesta la idea del agotamiento de las lógicas de acción integrativa y de las acciones colectivas, de donde aparece el individuo consumidor en una sociedad de masas y de medias, que escapa a los códigos de la modernidad, a través de la estetización de su existencia.

La autorrealización y la autonomía animan la acción de este sujeto. También se ha hecho referencia a la noción de ‘sujeto movimiento social’. bajo esta concepción el sujeto no existe como categoría independiente, se ubica en la categoría movimiento social, pues éste encarna a los diferentes sujetos históricos.

Finalmente, se postula la noción de ‘sujeto del sufrimiento social’. Aquí la subjetividad porta las marcas de la dominación social. El sujeto está sometido a la dependencia y al control social, es víctima de la estructura social (Franssen, 1997). Sin embargo, aún falta considerar aquellas producciones que han dado lugar a la sociología del sujeto: el trabajo intelectual que pone como centro la noción de experiencia y la capacidad reflexiva del sujeto.

Aquí, lo que define al sujeto es su capacidad de volver al pasado para interpretar y re-interpretar sus experiencias. De ahí que el foco se sitúa en las relaciones entre el sí mismo (el sujeto) y los otros, en las competencias del sujeto para estructurar sus relaciones sociales y, al mismo tiempo, (re)producir el sistema social (Franssen, 1997).

bajo esta perspectiva aparece la noción de subjetivación como eje central de la constitución del sujeto, la que se refere al trabajo sobre el sí mismo, al ser reflexivo. Entonces, el sujeto es una resultante de la puesta en juego de las relaciones sociales.

El sujeto no es un espejo del sistema social. El sujeto tiene la capacidad de autodefinición: está limitado por las relaciones sociales que lo constituyen, pero también tiene una capacidad de respuesta, de creación, de resistencia.

El sujeto actualiza su capacidad de administrar las tensiones entre lo que los otros esperan de él y lo que él espera de sí mismo (Bajoit, 1997). Esta noción de sujeto adquiere sentido cuando el sujeto se concibe en el mundo del lenguaje, dado que “… toda toma de la palabra es constitutiva del advenimiento del sujeto” (De Villers, 1996: 114).

Pero, el sujeto del habla es, al mismo tiempo, un sujeto histórico. Es producto de la historia, es heredero de las condiciones de existencia de sus ancestros. Entonces, la historia permite comprender cómo cada individuo ha sido llamado a ocupar tal o cual posición social (De Gaulejac, 1991), desde la cual construye su entorno y se construye a sí mismo.

El sujeto se construye en interacción dialéctica con el entorno donde tiene lugar su existencia. Entonces, sus condiciones de existencia son producto de las experiencias acumuladas por los grupos a través de la historia (berger & Luckman, 1989 en Aznar, 1992).

El sujeto interpreta sus condiciones de existencia y, en ese acto, se va construyendo en interacción permanente con el mundo en que habita. El sujeto crea significados sobre su entorno y se lo apropia, lo transforma o lo hace perdurar en el tiempo.

El sujeto no se construye de una vez y para siempre. El sujeto está en permanente interacción con el entorno en el cual existe. Entonces, mediado por el lenguaje, el sujeto aprehende la realidad, que es el producto de la actividad humana objetivada, y produce la realidad, como resultado de su permanente actividad (Aznar, 1992).

En esta constante construcción, el individuo es producido por la historia. Su identidad se construye, por una parte, a partir de los acontecimientos personales que experiencia y que forman la trama de su biografía.

Por otra parte, su identidad se nutre de los elementos comunes a su familia y a los colectivos a los cuales pertenece. Así se posiciona como un ser sociohistórico. Sin embargo, si bien la historia actúa sobre el sujeto, no lo determina, porque el sujeto es un ser activo que puede modificar sus prácticas y las estructuras en las cuales se encuentra inserto.

Entre el sujeto y las estructuras existe un margen de libertad sobre el cual puede actuar para construir su propia historia. Sin embargo, para construir su propia historia el sujeto debe tomar conciencia de la forma en que la estructura social y la historia colectiva han actuado sobre sus opciones personales.

De esta toma de conciencia podrá desarrollar la capacidad de construir historia. El sujeto también es productor de historias, puesto que cuenta con la capacidad de construir narraciones. Incluso, puede re-significar su trayectoria (De Gaulejac, 1991), no con el propósito de controlar el curso de la historia sino de otorgarle su propio sentido.

  • Entonces, tiene la capacidad para retornar reflexivamente sobre su pasado, proyectarse en el futuro y transformarse en sujeto histórico (Gallez, 1996);
  • Por ello, el sujeto es porta dor de historicidad: de la capacidad de intervenir sobre su propia historia;

él es el producto de una historia, de la cual él busca llegar a ser sujeto. De este modo, bien se podría afirmar que una vida es una trayectoria en el cual el sujeto se apropia de las relaciones sociales, las interpreta, las re-interpreta y establece otras nuevas.

Por ello, cada sujeto es siempre una síntesis de la historia social del colectivo al cual pertenece y, al mismo tiempo, sus prácticas resultan ser una síntesis de la estructura social en la cual se encuentra inserto.

Por tanto, el sujeto asume un rol activo en su relación con la historia y la estructura social. “Lejos de refejar lo social, el individuo lo apropia, lo mediatiza, lo fltra y lo retraduce, proyectándolo en otra dimensión, que corresponde a la de la subjetividad” (Ferrarotti, 1983: 51).

El sujeto re-inventa a cada instante lo social y a través de sus prácticas singulariza la universalidad de la estructura social e individualiza la historia colectiva (Ferrarotti, 1983). En esta construcción a nunca acabar, el sujeto se define a sí mismo como incompleto, por tanto, busca la finitud.

Rechaza el mundo tal cual es y actúa para transformarlo, para realizarse como sujeto. Así el sujeto construye su identidad. SOBRE LA IDENTIDAD La identidad se construye en la relación del sujeto con su entorno y con los otros. Esta afrmación sólo evidencia que la identidad refere a la construcción del sujeto en lo social.

Por tanto, la identidad no apunta a la esencia del ser. La identidad no es algo dado, no es fija. no es la suma de características sociales, psicológicas y/o culturales. La identidad no viene dada desde fuera.

Los otros y el entorno son vitales para su construcción. La identidad es una construcción permanente. La identidad “es el yo entendido reflexivamente por la persona en función de su biografía… supone continuidad en el tiempo y el espacio: pero la identidad del yo, es esa continuidad interpretada refejamente por el agente” (Giddens, 1997: 72).

  1. Sin embargo, no se trata de un acto refejo sino de la construcción de un concepto de persona, cuyo contenido varía según la cultura (Giddens, 1997);
  2. Sin embargo, la identidad no es la misma para todos los miembros de un colectivo (Mucchielli, 2002);

La identidad es individual, pero también colectiva. Se construye en la interacción. Por lo tanto, la identidad no es fija. no se corresponde con la respuesta a la pregunta ¿quién soy? Esta pregunta no tiene sentido desde la perspectiva comprehensiva. Esta pregunta conduce al esencialismo, a una cosificación del sentido de una vida, a la fijación y, por tanto, a la negación de la identidad.

  • Si la identidad es una construcción, la pregunta ¿quién soy? se transforma en ¿quién estoy siendo? en un momento y contexto particular de la existencia;
  • Entonces, resulta más apropiado hablar de construcción identitaria;

Referirse a la construcción identitaria implica incorporar la dimensión de trayectoria. Una continuidad que permite afrmar que alguien a través del tiempo mantiene una igualdad consigo mismo y al mismo tiempo es diferente a otro. Además, el sujeto tiene conciencia sobre su propia existencia.

Sabe que es un mismo sujeto a través del tiempo y que mantiene una coherencia a pesar de los cambios que él mismo realiza, los cambios del contexto y de los otros que lo rodean (De la Torre, 2001). Sin embargo, la identidad no es una categoría empírica.

Ella emerge como respuesta a una acción analítica. Es un constructo que da cuenta de una manera de existir en el mundo y de la conciencia de esa existencia. La identidad se refleja en lo que está siendo el sujeto, es decir, la resultante de lo que ha sido y de lo que desea ser.

Por ello, más que definirla, se adjetiva, se le connota y denota. La identidad corresponde al resultado del proceso de apropiación simbólica del conjunto de experiencias que el sujeto encuentra durante su trayectoria vital.

Este proceso es vivenciado por el sujeto en tanto actor singular de una situación social determinada. La identidad es una construcción de la cual el sujeto extrae permanencia y singularidad. La permanencia refiere a lo que él es, siendo siempre un ‘ser idéntico a sí mismo’ y la singularidad le asegura ser único y no confundirse con otro.

  1. Entonces, la identidad está en el corazón de la individualidad;
  2. Pero, la identidad siempre se construye en relación con un entorno, se trata de una manera de ser y de situarse en un lugar y de relacionarse con los otros sujetos y los colectivos;

Por ello, la identidad constituye una manera de existir en el medio social y define la manera en que el sujeto interpreta la realidad y sus acciones (Chauchat, 1999). Según Serrano (1997), hay que remarcar que la construcción identitaria corresponde a un proceso continuo y progresivo de construcción en la interacción, inestable y jamás acabado.

En este proceso el sujeto tiene un rol activo: construye sentidos y se apropia de las experiencias. Asumiendo su rol activo, podrá devenir constructor de su identidad, podrá definir el curso de su historia y de la historia del colectivo al cual pertenece (Gagnon, 1980), podrá asumir su historicidad.

Sin embargo, la identidad no es únicamente el resultado de la interacción social. Ella es “… también una realidad subjetiva” (Burkitt, 1991 en Veredas, 1999: 115 ). Es un proceso de construcción de sentido, el más importante y permanente que desarrolla todo sujeto.

La identidad es producto de una historia, en tanto requiere del desarrollo de una trayectoria. Una trayectoria corresponde a la serie de posiciones que en un espacio en incesante transformación va ocupando un sujeto o un grupo en forma sucesiva (Bourdieu, 1994).

Por eso, la identidad puede comprenderse como el transitar por marcos institucionales durante el periodo de existencia del sujeto. De ahí que todo sujeto “… vive una biografía reflejamente organizada en función de los fujos de la información social y psicológica acerca de los posibles modos de vida” (Giddens, 1997: 26).

  • Como la trayectoria refiere a un sujeto que se desplaza, la identidad es un producto que emerge en la intersección de los procesos psicológicos y sociales que tienen lugar de los contextos en los cuales está inmerso y bajo el entramado de significaciones compartidas por los colectivos con los que interactúa;

Así se integra el sujeto a su cultura (Deschamps, Morales, Páez y Wolchel, 1999). Entonces, en su construcción identitaria, el sujeto muta y transmuta en la dimensión espacio-temporal de su existencia en la medida que vivencia nuevas experiencias. La resultante es un producto singular, una identidad particular.

  • La identidad emerge en singular como resultante de la intersección de las pertenencias del sujeto a través del tiempo (Serres, 1997);
  • De ahí que la identidad no es igual a la pertenencia;
  • Sin embargo, algunos autores han concebido la identidad como “… una cualidad o conjunto de cualidades con las que una persona o grupo de personas se ven íntimamente conectados” (Larraín, 2001: 23);

Entonces, la identidad refiere a como los individuos se definen a sí mismos en función de ciertas características compartidas, a saber: categorías sociales como etnia, religión, nacionalidad; las posesiones materiales y los otros, en tanto grupo del cual se es parte (Larraín, 2001).

Entonces, se hace necesario establecer la distinción entre identidad y pertenencia. Desde la teoría de conjunto, la distinción entre estos dos conceptos resulta evidente. Para indicar la igualdad se utiliza un signo igual (=), mientras que para indicar la pertenencia se emplea una épsilon estilizada (e).

El primer concepto refiere a términos individuales y el segundo indica que un elemento es parte de un grupo (un conjunto), es decir, comparte algún elemento o propiedad del grupo (Serres, 1997 en De Villers 2002). Entonces, no es lo mismo identidad que pertenencia.

En el mundo social, las pertenencias de los sujetos son múltiples y, salvo excepciones, son cambiantes. Entonces, si una pertenencia se define como identidad, el sujeto quedaría reducido a una sola pertenencia.

Por ejemplo, su pertenencia a la nación chilena, cuando el ser chileno es una de las tantas pertenencias que comparten todos quienes han nacido en el mismo territorio. Si se hacen colectivas las relaciones de pertenencia y se conciben como relaciones unívocas de identidad, se procede de una manera ajena a la teoría de conjuntos, puesto que se incorporan las relaciones de inclusión y exclusión que no son parte de la teoría de conjunto.

Entonces, se está frente a un error lógico (Serres, 1997 en De Villers 2002). De ahí que la identidad no corresponde a una o a múltiples pertenencias. Más aún, cuando se trata del análisis de la identidad del sujeto, es necesario considerar que es el principio de no identidad de sí mismo con sí mismo lo que hace posible que el sujeto se constituya en un agente histórico que se transforma a sí mismo.

Por ello, su identidad siempre es cambiante (De Villers, 2002). Así, la identidad es un conjunto de significaciones, fijadas momentáneamente, que se construyen en un contexto sociohistórico material e ideacional, más o menos impreciso, en el entramado de pertenencias.

La identidad es, entonces, el sentido otorgado por el actor a su propia condición de sujeto. obviamente, los contenidos de las significaciones varían según la posición del sujeto en la estructura social y del momento socio-histórico en que se encuentre (Mucchielli, 2002).

You might be interested:  La Escuela Como Construcción Social?

Dado que la identidad es un sentido otorgado por el sujeto a su propia experiencia, la identidad no puede ser compartida. Cada actor construye su propia identidad, aunque pueda compartir historias, entornos y experiencias con otros miembros de los colectivos a los cuales pertenece.

  • Entonces, existen tantas identidades como sujetos;
  • Si la identidad se construye a lo largo de la existencia del sujeto, la identidad conlleva una historia;
  • La historia debe considerar sus dos acepciones: la historia como sucesión de acontecimientos y la historia como el relato de dichos acontecimientos (Veyne, 1984);

Además, hay que considerar que la historia no refiere sólo al pasado sino también a la historia que está en construcción, es decir, el futuro (Lebovici, 1979 en De Gaulejac, 1991). Entonces, el concepto de identidad también connota la noción de proyecto: una identidad actúa como tal para quien tiene un proyecto.

Por ello, la identidad varía según los actores y las situaciones consideradas. Ella es plural. En tanto que la identidad es un asunto de significaciones construidas por el sujeto, en función de su propia identidad y de sus proyectos, ella es recursiva.

La identidad no es estática, ni fija. Está en permanente transformación, ya sea por las mutaciones que operan en el entorno y/o los cambios realizados por el propio sujeto, como por los relatos que el sujeto construye sobre su trayectoria vital. Al mismo tiempo, el sujeto modifica las relaciones que establece con su entorno y con los otros que forman parte de él.

Sin embargo, en la mutación y transmutación de la identidad no sólo operan procesos externos. La identidad también es resultante de procesos propios del sujeto de carácter biológico, afectivo y cognitivo que se desarrollan en el marco de procesos relacionales y comunicacionales, históricos y culturales (Mucchielli, 2002).

La identidad no es un constructo empíricamente observable, aunque ella se manifiesta en las prácticas que desarrolla el sujeto y le permite construir un relato particular, un relato sobre su propia existencia. Aunque en ese relato incluye ficción, su narrativa no es del todo ficticia, puesto que dicho relato se construye a partir de las experiencias que el sujeto ha vivenciado en el contexto de su existencia y con los otros que lo rodean.

  1. Se trata de un relato que da cuenta de los acontecimientos que el sujeto ha vivenciado a lo largo de su historia;
  2. Por ello, Taylor indica que: “… para tener un sentimiento de quienes somos, debemos poseer una idea de cómo hemos llegado a ser y de adónde vamos” (Giddens, 1997: 74);

Entonces, si la identidad es relato, es intriga, es también una construcción de sentidos, cuyos contenidos varían infinitamente, pero está condicionada por las estructuras sociales y los conglomerados de significaciones que regulan las condiciones de existencia del sujeto.

  1. Además, hay “… aún otras diferencias más sutiles y también más importantes;
  2. Las biografías reflejas difieren en gran medida, de la misma manera que los relatos (en función, por ejemplo, de la forma y el estilo)” (Giddens, 1997);

Las biografías reflejas dan cuenta de una construcción de sentidos. Sin embargo, esos sentidos se construyen sobre las acciones de los sujetos. Como señala Giddens, “… no somos lo que somos, sino lo que hacemos” (1997: 99). Y para avanzar en la construcción de su sí mismo, en la construcción permanente de la identidad, desde el presente, el sujeto se apropia de su pasado y desde ahí se lanza a sus proyectos futuros.

Dado que la identidad es producto de la interacción del sujeto con su entorno, toda identidad es una identidad situada. Entonces, la construcción identitaria ocurre en un territorio. En ese espacio ya apropiado por otros, el sujeto se constituye en un actor social, en la medida que, tomando en cuenta su pasado, desarrolla acciones con perspectiva de futuro.

Las acciones se realizan siempre en relación con los otros que están presentes (de diferentes maneras) en el mismo territorio. También se debe tener presente que ese territorio define –en parte– las posibilidades de acción del sujeto: las favorece, restringe o condiciona.

  • Sin embargo, siempre el sujeto interpreta sus condiciones de existencia, define el sentido y la estrategia de su acción y vuelve a interpretar, a resignificar el territorio;
  • En ese espacio apropiado y re-apropiado, donde tienen lugar las interacciones que el sujeto establece con los otros y las acciones, se puede asir la identidad situada de un sujeto (Mucchielli, 2002);

El sujeto actúa diversas identidades situadas en forma simultánea. no en el instante preciso, pero sí diferenciadas por un breve tiempo. En el tiempo presente se sitúa en relación a los colectivos a los cuales pertenece (Deschamps  et al. , 1999). De ahí extrae significaciones momentáneamente compartidas.

Y cuando se analiza la identidad a lo largo del tiempo, el sujeto suma la cantidad de identidades situadas que ha desplegado a lo largo de su trayectoria vital (Mucchielli, 2002). Si la identidad es situada, ella se construye en un territorio donde los otros juegan el rol principal.

Esto significa que la identidad se construye en la alteridad. Entonces, el colectivo permite que el sujeto exista, que construya su identidad. Esto acontece porque los otros han estado presentes incluso antes del lenguaje, están presentes durante toda la trayectoria vital del sujeto.

  1. Ellos están presentes como fguras significativas, como referentes culturales, como mitos, como figuras de poder, etc;
  2. (De la Torre, 2001);
  3. Es por eso que la identidad se construye en y a través de las pertenencias, en los colectivos por los cuales circula el sujeto;

Así, los otros, próximos o lejanos, volátiles o permanentes, constituyen un campo de producción identitaria que genera aperturas o restringe las posibilidades de acción del sujeto. Los otros definen las posibilidades de enriquecimiento de su identidad, puesto que, mientras más experiencias se compartan con los otros, mayor es la expansión de la identidad.

  • La identidad también es la resultante del conjunto de narraciones que circulan en torno al sujeto;
  • Esto, porque las historias vehiculan los significados compartidos por los colectivos;
  • Además, son esas historias sobre el acontecer de la existencia las que permiten las interacciones entre los sujetos y son producto de ellas mismas;

Y es a través de las narrativas que el sujeto expresa su identidad a los otros. Entonces, las narrativas vehiculan proposiciones de identidad que son interpretadas por otros sujetos que portan su propia identidad. Así, “… cada identidad es, a cada instante, una emergencia de sentidos, resultante de un conjunto de negociaciones circulares de identidades de cada uno.

Cada identidad encuentra su fundamento, entonces, en el conjunto de las otras identidades que se expresan al interior del sistema de relaciones” (Mucchielli, 2002: 36). Por lo tanto, en la tarea de construcción de su identidad, el sujeto participa de un sistema de relaciones donde se construye a partir de lo que es y en las interacciones que establece.

En ese entramado de relaciones significa y re-significa permanentemente su imagen de sí, porque es en las interacciones socia les donde se engendran las tensiones existenciales que debe administrar. Debe seleccionar los elementos que desea integrar a su identidad y los que desea eliminar, lo que desea transformar.

  • En esta gestión de sí mismo, en las elecciones sucesivas e inacabadas, se construye el sujeto;
  • Pero antes de integrarlos adecúa esos elementos, los evalúa, los acomoda con el fin de salvaguardar la coherencia y la singularidad de su identidad (bajoit, 1997);

REFLEXIVIDAD La construcción identitaria necesita de la reflexividad. “… la identidad del yo no es algo meramente dado como resultado de las continuidades del sistema de acción individual, sino algo que ha de ser creado y mantenido habitualmente en las actividades reflejas del individuo” (Giddens, 1997: 72).

  1. Según bruner, la identidad (el yo) se define en función de los significados que le son otorgados, pero también de las prácticas;
  2. “… ‘el significado del Yo’ se alcanza y pone en funcionamiento” (1991: 115) Por ello, la identidad no puede construirse si no entra en acción esta capacidad de reflexión;

La reflexividad es, según bruner, “… nuestra capacidad de volvernos al pasado y alterar el presente en función de él, o de alterar el pasado en función del presente” (1991: 109). no se trata de cambiar el pasado en sí mismo, de cambiar lo acontecido, si no de darle nuevos significados a las experiencias que han tenido lugar a lo largo de la historia.

Y, en relación al presente y al futuro, la reflexividad permite definir sentidos y acciones a realizar. Entonces, la reflexividad es siempre interpretación y re-interpretación. Se trata de la acción de autorreflexión o desarrollo de la autoconciencia, como lo nomina Gergen (2006).

Se trata de una acción interpretativa que opera independientemente de la capacidad cognitiva, la capacidad discursiva y del territorio en que se encuentre el sujeto. Lo que se pone en juego es su capacidad de significar y re-significar del sujeto. La acción reflexiva sobre el sí mismo permite tomar conciencia de la unicidad del sujeto y evidencia su dimensión histórica.

Es decir, cuando el sujeto se piensa a sí mismo, puede identificar lo que se mantiene de él, pero también aquello que desea transformar y lo que requiere construir. Su permanencia y su singularidad se manifestan.

Sin embargo, para que la construcción de la identidad se realice, se requiere que la construcción social del yo sea ella misma considerada una construcción (Gergen, 2006). La reflexividad aplicada al sí mismo para avanzar en la construcción identitaria requiere del pensamiento crítico que permita discriminar acciones y significaciones; necesita de la creatividad para dar posibilidad a lo nuevo; reclama de la imaginación para poder proyectar hacia el futuro y exige de la metacognición para articular sentidos y proyectarlos en el tiempo.

Entonces, es la capacidad reflexiva la que posibilita la transformación de los sujetos en constructores de su propia historia, es la que hace posible la historicidad del sujeto. La reflexividad guía las acciones del sujeto en su territorio y con los otros.

Como indica bruner, “… el Yo, utilizando su capacidad de reflexión y de imaginar alternativas, rehúye o abraza o re-evalúa y reformula lo que la cultura le ofrece” (1991: 110) Además, hay que considerar que la reflexividad no se limita a lo que se puede asemejar a una descripción del pasado, no trata de construir una representación de la realidad.

La reflexividad implica también una intervención, implica una práctica sobre el mundo (Potter, 1998). Por ello, la reflexividad entendida como un retorno sobre la propia experiencia del sujeto (Steier, 1992), deja de manifesto que la acción reflexiva sobre el sí mismo es siempre una acción transformativa.

Es lo que De Villers (1996) nomina efecto sujeto, el efecto de la subjetivación. La capacidad reflexiva del sujeto aplicada a su propia identidad posibilita la historicidad individual. Lo que significa que el sujeto puede adueñarse de los márgenes de libertad que le permiten las estructuras sociales, para aproximarse más a su propio proyecto de futuro que a las expectativas que los otros trazan sobre él.

  1. Así, el sujeto conducirá su historicidad individual entrelazada con la historicidad colectiva de los múltiples colectivos de los cuales forma parte;
  2. La reflexividad operada por el sujeto afecta al cuerpo y a los procesos psíquicos del sujeto (Giddens, 1997);

Por ello, el cuerpo no es un mero depositario o continente de la identidad del sujeto. CORPOREIDAD Identidad del sujeto y corporeidad son dos dimensiones difíciles de separar, ya que “el yo, naturalmente, está corporeizado” (Giddens, 1997: 76). La corporeidad no es sólo una materialidad que contiene o donde habita un sujeto.

  1. Tampoco es sólo una fuente de sensaciones placenteras y de aquellas que no lo son;
  2. Como otra dimensión del sujeto, la corporeidad es resultante de la acción simbólica del sujeto y de los otros sobre él, es producto de múltiples prácticas que se realizan directa o indirectamente sobre ella y en relación a ella y de diversas significaciones que se le atribuyen –ya sea al cuerpo como totalidad y a sus órganos de forma independiente–;

La corporeidad es un producto más de la acción cultural. Más aún, se puede afirmar que el cuerpo es acción y que la corporeidad tiene particulares implicancias sobre las interacciones que se establecen en la vida cotidiana, puesto que vehicula significaciones y permite desarrollar las acciones que se propone el sujeto.

  1. Además, las significaciones tienen origen en el cuerpo y del cuerpo emanan las significaciones que hacen posible la existencia individual y colectiva de los sujetos (Le Breton, 2002);
  2. También se debe considerar que, toda acción que realiza el sujeto –sea individual o colectiva, simple o compleja, cotidiana o excepcional, espontánea o planificada– se hace cuerpo, se corporeiza;

También el territorio donde su existencia tiene lugar moldea y modifica la corporeidad del sujeto. Al mismo tiempo, todas sus acciones necesitan de su cuerpo. Desde la más temprana existencia, desde las primarias exploraciones del niño en el mundo, cuando comienza a tomar conciencia de la existencia de su cuerpo y de sus capacidades, es a partir del cuerpo y con el cuerpo que el sujeto establece su relación con su entorno.

A través de los órganos de los sentidos, el sujeto accede a la experiencia de habitar un territorio y a partir de eso construye interpretaciones sobre lo que ahí acontece y los sujetos que lo pueblan (Le Breton, 2002).

Con su corporeidad, el sujeto se apropia del mundo, lo significa y lo transforma buscando materializar sus significaciones y luego es el mismo entorno –material y simbólico– el que moldea su cuerpo. En el cuerpo se manifesta la identidad del sujeto y al mismo tiempo permite su diferenciación de otros sujetos.

Como indica Le Breton: “La existencia es, en primer término, corporal” (2002: 7). Además, como el sujeto se inscribe en la temporalidad, la corporeidad no sólo da cuenta de la identidad del sujeto en cada instante sino que también en ella queda plasmada su trayectoria vital.

En el cuerpo se graba la historicidad del sujeto. La corporeidad juega un rol fundamental en el mantenimiento de coherencia de la identidad. Puesto que, a pesar que el relato sobre sí mismo y la corporeidad cambia material y simbólicamente a través del tiempo, se trata siempre de una misma materialidad.

El cuerpo es una resultante de la acción reflexiva del sujeto e inversamente, la reflexividad del sujeto actúa sobre la corporeidad, pues éste se ve activado y/o sometido por diversos sistemas abstractos, regímenes corporales y estilos de vida que lo moldean desde el exterior.

Si el cuerpo es resultante de un sistema de prácticas mediadas por la reflexividad, el cuerpo integra los significados y prácticas con que se interactúa a cotidiano, las condiciones de vida, los regímenes existentes, los estilos establecidos y los otros posibles de crear.

El cuerpo también está inmerso y cruzado por las construcciones relacionadas con la sexualidad (Giddens, 1997). Entonces, se torna más preciso hablar de corporeidad, pues ésta incluye más que la materialidad.

Así, se puede afirmar que la corporeidad es al mismo tiempo resultante y contiene las marcas de las experiencias que ha vivenciado el sujeto. El cuerpo también es un recurso para marcar y comunicar la identidad y las pertenencias de las identidades situadas del sujeto.

REFERENCIAS Aznar, Pilar (1992). “El constructivismo en educación”. En Aznar, Pilar (Ed. Constructivismo y educación,  pp. 13-50. Valencia, España: Tirant to Blanch. [ Links ] Bajoit, Guy (1997). “Qu’est-ce que le sujet?”.

En Bajoit, Guy y Emmanuel Belin (Eds. Constributions à une sociologie du sujet  (pp. 113-130). París, Francia: L’Harmattan. [ Links ] Berger, Peter y Luckman, Thomas (1989). La construcción social de la realidad. Madrid, España: Amorrortu. [ Links ] Bruner, Jerome (1991).

  1. Actos de significado: más allá de la revolución cognitiva;
  2. Madrid, España: Alianza;
  3. [ Links ] Burkitt, Ian (1991);
  4. Social selves: theories of the social formation personality;
  5. Londres, Inglaterra: Sage Publications;

[ Links ] Chauchat, Hélène (1999). “Du fondement social de l’identité du sujet” (pp. 7-26). En Chauchat, Hélène y Durand-Delvigne, Annick (Eds. ),  De l’identité du sujet au lien social. Paris, Francia: Presses Universitaires de France. [ Links ] De Gaulejac, Vincent (1991).

La névrose de classe. París, Francia: Hommes et Groupes éditeurs. [ Links ] De la Torre, Carolina (2001). Las identidades. Una mirada desde la psicología. La Habana, Cuba: Centro de Investigaciones y Desarrollo de la Cultura Cubana Juan Marinillo.

[ Links ] De Villers, Guy (1996). “L’approche biographique au carrefour de la formation des adultes, de la recherche et de l’intervention. Le récit de vie comme approche de recherche – formations”. En Desmarrais, Danielle y Pilon, Jean-Marc (Eds. ),  Pratiques des histoires de vie.

  • Au carrefour de la formation, de la recherche et de l’intervention  (pp;
  • 107-134);
  • París, Francia: L’Harmattan;
  • [ Links ] ——- (2002);
  • “El sujeto dividido y el deseo de formación”;
  • Praxis  4, 100-111;

[ Links ] Deschamps, Jean-Claude; Morales, Francisco; Páez, Darío y Wolchel, Stephen (1999). L’identité sociale. La construction de l’individu dans les relations entre groupes. Grenoble, Francia: Presses Universitaires de Grenoble. [ Links ] Ferrarotti, Franco (1983).

Histoires et histoires de vie. La méthode biographique dans les sciences sociales. París, Francia: Librairie des Méridiens. [ Links ] Franssen, Abraham (1997). “Balises et écueils d’une sociologie du sujet”.

En Bajoit, Guy y Belin, Emmanuel (Eds. ),  Constributions à une sociologie du sujet,  pp. 17-50. París, Francia: L’Harmattan. [ Links ] Gagnon, Nicole (1980). “Données autobiographiques et praxis culturelle”, en  Cahiers internationaux de sociologie  69, 291-304.

[ Links ] Gallez, Danielle (1996). “A la recherche de nos fliations” , Pratiques de formation (Analyses). Les fliations théoriques des histoires de vie en formation ,31, 13-21. [ Links ] Gergen, Kenneth (2006).

El yo saturado. Dilemas de identidad en el mundo contemporáneo. Barcelona, España: Editorial Paidós. [ Links ] Giddens, Anthony (1997). Modernidad e identidad del yo. El yo y la sociedad en la época contemporánea. Barcelona, España: Ediciones Península.

[ Links ] Larraín, Jorge (2001). La identidad chilena. Santiago, Chile: Lom Ediciones. [ Links ] Le Breton, David (2002). La sociología del cuerpo. Buenos Aires, Argentina: Ediciones Nueva Visión.

[ Links ] Lebovici, Serge (1979). Névrose Infantile et névrose de transfert. 39 Congrès des Psychanalystes de Langue Française. París, Francia: Presses Universitaires de France. [ Links ] Mucchielli, Alex (2002). L’identite. París, Francia: Presses Universitaires de France.

[ Links ] Potter, Jonathan (1998). La representación de la realidad. Discurso, retórica y construcción social. Barcelona, España: Editorial Paidós. [ Links ] Serrano, Amparo (1997). “Le sujet comme processus inachevé”.

En Bajoit, Guy y Belin, Emmanuel (Eds. Contributions à une sociologie du sujet. pp. 95-111. París, Francia: L’Harmattan. [ Links ] Serres, Michel (1997). “¿Qu’est-ce que l’identité?”. Le Monde de l’Education, de la Culture et de la Formation  214, p. [ Links ] Steier, Frederick (editor) (1992).

  1. Researcho and reflexivity;
  2. London, Inglaterra: Sage Publications;
  3. [ Links ] Veredas, Sonia (1999);
  4. “Procesos de construcción de identidad entre la población inmigrante”;
  5. Paper  57, 113-129;
  6. [ Links ] Veyne, Paul (1984);

¿Cómo se escribe la historia? Foucault revoluciona la historia. Madrid, España: Alianza Editorial. [ Links ].

¿Qué aspectos influyen en el desarrollo de la personalidad?

Factores determinantes de la personalidad – Existen varios factores que son determinantes en nuestra personalidad, como: la herencia, el afecto, la nutrición, la salud física, el desarrollo neuropsicológico, el ambiente y el aprendizaje. Según Hans J. Que Aspectos Involucra La Construcción De La Identidad Cuando hablamos de carácter nos referimos a aquellas características en las que tiene un mayor peso la influencia del ambiente, es decir, el aprendizaje. Es adquirido, ligado a factores educativos y culturales. Sin él nos sería imposible interiorizar las normas sociales y nuestro ajuste voluntario. Se le puede educar, claro está que con trabajo personal. Respecto al temperamento, es la base biológica del carácter, nos viene dada, es nuestro comportamiento afectivo (en gran parte resultado de la suma de procesos químicos del cerebro).

  • Eysenck , psicólogo inglés que dedicó su vida al estudio de la personalidad, la estructura de personalidad posee tres “dimensiones”: carácter, temperamento (que muchas veces se confunden) e inteligencia;
You might be interested:  Soñar Que Un Edificio Se Tambalea?

Recientes estudios  informan cuáles son los genes que influyen en nuestra personalidad. Y, finalmente, la inteligencia, que hace referencia a nuestro comportamiento cognitivo, formada por algunas variables como la atención, la capacidad de observación, la memoria, el aprendizaje y las habilidades para socializarse.

  1. Cuando hablamos del desarrollo de la personalidad debemos tener en consideración dos conceptos: genotipo y fenotipo;
  2. El primero se refiere a las potencialidades que tenemos debido a nuestra constitución biológica, es decir, lo que podríamos o deberíamos ser y está determinado por la herencia y el desarrollo neuropsicológico;

El segundo hace referencia a la manifestación conductual de nuestra personalidad, es decir, lo que hacemos y cómo lo mostramos, y está determinado por el genotipo y por los procesos de aprendizaje a lo largo de nuestra vida. Ambos desempeñan un rol fundamental para el desarrollo de nuestra personalidad.

En conclusión, nacemos con ciertas características propias, que con el paso del tiempo y con un conjunto de factores como son el origen ambiental, la cultura, la familia, la educación recibida, etc. , se van desarrollando y definiendo, estructurando y cambiando con el paso de los años.

En este proceso intervienen de forma significativa ejerciendo una gran influencia las figuras de los padres, los amigos, profesores. Que Aspectos Involucra La Construcción De La Identidad Como hemos visto, nuestro comportamiento se muestra, en cierta manera, consistente con el tiempo, con lo cual podríamos concebir los rasgos como agrupaciones de conductas específicas que se presentan habitualmente. Un rasgo de personalidad contiene las características de estabilidad y durabilidad y en esto se diferencia de un estado, que es una situación puntual, con un inicio y fin. Por ejemplo, es muy distinto que estemos nerviosos porque mañana presentamos un examen, hayamos tomado mucho café o hayamos discutido, a que seamos nerviosos.

Es muy importante tener esto presente, ser específicos, de hecho muchas terapias trabajan en esa diferenciación. Cuántas veces habrás escuchado que te llamen apático, enojón, nervioso, antisocial, alma de la fiesta… en función de una situación específica.

¿A qué es molesto? Las personas nos asemejamos o diferenciamos no en función de nuestros estados, sino dependiendo de nuestros rasgos. Hay una inmensa, pero inmensa cantidad (egocentrismo, impulsividad, ansioso, dominantes, emotivos…). Mira la investigación original donde en 1936, Allport y Odbert encontraron hasta 17953 rasgos.

  1. Como comprenderás, el trabajo de los psicólogos sería imposible y es por ello que desde el punto de vista moderno de las teorías de la personalidad se establecen los tipos o dimensiones;
  2. Los rasgos no son independientes, en realidad se relacionan entre sí en mayor o menor medida y esta relación puede cuantificarse mediante un índice estadístico llamado correlación;

Este tipo de relación entre los rasgos hace posible su agrupación en entidades superiores llamadas tipos o dimensiones. Así, por ejemplo, tenemos tipos como el de la extraversión, que englobaría rasgos de sociabilidad, vitalidad, actividad, dominancia, búsqueda de emociones, etc.

Es importante no concebir estos tipos de manera dicotómica (extraversión-intraversión) sino en un continuo o grado, en función de la medida en que poseemos los distintos rasgos que constituyen ese tipo en concreto.

Antes de pasar a las teorías y modelos, me gustaría que echaras un vistazo a una recopilación de investigaciones recientes sobre el uso de nuestros datos (edad, intereses, likes, etc. ) que ayudan a empresas importantes (concretamente facebook) a serlo, en gran parte gracias al perfil que se forman de nosotros y cómo influye en nuestra conducta.

¿Cuáles son los elementos que conforman la identidad de una persona?

Identidad personal e identidad social – La psicología reconoce en la identidad de cada individuo dos campos diferenciados, pero complementarios: la identidad personal y la identidad social. La identidad personal es el conjunto de rasgos característicos de un individuo, como sus actitudes y habilidades, su carácter, su temperamento, sus virtudes y sus carencias, todos los cuales permiten que este se diferencie de los demás y reconozca su individualidad y su personalidad.

La identidad social o colectiva , en cambio, es aquella según la cual una persona, al pertenecer o sentirse afín a determinados grupos sociales (espirituales, nacionales, profesionales, laborales, etc.

), asume un conjunto de rasgos o atributos propios de esta comunidad, lo cual ayuda al individuo a forjar o definir el concepto que tiene de sí mismo y de su lugar en la sociedad. Vea también:

  • ¿Qué es Identidad?
  • Identidad social
  • Personalidad

Cómo citar: “Identidad personal”. En: Significados. com. Disponible en: https://www. significados. com/identidad-personal/ Consultado:.

¿Cómo se construye la identidad de los jóvenes?

Hay cuatro hitos a alcanzar en la adolescencia : independencia de las figuras parentales, aceptación de la imagen corporal, integración en la sociedad a través del grupo, y con- solidación de la identidad.

¿Qué aspectos de mi identidad puedo mejorar y como?

¿Cómo influye la identidad en la sociedad?

La identidad social – Según, Scandroglio, López y San José, de la pertenencia a esos grupos sociales va a surgir una identidad social, una de cada grupo con la que nos vamos a identificar en mayor o menor grado. Cada grupo influirá en nosotros de una forma u otra y condicionará en cierta medida nuestra forma de pensar y de actuar.

Es importante reconocer qué aspectos de nuestra conducta pueden estar condicionados por estos grupos sociales. De este modo, vamos a tener una identidad personal y varias sociales. Las diferentes identidades sociales convergerán en nosotros y harán una sola identidad personal.

Por ejemplo: español, andaluz, malagueño, seguidor del Málaga y del Barcelona, fan de Pink Floyd y autores como Bukowski y Kerouac. Si nos identificamos con esta descripción, tenderemos a buscar ambientes sociales que estén en sintonía con nuestros gustos y de esta forma estaremos más o menos siendo influidos. La saliencia de cada identidad va a hacer que una u otra sea más importante en diferentes momentos. Así, si nuestra identidad nacional se hace más saliente debido a algún evento, nuestros pensamientos, sentimientos y comportamientos van a estar más condicionados por esa identidad. La adopción de una identidad social por un miembro del grupo triunfará sobre su identidad personal a medida que se convierta en una extensión del colectivo.

¿Cómo influye en mi identidad en la comunidad?

¿Qué hacemos? – Analiza la siguiente información. Como has estudiado en distintas sesiones de esta asignatura, en la etapa de la adolescencia se experimentan diversas vivencias, una de ellas es la búsqueda y construcción de la identidad, esto es, estás definiendo quién ser y cómo ser.

Algo que da la pauta para conocerte e ir definiendo tu identidad es responder preguntas tales como: ¿Quién soy? ¿Quiénes influyen en mí? ¿Qué características me definen como persona? Intenta dar respuesta a estas preguntas y, si te es posible, anota tus ideas, para que, en función de éstas, reflexiones y las complementes a lo largo de la sesión.

Seguramente mencionarás varios aspectos o rasgos que consideras que te definen; sin embargo, es probable que no te resulte muy sencillo responder o, por el contrario, contestarás con mucha seguridad. Independientemente de lo que suceda, no te preocupes.

El conjunto de características o rasgos que estés pensando o escribas, hará referencia a aspectos que tienen que ver con la influencia que has recibido de las personas más cercanas; pero, también a los diversos grupos sociales de tus entornos, e incluso, de aquellos con los que no necesariamente tienes contacto directo.

Para precisar qué es la identidad y cómo se construye, observa el siguiente video y toma nota de lo que consideres necesario.

  1. Desafíos de la adolescencia: formación de la identidad personal.

La identidad es el conjunto de rasgos o características propias que te distingue y te hace única o único, tanto a nivel individual como colectivo. Ese conjunto de rasgos está influido por las experiencias propias, las personas que te rodean y las condiciones y situaciones que prevalecen en tus entornos. Asimismo, como se mencionó en el video anterior, existe una serie de factores que influyen en la construcción de la identidad, los cuales son: Vínculo de integración espacial.

Tiene que ver con la manera en que se perciben por su apariencia física, el autoconcepto de sí misma o sí mismo y la autoestima. Vínculo de integración temporal. Son las experiencias que se adquieren en las distintas etapas de la vida, entre éstas destacan las aspiraciones y las metas.

Vínculo de integración social o grupal. Engloba las distintas relaciones que cada una y cada uno establece con la sociedad; que van desde los vínculos con la familia, la comunidad y los grupos culturales y sociales. De estos tres factores, el vínculo de integración social o grupal justamente es el que tiene que ver con la influencia de los diversos grupos sociales, ya sean próximos a ti o no. Los grupos sociales tienen características como:

  1. La identificación. Sus integrantes se sienten parte del grupo y se diferencian de quienes no lo son.
  2. La estructura. Cada persona ocupa una posición que se relaciona con las posiciones de las y los otros.
  3. Los roles. Cada individuo desempeña una función.
  4. La interacción. Son las acciones recíprocas entre quienes lo conforman.
  5. Las normas y valores. Son pautas de comportamiento que regulan la relación entre sus miembros.
  6. Los objetivos e intereses. Tienen que ver con las razones por las que se agrupan las personas.
  7. La permanencia. Los grupos deben tener cierta permanencia en el tiempo.

A diferencia de lo que pudieras pensar, los grupos sociales no necesariamente son grupos formales, sino que todas las agrupaciones de personas, ya sea que tengan unos cuantos integrantes o, por el contrario, un número considerable; o bien, sea que cuenten o no con una estructura formal, todos ellos son considerados grupos y cada uno tiene un fin. Observa algunos tipos de grupos. Primarios. La relación entre sus integrantes está basada en la afectividad, el compromiso y la solidaridad, normalmente son grupos reducidos y la interacción es cara a cara. Secundarios. Los conforman un gran número de integrantes, esto dificulta la relación cara a cara, persiguen objetivos y su organización depende de reglamentos o estatus.

Un grupo social es el conjunto de personas que comparten un interés u objetivo en común e interactúan para alcanzarlo. Sus integrantes tienen una relación recíproca y continua; asumen un cierto compromiso; comparten valores comunes y cumplen objetivos y realizan tareas en común, por medio de los diferentes roles y generan una interdependencia entre ellos.

De referencia. Son grupos que sirven como referentes para establecer ideologías y conductas; no necesariamente se puede pertenecer a ellos. De pertenencia. Los individuos forman parte y son reconocidos como integrantes del grupo. Las normas y reglas establecidas son adoptadas por sus miembros sin que sean impuestas.

  1. Formales;
  2. Existe una estructura y las conductas de las y los miembros están reglamentadas y deben cumplir un propósito determinado;
  3. Informales;
  4. Las personas establecen relaciones de compañerismo y amistad; su origen es espontáneo y, normalmente, son un pequeño número de personas;

Hay grupos sociales distintos; no obstante, todos implican una interacción entre personas, unos de manera más cercana que otros, pero, de algún modo, cada uno genera una cierta influencia en nosotras y nosotros. La identidad se construye a lo largo de la vida, debido a la interacción con las personas que nos rodean, pero también por los vínculos que creamos al ser parte de comunidades o grupos más amplios; por ejemplo, somos parte del conjunto de personas que habitan un municipio, también podemos pertenecer a una etnia o un pueblo originario y, además, pertenecemos a una nación.

Todos esos conjuntos de personas forman grupos sociales, ya sean formales e informales o de pertenencia, por lo tanto, todos ellos inciden, en mayor o menor medida, en la identidad. Para conocer algunos ejemplos al respecto, lee con atención las respuestas de Alicia y Matías, en la sección “La voz de la juventud”, en relación con las preguntas: ¿quién soy?, ¿quiénes influyen en mí? Alicia: “¿Qué tal?, me llamo Alicia.

Soy una persona muy alegre, pero a veces un poco introvertida; me gusta mucho convivir con mis amigas y amigos, porque platicamos de cosas que nos interesan. Pienso que quienes han influido en mí son mi mamá, mi papá, mis hermanas y mis tíos. También mi comunidad, porque aquí hablamos mixteco y estoy aprendiendo a escribirlo; además, me gustan las celebraciones como la del día de muertos, para mí es una tradición muy bonita.

  1. Me identifico mucho con las personas que realizan acciones para ayudar a otras personas y con las que protegen el medio ambiente”;
  2. Matías: “Yo soy Matías;
  3. Me considero alguien muy inquieto, creo que no puedo estar sin hacer algo;

Me gusta mucho estudiar; mi mamá me dice que estudie una carrera. Mis pasatiempos son los videojuegos y escuchar música electrónica; conocí este tipo de música por mi hermano. En las redes sociales mi hermano y yo nos unimos a grupos virtuales donde estamos varios jóvenes de mi comunidad y también quienes son aficionados a los videojuegos”.

¿Qué te parecieron estos testimonios?, ¿de qué manera influyen los distintos grupos sociales que te rodean en tu identidad? Dentro de todos estos rasgos que mencionaron como parte de su identidad, hay aquellos que tienen relación con diversos grupos sociales, como el caso de Alicia, que comenta que pertenece al pueblo originario mixteco y habla la lengua, además que se identifica con grupos de personas que ayudan a otras o que trabajan en favor de la protección del ambiente.

Matías, también refiere algunos grupos sociales como el de su comunidad, donde interactúan jóvenes aficionadas y aficionados a los videojuegos. A continuación, realiza lo siguiente: Anota tus respuestas a las preguntas ¿Quién soy?, ¿Quiénes han influido en mí?, con ello podrás identificar qué grupos sociales influyen en tu identidad.

En este sentido, es importante que identifiques los grupos sociales que hay en tu entorno y reconozcas qué rasgos de esos grupos has asimilado o adoptado como parte de ti. Esto es muy significativo, porque esas influencias o identificarse como parte de esos grupos te permite configurar, también, una identidad colectiva.

Este tipo de identidad puede darse mediante la pertenencia o identificación a grupos muy específicos, como los grupos de amigas y amigos, los grupos escolares, los deportivos, los artísticos; pero, también puede suscitarse cuando te consideras parte de grupos más amplios, de modo que tienes también una identidad comunitaria, una identidad étnica o una identidad nacional, como el hecho de ser mexicana o mexicano.

  1. De dónde soy.

Como se explicó en el video, la identidad colectiva es fundamental para sentirse como parte de un grupo, permite forjar la personalidad de cada una y cada uno, al reconocerse como alguien diferente, pero a la vez como integrante de un grupo, ya sea social o cultural. Por lo tanto, en la identidad personal y colectiva, los grupos sociales tienen un papel preponderante e influyen de manera significativa, porque permiten que las ideas, los intereses y las necesidades de cada una y uno de nosotros, se aglutinen y coincidan con los de las personas que los integran.

Para complementar lo anterior, observa con atención el siguiente video. De este modo, podemos sentirnos parte de esos grupos o los consideramos como un elemento importante de nuestra identidad, porque coinciden con nuestras ideas, necesidades, intereses, gustos o expectativas.

Además, las distintas manifestaciones o rasgos como los gustos, la lengua, la religión, las tradiciones, etc. , juegan un doble papel, ya que permiten entendernos y saber quién somos, esto a nivel individual. Sin embargo, cuando nos damos cuenta de que coincidimos con los rasgos de otras personas y que también son importantes para ellas, entonces esto genera una fuerza, convicción o influencia porque, así como esas manifestaciones son significativas para nosotras y nosotros, lo son también para las y los demás.

En los testimonios que compartieron Alicia y Matías esto es evidente. Por ejemplo, cuando Alicia reconoce que habla la lengua mixteca y está aprendiendo a escribir en esa lengua, es porque está convencida de que ese rasgo es importante, no sólo para ella sino para las personas de su comunidad.

O bien, cuando Matías dice que forma parte de un grupo virtual donde participan otras y otros jóvenes de su comunidad, así como de un grupo de personas interesadas en los videojuegos, esto significa que esas y esos integrantes coinciden en cuanto a intereses, expectativas o gustos. Los grupos sociales son diversos; pero, algunos de los grupos sociales que influyen en la construcción de la identidad son los siguientes: Que Aspectos Involucra La Construcción De La Identidad ¿Qué otros grupos sociales hay en tus entornos?, ¿qué rasgos o expresiones compartes con tus grupos de pertenencia u otros grupos sociales? Los diversos grupos sociales, ya sean tus grupos de pertenencia o con los que te identificas, influyen en tu identidad, ya sea por la interacción constante y cercana o simplemente por haber nacido en determinado municipio o alcaldía, estado o país. A continuación, presta atención al siguiente fragmento audiovisual en el que se explica cómo se construye la identidad, a partir de las influencias que se reciben de las personas y grupos de nuestros entornos. Observa del minuto 9:30 al 10:55.

  1. Quién soy y cómo he llegado a ser así.

La identidad la construimos de manera individual, a partir de los rasgos que cada una y cada uno va percibiendo, de los aprendizajes y de las características de quienes te rodean. Las condiciones de los entornos también juegan un papel fundamental; aquí es donde destacan los grupos sociales. Si en tus entornos hay grupos con rasgos positivos, la construcción de la identidad se ve favorecida y, viceversa, si predominan aspectos negativos, esto también desfavorece que tengas referentes que te guíen de manera asertiva.

  • Por ejemplo, determinados rasgos como la música, la vestimenta o el estilo de vida que aluden a grupos delictivos o que se dedican a actividades ilícitas, desafortunadamente se han convertido en un referente para muchas y muchos jóvenes;

Asimismo, es necesario resaltar que, además de la influencia que tenemos de nuestro entorno inmediato, también recibimos influencia de las expresiones y rasgos que caracterizan a los grupos sociales, en términos amplios, como es la sociedad, tales como el idioma, la nacionalidad y otros más.

  1. México, nación multicultural.

Pertenecemos a la sociedad mexicana, la cual puede ser considerada como un gran grupo social que consta de todas las personas que habitamos un territorio y que, como parte de nuestra identidad, tenemos rasgos que nos distinguen como la nacionalidad, hablar el idioma español o alguna de las 68 lenguas indígenas; compartimos una historia y un conjunto de tradiciones. Recapitula. En esta sesión, se explicó cómo influyen los grupos sociales de nuestros entornos en la conformación de la identidad. Se precisó que si bien, los grupos de pertenencia nos aportan elementos para nuestra identidad, también hay grupos sociales a los cuáles no pertenecemos, pero que también generan cierta influencia.

  1. Para complementar esta idea, observa con atención el siguiente video del minuto 0:20 al 0:50;
  2. Consulta tu libro de texto para saber más acerca de cómo influyen los grupos sociales en la conformación de la identidad;

El Reto de Hoy: Para organizar tus anotaciones, realiza lo siguiente: Elabora un cuadro con dos columnas y seis filas, como el que se muestra a continuación. Que Aspectos Involucra La Construcción De La Identidad En el encabezado de la primera columna, escribe “Grupos sociales”, y en el encabezado de la segunda “¿Cómo han influido en mi identidad?” En las filas, escribe algunos de los grupos sociales que consideren que coinciden con tus intereses y expectativas; con los que te identificas o consideras que han influido en tu identidad. Para darte una idea, observa el siguiente cuadro con algunos ejemplos de los grupos sociales que se han comentado y de qué forma influyen en la identidad. Que Aspectos Involucra La Construcción De La Identidad ¡Buen trabajo! Gracias por tu esfuerzo.